Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Lunes, 24/09/2018
Portada > noticia
HUELGA GENERAL 29-S

El cambio de políticas del Gobierno afectará negativamente a la actividad económica y al mercado de trabajo

UGT considera que la reforma laboral va a facilitar el despido, va a minar la Negociación Colectiva y no va a resolver los problemas del mercado de trabajo

30/07/2010 | UGT

Los datos de la EPA que publica hoy el Instituto Nacional de Estadística muestran un aumento de 32.800 desempleados en el segundo trimestre de 2010 respecto al trimestre anterior, lo que sitúa la cifra total de personas en desempleo en 4.645.500. Para UGT, estos datos son muy negativos, porque aunque se ha creado empleo, no ha sido suficiente. El sindicato manifiesta que el cambio de política del Gobierno, que ha pasado de estimular la demanda a recortar el gasto, afectará a la actividad económica y al mercado de trabajo. Además, UGT considera que la reforma laboral no va a facilitar la creación de empleo, sino que va a facilitar el despido, minará la Negociación Colectiva y no va a resolver los problemas del mercado de trabajo, que en la mayoría de las ocasiones tienen su origen en una estructura productiva que no favorece los sectores más innovadores, que pueden ser la base de un crecimiento económico sostenible y duradero como el que necesitamos.

La Encuesta de Población Activa que publica hoy oficialmente el INE, de nuevo recoge un aumento en el número de desempleados, de 32.800 personas en el segundo trimestre de 2010 respecto al primero del año. Por tanto, el número de desempleados se sitúa en 4.645.500, lo que supone un incremento del 0,7% frente al trimestre anterior, siendo todavía un 12,3% más que hace un año, cuando la crisis golpeó de la forma más dura sobre el mercado de trabajo. Esto sitúa la tasa de desempleo en el 20,1%, medio punto por encima del trimestre anterior, y 2,2 puntos superior a la recogida en el segundo trimestre de 2009.

Disminuye por primera vez la tasa de paro entre los hombres, desde el tercer trimestre de 2007, en términos trimestrales, pues hay 15.700 parados menos que en el primer trimestre del año. No obstante, la tasa de desempleo masculina sigue en un elevado 19,7%, muy próxima a la femenina (20,6%). En el caso de las mujeres, sin embargo, este trimestre son las que elevan las cifras de desempleo, pues hay 48.500 paradas más que en el trimestre anterior, lo que supone un aumento del 2,4%.

Estos datos reflejan la salida de la población extranjera, mayoritariamente masculina, del mercado de trabajo: el número de hombres activos extranjeros cae un 2% en términos trimestrales (5% en la comparación anual), lo que hace que el número de desempleados extranjeros disminuya en casi un 6% respecto al primer trimestre de 2010.

En términos globales, el aumento de la población activa recogido en la EPA de este trimestre respecto al año anterior, sigue siendo femenina, aunque el incremento en la comparación trimestral es mayor en el caso de los hombres (un 0,6% más frente a un 0,4% de aumento en la población activa femenina), sobre todo, los nacionales (aumenta un 1,1% mientras disminuye la población activa masculina extranjera en un 2,1%).

Desde el segundo trimestre de 2008 no se recogía un aumento trimestral del número de ocupados, mayor en este caso (un 0,4%), aunque en términos interanuales la destrucción de empleo sigue: hay 468.200 ocupados menos. En este trimestre, no obstante, la recuperación de empleo es únicamente masculina (hay 94.000 ocupados más), y la destrucción, femenina (hay 11.300 ocupadas menos).

Por sectores, la mayor recuperación de empleo (de ahí el marcado carácter masculino) se produce en el sector de la construcción (siempre respecto al trimestre anterior): un aumento del 2,2%, aunque es este mismo sector el que registra las mayores pérdidas de ocupación respecto al segundo trimestre de 2009: un 11,6% de ocupados menos. En la industria también hay un 0,7% más de ocupados, y un 0,6% más en servicios. El sector agrícola refleja las pérdidas de actividad derivadas de las inundaciones, con una minoración del 6,8% del número de ocupados en el sector.

La tasa de temporalidad repunta respecto al trimestre anterior en 5 décimas, hasta alcanzar el 24,9% de los asalariados. Esto refleja el carácter estacional de la recuperación de las cifras de ocupados. El aumento de la ocupación proviene, además, de los asalariados del sector privado (un 0,9% más que en el primer trimestre de 2010), pues los ocupados por cuenta propia se reducen en un 0,9% en el mismo periodo.

En cuanto al empleo a tiempo parcial, aumenta el número de ocupados con jornada parcial en 46.900 respecto al trimestre anterior, aumentando en términos interanuales en un 2%. Esto hace que el porcentaje de ocupados a tiempo parcial represente el 13,5% del total de ocupados, la tasa más alta recogida hasta el momento en nuestro país.

La tasa de paro de larga duración alcanza ya el 8,5%, 3,8 puntos más que hace un año. La proporción de parados de larga duración, es decir, que llevan más de un año en situación de desempleo, se eleva al 42,4% del total de parados. Por tanto, representan ya 16 puntos más de lo que suponían en el total del paro hace un año.

El número de hogares en los que todos sus miembros en activo se encuentran en desempleo, no cesa de aumentar: son ya 1.308.300 los hogares en esta situación, lo que supone un 17% más que hace un año.

Conclusiones:

Los datos de la Encuesta de Población Activa del segundo trimestre del año son francamente negativos. Aunque se haya creado empleo, no ha sido suficiente. Porque al mismo tiempo, sigue creciendo el número de desempleados. La falta de actividad, a pesar de los indicios de recuperación mostrados en el primer trimestre, lastrará aún más la recuperación del mercado de trabajo.

El giro de la política económica que dio el Gobierno a principios de año, está reflejándose en el mercado de trabajo: no hay crecimiento suficiente para absorber a los 4.645.500 desempleados. El cambio en las políticas, que han pasado de estimular la demanda económica, a recortar el gasto (de manera indiscriminada) para reconducir el déficit al cumplimiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, afectará a la actividad económica, trasladándose de nuevo al mercado de trabajo. El recorte en la inversión, la congelación de las pensiones, la reducción del salario de los empleados públicos, todas ellas medidas que tienen como objetivo reducir el déficit y no estimular el crecimiento económico, aún no se ven en toda su dimensión en este trimestre en el mercado de trabajo. Los próximos trimestres se avecinan de nuevo con ajustes de empleo.

Porque la reforma laboral no va a facilitar la creación de empleo. En todo caso, el empleo que se pueda crear de aquí a final de año (y en los próximos) será mayoritariamente de carácter temporal: en este segundo trimestre, el 92,3% de los nuevos asalariados tiene contrato temporal.

Porque no es una reforma laboral que favorezca la creación de empleo, sino que busca la mejor forma de destruirlo. Es una reforma que facilita el despido, y eso no es crear empleo y menos, empleo de calidad. Es una reforma que va en contra de los trabajadores, porque da el poder a los empresarios para realizar los ajustes, vía destrucción de puestos de trabajo. Es una reforma que mina la negociación colectiva, quitando posibilidades de negociación, al dar más posibilidades de actuación a una de las partes, el empresario. Es una reforma que no resuelve los problemas del mercado de trabajo, que en la mayoría de las ocasiones tienen su origen en una estructura productiva que no favorece los sectores más innovadores, con mayor capacidad de aportar valor añadido y que puedan ser la base de un crecimiento económico sostenible y duradero como el que necesitamos.

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek