Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Domingo, 22/07/2018
Portada > noticia
CONFEDERAL ı NO A LA REFORMA LABORAL ı NO A LOS RECORTES SOCIALES

La reducción del techo de gasto en 2013 profundiza en el ataque al sector público y al Estado de bienestar

23/07/2012 | UGT ı Nota de prensa

UGT acusa al Gobierno de tener un programa económico vacío y de dar continuos bandazos en las medidas que adopta. Unas medidas que conducen a la ruina de nuestro país y que profundizan en la crisis, tal y como constatan los datos y las previsiones macroeconómicas a la baja que ha vuelto a establecer el Gobierno. En este sentido, el sindicato considera que el techo de gasto de los Presupuestos Generales del Estado para 2013 supone una reducción del gasto de los Ministerios del 12,2%, es decir, la total destrucción del sector público y con ello del Estado de Bienestar. Y es que la reducción y eliminación de todo lo público parece ser el único objetivo que el Gobierno tiene claro en su difusa política económica. Un camino equivocado que nos conduce al precipicio de la recesión, que será más prolongada, con mayor destrucción de empleo y supondrá la ruptura de la cohesión social.

El Gobierno de España ha aprobado en el Consejo de Ministros celebrado el 20 de julio, el techo de gasto para 2013, un día después del masivo rechazo en las calles a los recortes y políticas que se están llevando a cabo.

Los ciudadanos mostraron su contundente rechazo a la política económica sin dirección, sin objetivos y sin criterios que el Gobierno está llevando a cabo, a instancias de la Comisión Europea, como recordó el Ministro Montoro reiteradamente. Pero no es la herencia recibida la que impide tener un proyecto económico claramente definido a este Gobierno: los bandazos continuos en la dirección de las medidas desde que tomó posesión demuestran claramente el vacío de su programa económico.

No son las circunstancias externas únicamente las que han llevado a los cambios en las previsiones macroeconómicas: cuando el Gobierno presentó hace menos de tres meses (el 27 de abril) el cuadro macroeconómico que acompañaba al Programa de Estabilidad en Bruselas, ya podía tener en cuenta las nefastas consecuencias que sobre la economía y el empleo iba a tener su política económica. Pero unos días después (a mediados de mayo) la propia Comisión Europea corrigió la equivocada visión del Gobierno español, señalando una previsión de mayor caída de la actividad económica y una mayor tasa de desempleo en el año próximo.

Aunque las previsiones para lo que queda de año son similares bajo la perspectiva de los distintos organismos, la situación difiere en el año 2013. Mientras el Gobierno español veía con optimismo el inicio de una senda de lenta recuperación, el resto de previsiones marcaban un mantenimiento de la recesión, más profunda en el caso de las previsiones del consenso español.

Ahora, tras el anuncio del mayor recorte al Estado del bienestar y la continuación de los recortes a los trabajadores públicos y a la vez a las personas dependientes y desempleadas, así como la corrección de medidas adoptadas por el propio Gobierno (y no correcciones de la herencia recibida), como la eliminación de la deducción por vivienda o el añadir la tremenda subida del IVA a pesar de haber aumentado el IRPF al inicio de la legislatura, de nuevo se corrigen, a la baja, las previsiones macroeconómicas para el próximo año.

En el Ecofin del 10 de julio, se concedió un año de prórroga para alcanzar el objetivo de déficit público del 3%, debido a las adversas condiciones económicas, tal como señala el Pacto de Estabilidad y mal llamado Crecimiento. Siguiendo las previsiones de la Comisión, ésta recomienda un objetivo de déficit del 6,3% para 2012; del 4,5% para el año 2013 y del 2,8% para el 2014.

En este contexto, el techo de gasto que se marca el Gobierno para los Presupuestos Generales del Estado para 2013, una vez excluidos los intereses, y la aportación a la Seguridad Social se reduce en un 6,6% respecto al de 2012. Esto supone, de partida, una reducción del gasto de los Ministerios del 12,2%, es decir, la total destrucción del sector público y con ello, del Estado del Bienestar. Ese es el único objetivo que parece claro dentro de la difusa política económica: la reducción, hasta la eliminación, de todo lo público.

El camino elegido para salir de la crisis nos conduce a una mayor recesión, más prolongada, con mayor destrucción de empleo y con la ruptura de la cohesión social.

    Pincha en la imagen para ampliarla

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek