Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Miercoles, 21/11/2018
Portada > noticia
El sindicato demanda una mejora moderada de los salarios y la inclusión de cláusulas de revisión salarial

UGT critica los efectos devastadores de la política de recortes del Gobierno sobre la economía y el empleo

Los precios se han mantenido estables en el mes de noviembre (situándose la tasa interanual en el 2,3%, igual que en octubre) pero UGT advierte que siguen siendo elevados y pueden subir más, en lo que queda de año, si se elevan los precios de los carburantes y lubricantes. El sindicato considera fundamental para reactivar el consumo y la inversión, y con ello la economía y el empleo, que los salarios mejoren su poder adquisitivo, conforme a lo pactado en el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva 2010-2012 (que establece la necesidad de incluir cláusulas de revisión en todos los convenios); demanda el desbloqueo de la negociación colectiva y que el Salario Mínimo Interprofesional suba en 2011 un 8% (se corre el riesgo que el SMI, una vez descontado el efecto de la inflación pierda poder adquisitivo, por primera vez desde el año 2004). Asimismo, UGT critica las medidas que ha adoptado el Gobierno en los últimos meses, como la congelación de las pensiones para el 2011, el recorte de los salarios de los empleados públicos o la congelación del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), para el año próximo, porque van en la dirección contraria de lo que necesita nuestro país y tendrán efectos devastadores para la actividad económica y el empleo.

15/12/2010 | UGT

Según los últimos datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística, el Índice de Precios al Consumo (IPC) recoge una variación interanual en el mes de noviembre en el 2,3%, manteniéndose en el mismo nivel que en el mes anterior. Por su parte, la tasa de variación mensual disminuye cuatro décimas y se sitúa en el 0,5%. 

Entre los grupos que han tenido un mayor influencia en el mantenimiento de la tasa interanual, destacan Alimentación y bebidas no alcohólicas, que aumenta una décima y se sitúa en el 0,5%, debido al comportamiento de los grupos de otros productos lácteos y de las legumbres y hortalizas frescas; Vestido y calzado, que se sitúa en el 0,6%, aumentando tres décimas con respecto a octubre, debido al incremento de los precios de la mayoría de productos que recoge la rúbrica; Hoteles, cafés y restaurantes, que se mantiene en el 1,5%, donde destaca la subida de los restaurantes, bares y cafeterías en noviembre de este año, frente a la estabilidad que mostraron en el año anterior; Transporte, cuya tasa anual es del 6,7%, dos décimas menos que en octubre, debido al menor aumento de los carburantes y lubricantes este año frente al del año pasado; y Ocio y cultura, que disminuye dos décimas hasta situarse en el -1,0%, debido a la bajada de los precios del viaje organizado. 

Por otra parte, la inflación subyacente, encargada de medir la variación general de precios descontando los alimentos no elaborados y los productos energéticos, crece una décima, situándose en el 1,2%.

En el mes de noviembre, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) disminuye una décima con respecto al mes anterior, situándose de este modo en el 2,2%. Para el conjunto de la Zona Euro, la variación interanual del IPCA se mantiene en el 1,9%. El diferencial español con respecto a la Zona Euro se reduce una décima, con lo que sitúa en tres décimas. Ello supone una ligera ganancia de competitividad, vía precios, de nuestro país con respecto a los países con los que compartimos moneda.

CONCLUSIONES

Durante en el mes de noviembre, el nivel general de precios de nuestro país, en términos interanuales, se ha mantenido constante con respecto al mes anterior. El que no haya aumentado su tasa en el último mes, no quita el que tengamos que considerar que el nivel general de precios se encuentra en niveles elevados, surgiendo el peligro, además, de que un alza en el nivel de precios de carburantes y lubricantes en lo que queda de año pueda tener una repercusión muy negativa en el IPC, dada la fuerte correlación que existe entre nuestro nivel de precios y la evolución de precios que tienen este tipo de productos.

El continuo incremento de los precios que se ha producido a lo largo del año, viene a añadirse a la disminución del consumo y la inversión, lo que ha provocado la consiguiente caída de la demanda interna. Debido a la dependencia que tiene nuestra economía de esta última, es fundamental llevar a cabo una política salarial que consiga no ya simplemente el mantenimiento del poder adquisitivo de los salarios, sino su mejora. Este es, por lo tanto, el primer paso para poder reactivar la actividad económica y el consumo, que son la clave para la recuperación del empleo.

Es por ello que, desde UGT, consideramos que todas las medidas que ha estado tomando el Gobierno en los últimos meses, entre las que se encuentran la congelación de las pensiones para el año 2011, el recorte de los salarios de los empleados públicos o la congelación del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) en 2011, van en la dirección contraria a las necesidades que tiene nuestro país. Todas ellas implican una pérdida de poder adquisitivo, tanto de trabajadores como de pensionistas, por lo que en lugar de estimular a la deteriorada demanda interna (como demuestran los últimos datos del PIB) gracias al incremento del consumo, se apuesta por limar el poder de compra, lo que provoca, como ya revelan los datos, unos efectos devastadores para la actividad económica, y por ende, para el empleo de nuestro país (como quedan reflejados en los últimos datos del paro registrado). 

En lo que respecta al Salario Mínimo Interprofesional, de gran importancia para un gran número de trabajadores que no están sujetos a la negociación colectiva, desde UGT consideramos que el Gobierno no puede poner a la crisis como excusa para no cumplir el compromiso de alcanzar un salario mínimo de 800 euros en la actual legislatura. Para alcanzar este objetivo, es necesario que el Gobierno incremente el SMI en 2011 un 8%, de modo que alcance un salario bruto de 9.575,5 euros anuales. Conviene recordar que el SMI, una vez descontado el efecto de la inflación, corre el riesgo de perder poder adquisitivo por primera vez desde el año 2004. 

En la misma línea, es necesario un desbloqueo efectivo de la Negociación Colectiva y que se cumplan los compromisos alcanzados por los interlocutores sociales en materia salarial, firmados hace solo unos meses en el Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva 2010-2012, prestando especial atención a las cláusulas de revisión salarial que permitan tanto el mantenimiento del poder adquisitivo, por la razones que ya hemos expuesto, como una igualmente necesaria mejora del nivel de confianza de nuestra economía.

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek