Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Jueves, 20/09/2018
Portada > noticia

El parcheo fiscal del Gobierno no eleva la capacidad recaudadora ni hace más justo el sistema fiscal

Es preciso reducir la carga impositiva a asalariados y clases medias, y elevar la de otras fuentes de renta

28/06/2013 | UGT

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy un nuevo aumento de impuestos –en esta ocasión sobre el alcohol y el tabaco- y la eliminación de algunas deducciones del Impuesto de Sociedades, lo que evidencia una ausencia de estrategia fiscal a medio plazo coherente con las necesidades globales de nuestro sistema tributario y del conjunto de la economía. UGT recuerda al Gobierno la urgencia de una reforma fiscal integral que garantice la suficiencia y la progresividad, y que desista de este parcheo del sistema fiscal que hace recaer todos los esfuerzos sobre las clases medias y los trabajadores. 

Que nuestro país necesita más ingresos es una evidencia puesta de relieve por nuestro diferencial de presión fiscal con la media de la zona euro, 10 puntos de PIB (unos 100.000 millones de euros anuales) y por las necesidades de gasto que requiere un país como el nuestro. Si no elevamos nuestra recaudación, ni podremos sanear nuestras finanzas, ni salir de la crisis con garantías, ni generar las bases de un estado de bienestar como desea la ciudadanía. Pero eso no justifica cualquier tipo de actuación, ni puede desconectarse del resto de instrumentos de la política económica. Es exigible más coherencia en la actuación pública. 

El aumento de impuestos sobre el tabaco es una medida que el gobierno ya ha realizado, en diferentes formas, varias veces antes en la legislatura. Se supone que la justificación última de estos aumentos es, además de elevar la recaudación, penalizar el consumo de un producto con efectos nocivos sobre la salud. Una actitud del gobierno del PP que resulta contradictoria con la laxitud con que está actuando ante las concesiones que se pretenden hacer en la Comunidad de Madrid, gobernada también por el Partido Popular, en los locales del futuro complejo del juego del magnate norteamericano Sheldon Adelson, pervirtiendo la normativa actual en claro perjuicio de la salud de trabajadores y clientes en general. 

Por otro lado, la continua subida de impuestos indirectos (como estos del alcohol y del tabaco, el IVA o los de los carburantes) terminan por transmitirse directamente a los precios pagados por el consumidor, con lo que contribuye a profundizar la actual depresión económica, y además tiene efectos regresivos, en la medida que lo pagan todos los consumidores por igual con independencia de su capacidad de compra. 

No es posible seguir aumentando los impuestos indirectos y a la vez seguir reclamando moderación salarial a los trabajadores, o recortar directamente sus retribuciones, con el argumento de alcanzar una mayor competitividad de los costes para relazar las exportaciones. Esta estrategia no conduce a la recuperación de la actividad y del empleo, como se está demostrando, sino al empobrecimiento de los hogares y al aumento de las desigualdades sociales. La devaluación salarial debe ser sustituida por una auténtica política de rentas, en la que los esfuerzos y compromisos se repartan entre todos los agentes, trabajadores, empresas y sector público. 

En todo caso, para UGT estos nuevos parches tributarios no resultan trascendentes, sino que lo verdaderamente importante es exigir que el gobierno acometa de una vez por todas una reforma fiscal integral que ponga sobre la mesa la estructura y funcionamiento de todas las figuras impositivas de nuestro país, y que para ello cuente con la participación de los interlocutores sociales, de las CCAA y de las Corporaciones Locales. 

Porque a través de un reiterado picoteo fiscal que se prolonga desde hace año y medio, el gobierno del PP ha retocado prácticamente todo el sistema impositivo, pero no ha logrado ni elevar su capacidad recaudatoria de forma estable ni hacerlo más justo. Ha alternado sin orden ni concierto medidas positivas (poda de deducciones en el Impuesto sobre Sociedades, subida del marginal máximo en el IRPF, reincorporación de los incrementos de capital de corto plazo a la tarifa del impuesto) con otras muy negativas (amnistía fiscal, subida del IVA, aumento discrecional de tasas e impuestos especiales). Esta ni es la manera de actuar en un ámbito tan sensible como el de los impuestos, ni resulta eficaz. Solo genera confusión y rechazo ciudadano. 

UGT defiende que nuestro fiscal debe recaudar más y hacerlo con mayor justicia. Ello requiere, de un lado, la persecución y afloración del fraude actual, la principal lacra de nuestro sistema; y de otro, la redefinición de las estructuras de muchos impuestos y la creación de otros sobre bases nuevas. Es preciso reducir la carga impositiva de los asalariados y de las clases medias de nuestro país, y elevar la de otras fuentes de renta (capital, grandes empresas) e introducir nuevos hechos tributarios (grandes fortunas, transacciones financieras y especulativas, contaminación). En definitiva, es necesario hacer nuestro sistema más suficiente, más equitativo y más progresivo.

 El parcheo fiscal del Gobierno no eleva la capacidad recaudadora ni hace más justo el sistema fiscal

El parcheo fiscal del Gobierno no eleva la capacidad recaudadora ni hace más justo el sistema fiscal

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek