Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Martes, 24/04/2018
Portada > noticia

El descenso del paro en febrero obedece a menos población activa y más precariedad en el empleo

Las medidas electoralistas del Gobierno agravarán aún más la situación

04/03/2014 | UGT

Los datos de paro, correspondientes al mes de febrero, publicados en el día de hoy muestran un descenso de 1.949 desempleados respecto al mes anterior, situando la cifra total de parados en 4.812.486 personas. UGT valora favorablemente este dato, pero denuncia que responde al descenso de la población activa por el efecto desánimo y por la emigración a otros países en busca de un empleo. Además, este descenso va de la mano de la precarización del empleo, ya que cada vez hay más temporalidad, más debilitamiento de la negociación colectiva y peores condiciones laborales y salariales. Una situación que se agrava con la caída de la tasa de cobertura para los trabajadores, que se sitúa con 4,8 puntos menos que hace un año. El Gobierno no encuentra la política para reducir el desempleo y en lugar de retirar la reforma laboral que aprobó unilateralmente en 2012, aprueba medidas de cara a las elecciones de mayo que van a agravar aún más la situación. Ante esto, UGT reclama un cambio de rumbo en la política económica del Gobierno, con la adopción de medidas de creación de empleo de calidad que contribuyan a la transformación del modelo productivo español y fomenten la estabilidad en el mercado laboral, con el fin de mejorar la productividad y la competitividad y salir del pozo del estancamiento económico en el que nos encontramos.

Febrero de 2014 finaliza con 4.812.486 parados registrados, según los datos publicados hoy por los Servicios Públicos de Empleo (SEPE). Esta cifra supone un descenso de 1.949 personas con respecto a enero (-0,04%) y, en términos interanuales, implica una bajada del 4,5%, es decir, 227.736 parados registrados menos que en el mes de febrero de 2013. En términos desestacionalizados la reducción es de 55.353 personas.

· El desempleo masculino se ha reducido un 0,12% mensual y un 6,75% interanual; mientras entre las mujeres sólo hay cifras de descenso en la interanual (-2,32%). La subida del paro femenino en el mes se cifra en un 0,03%. Febrero muestra así la tendencia estructural del mercado laboral español de generar empleo masculino: el escaso empleo que se crea es para los hombres.

· Entre los menores de 25 años el desempleo se reduce en el último mes en 380 jóvenes (-0,09%), con un descenso de 51.159 personas menos (-10,66%) si lo comparamos con los desempleados de febrero de 2013.

· Por lo que respecta a los trabajadores extranjeros, el número de desempleados aumenta un 1,15%, hasta alcanzar la cifra de 576.162 personas, aunque en la variación anual se observa una caída del 8,26%.

· Por sectores de actividad, el paro registrado se reduce en todos ellos en el último mes, con excepción de la agricultura. Destaca el descenso mensual, en términos relativos, de los sectores de industria y construcción (-0,97% y -0,95% respectivamente), mientras en los servicios se produce una caída muy moderada (-0,12%). Por el contrario, en la agricultura aumentó un 3,8% el número de desempleados registrados. En la comparación con el mes de febrero de 2013, el desempleo se incrementa también un 2,33% en el sector primario y desciende en industria (-8,11%), construcción (-15,46%) y servicios (-2,38%). El colectivo sin empleo anterior sube en términos mensuales e interanuales respectivamente, un 1,34% y un 1,21%.

· El número total de contratos registrados en el mes cae un 13,37% respecto al mes anterior, situándose la cifra total en 1.090.897 contratos firmados. Si lo comparamos con los registrados en el mismo mes del año anterior, los contratos registrados se incrementan un 14,85%. Pese al aumento del número de contratos firmados, cabe destacar que se vuelve a producir un descenso intermensual de la contratación indefinida (-0,57%) y un aumento en términos interanuales (6,79%). La proporción de indefinidos sobre el total de contratos se sitúa en un 8,97%.

· El contrato para emprendedores aumenta un 35% entre enero y febrero de 2014, seguramente por el impulso a la contratación en tiempo parcial otorgada a esta modalidad en diciembre de 2013.

· Ligado al dato anterior se observa un crecimiento de los contratos indefinidos a tiempo parcial del 12,61% en el último mes y desde febrero de 2013 del 9,97%.

· La afiliación a la Seguridad Social se sitúa en 16.212.304 cotizantes, 38.694 más que en enero (un 0,24%). En un año se han afiliado 61.557 personas más (un 0,38%).

· El número de beneficiarios de prestaciones aumenta en enero de 2014 un 2,27% más que en el mes anterior. La tasa de cobertura continúa en descenso hasta situarse en un 61,39%, 4,8 puntos menos que en año antes.

Conclusiones

UGT valora favorablemente las mejores cifras publicadas en términos del descenso del registro de personas desempleadas y del aumento del empleo neto observado en la afiliación a la Seguridad Social. No obstante, advierte de que el descenso del paro sigue guardando relación con el reciente descenso de la población activa mostrado en la EPA por el efecto desánimo y su salida hacia otros países en busca de empleo. El resultado es una rebaja del registro de desempleados.

Además, UGT destaca que estamos ante un descenso del paro, que va de la mano de la precarización del empleo. La temporalidad, el tiempo parcial involuntario, el debilitamiento de la negociación colectiva, la flexibilidad dirigida plenamente por la empresa y las peores condiciones laborales y salariales, conforman una masa de precariedad que se va extendiendo por el mercado laboral, acompañando a la leve mejoría del empleo.

Una peor calidad en el trabajo que, amparada por las medidas de política del gobierno, se produce tanto en el empleo mantenido como en las nuevas contrataciones. A la vista se encuentra la tendencia a la desaparición del contrato indefinido a tiempo completo, incluida la escasa utilización de la figura del contrato para emprendedores; frente al auge que está adquiriendo la contratación temporal y a tiempo parcial de carácter involuntario.

El Gobierno claramente no encuentra la política que reduzca el desempleo. La propuesta estrella lanzada por el Presidente la semana pasada durante el Debate sobre el Estado de la Nación y publicada en el BOE el sábado 1 de marzo (RDL 3/2014), una tarifa plana de cotización de 100 euros para todos los contratos indefinidos, es un simple anuncio en el contexto de las próximas elecciones de mayo, y que como otras iniciativas anteriores del mismo tipo, está condenada al fracaso. Las bonificaciones para la contratación indefinida constituyen una medida que ya al comienzo de la crisis en el año 2009 generaron polémica. En aquel momento, la práctica universalización de colectivos de trabajadores beneficiarios en el desaparecido contrato de Fomento de la Contratación Indefinida, dio lugar a la publicación de diferentes informes poniendo en cuestión el uso de las bonificaciones en la contratación.

Para UGT, en este caso, muchos de los problemas de aquél entonces se repiten ahora con mayor intensidad:

1. Al universalizar el abanico de beneficiarios de las bonificaciones en los contratos indefinidos, todos los trabajadores son objeto de bonificación. El resultado de esta situación es que, más que mejorar, el sistema pierde eficacia porque no se prioriza la contratación de los colectivos con más dificultades (jóvenes, parados de larga duración, mayores de 55 años, etc).

2. Además, hay un efecto sustitución: los nuevos trabajadores con bonificación sustituyen a los trabajadores en plantilla. Del RDL del sábado hay que advertir sobre el hecho de que al no tener en cuenta los despidos objetivos que realice la empresa para el mantenimiento del empleo neto, se puede perfectamente despedir a un trabajador actual para contratar uno nuevo. Además, la reforma laboral ha facilitado el despido sin causa y ha flexibilizado los requisitos para ello. Puede suceder que una empresa mande a sus trabajadores temporales al paro y los vuelva a contratar un mes después acogiéndose a la tarifa plana, en una “amnistía” de 30 días.

3. La eficacia es también menor por el llamado efecto peso muerto o ganga. Con esta medida se bonifican contrataciones que se realizarían de todas formas. Las desgravaciones y reducciones en materia de contratación está sobradamente demostrado que suponen un elevadísimo coste mientras que apenas si incentivan la contratación a la que se dirigen. Esto es así porque la mayoría de las contrataciones que realizan las empresas acogiéndose a estas medidas las habrían realizado en todo caso. La medida, que según el Real Decreto “beneficia a las empresas que apuesten por incrementar sus plantillas de forma estable” es inútil, pues son precisamente estas empresas las que ya lo hacen así, sin recibir subvención alguna.

4. Como consecuencia del peso muerto, hay que tener en cuenta el elevado coste que tendrá sobre las arcas de la Seguridad Social, si se implementa como una bonificación en las cuotas, algo difícil de comprender en una situación en la que la Seguridad Social mantiene un elevado déficit. Tampoco es mejor si la medida se plantea con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, a través del Presupuesto del SEPE, porque significará menos dinero para otras acciones verdaderamente encuadradas en el concepto de política activa de empleo, como la formación o la orientación profesional.

Para UGT, en un contexto de estabilidad presupuestaria, es fundamental conseguir la mayor eficacia de las medidas de política. Por esta razón, es necesario seleccionar con acierto las medidas, los colectivos y las características de las bonificaciones. Además, el sistema de bonificaciones debe ser una pieza encajable en el conjunto de medidas que se adopten sobre mercado laboral y, en especial de las políticas activas de empleo. Deben servir de instrumentos que acompañen a las políticas estructurales de cambio del modelo productivo.

UGT reclama al Gobierno que desincentive paralelamente la contratación temporal, algo que no parece que vaya a hacer. En este sentido, la mejor medida que puede adoptar para fomentar la estabilidad del empleo es retirar la reforma laboral que aprobó unilateralmente en febrero de 2012. El mantenimiento de la actual normativa laboral, surgida de la reforma de 2012, ha creado el marco más propicio para la temporalidad y precariedad laboral.

En este fenómeno el apoyo al tiempo parcial involuntario es culpable de empeorar la calidad en el empleo y de vida de la población. En la norma publicada el pasado sábado las bonificaciones se aplican tanto para los contratos a tiempo completo como para aquéllos a tiempo parcial (e incluso será para fijos discontinuos según unas declaraciones de la Ministra Báñez de ayer, poniendo en evidencia la continua improvisación del Gobierno, pues en el RDL no aparece este supuesto), variando la cuota en función de la jornada contratada.

Medidas, en definitiva, que implican mayor desregulación, más precariedad y por lo tanto peor calidad en el empleo. Algo que para UGT es un error, en un entorno internacional que cada vez más exige mejoras de productividad y competitividad y, por ello, UGT insiste en la necesidad de adoptar políticas de creación de empleo de calidad que contribuyan a la transformación del modelo productivo español.

Febrero de 2014 finaliza con 4.812.486 parados registrados, según los datos publicados hoy por los Servicios Públicos de Empleo (SEPE). Esta cifra supone un descenso de 1.949 personas con respecto a enero (-0,04%) y, en términos interanuales, implica una bajada del 4,5%, es decir, 227.736 parados registrados menos que en el mes de febrero de 2013. En términos desestacionalizados la reducción es de 55.353 personas.

· El desempleo masculino se ha reducido un 0,12% mensual y un 6,75% interanual; mientras entre las mujeres sólo hay cifras de descenso en la interanual (-2,32%). La subida del paro femenino en el mes se cifra en un 0,03%. Febrero muestra así la tendencia estructural del mercado laboral español de generar empleo masculino: el escaso empleo que se crea es para los hombres.

· Entre los menores de 25 años el desempleo se reduce en el último mes en 380 jóvenes (-0,09%), con un descenso de 51.159 personas menos (-10,66%) si lo comparamos con los desempleados de febrero de 2013.

· Por lo que respecta a los trabajadores extranjeros, el número de desempleados aumenta un 1,15%, hasta alcanzar la cifra de 576.162 personas, aunque en la variación anual se observa una caída del 8,26%.

· Por sectores de actividad, el paro registrado se reduce en todos ellos en el último mes, con excepción de la agricultura. Destaca el descenso mensual, en términos relativos, de los sectores de industria y construcción (-0,97% y -0,95% respectivamente), mientras en los servicios se produce una caída muy moderada (-0,12%). Por el contrario, en la agricultura aumentó un 3,8% el número de desempleados registrados. En la comparación con el mes de febrero de 2013, el desempleo se incrementa también un 2,33% en el sector primario y desciende en industria (-8,11%), construcción (-15,46%) y servicios (-2,38%). El colectivo sin empleo anterior sube en términos mensuales e interanuales respectivamente, un 1,34% y un 1,21%.

· El número total de contratos registrados en el mes cae un 13,37% respecto al mes anterior, situándose la cifra total en 1.090.897 contratos firmados. Si lo comparamos con los registrados en el mismo mes del año anterior, los contratos registrados se incrementan un 14,85%. Pese al aumento del número de contratos firmados, cabe destacar que se vuelve a producir un descenso intermensual de la contratación indefinida (-0,57%) y un aumento en términos interanuales (6,79%). La proporción de indefinidos sobre el total de contratos se sitúa en un 8,97%.

· El contrato para emprendedores aumenta un 35% entre enero y febrero de 2014, seguramente por el impulso a la contratación en tiempo parcial otorgada a esta modalidad en diciembre de 2013.

· Ligado al dato anterior se observa un crecimiento de los contratos indefinidos a tiempo parcial del 12,61% en el último mes y desde febrero de 2013 del 9,97%.

· La afiliación a la Seguridad Social se sitúa en 16.212.304 cotizantes, 38.694 más que en enero (un 0,24%). En un año se han afiliado 61.557 personas más (un 0,38%).

· El número de beneficiarios de prestaciones aumenta en enero de 2014 un 2,27% más que en el mes anterior. La tasa de cobertura continúa en descenso hasta situarse en un 61,39%, 4,8 puntos menos que en año antes.

Conclusiones

UGT valora favorablemente las mejores cifras publicadas en términos del descenso del registro de personas desempleadas y del aumento del empleo neto observado en la afiliación a la Seguridad Social. No obstante, advierte de que el descenso del paro sigue guardando relación con el reciente descenso de la población activa mostrado en la EPA por el efecto desánimo y su salida hacia otros países en busca de empleo. El resultado es una rebaja del registro de desempleados.

Además, UGT destaca que estamos ante un descenso del paro, que va de la mano de la precarización del empleo. La temporalidad, el tiempo parcial involuntario, el debilitamiento de la negociación colectiva, la flexibilidad dirigida plenamente por la empresa y las peores condiciones laborales y salariales, conforman una masa de precariedad que se va extendiendo por el mercado laboral, acompañando a la leve mejoría del empleo.

Una peor calidad en el trabajo que, amparada por las medidas de política del gobierno, se produce tanto en el empleo mantenido como en las nuevas contrataciones. A la vista se encuentra la tendencia a la desaparición del contrato indefinido a tiempo completo, incluida la escasa utilización de la figura del contrato para emprendedores; frente al auge que está adquiriendo la contratación temporal y a tiempo parcial de carácter involuntario.

El Gobierno claramente no encuentra la política que reduzca el desempleo. La propuesta estrella lanzada por el Presidente la semana pasada durante el Debate sobre el Estado de la Nación y publicada en el BOE el sábado 1 de marzo (RDL 3/2014), una tarifa plana de cotización de 100 euros para todos los contratos indefinidos, es un simple anuncio en el contexto de las próximas elecciones de mayo, y que como otras iniciativas anteriores del mismo tipo, está condenada al fracaso. Las bonificaciones para la contratación indefinida constituyen una medida que ya al comienzo de la crisis en el año 2009 generaron polémica. En aquel momento, la práctica universalización de colectivos de trabajadores beneficiarios en el desaparecido contrato de Fomento de la Contratación Indefinida, dio lugar a la publicación de diferentes informes poniendo en cuestión el uso de las bonificaciones en la contratación.

Para UGT, en este caso, muchos de los problemas de aquél entonces se repiten ahora con mayor intensidad:

1. Al universalizar el abanico de beneficiarios de las bonificaciones en los contratos indefinidos, todos los trabajadores son objeto de bonificación. El resultado de esta situación es que, más que mejorar, el sistema pierde eficacia porque no se prioriza la contratación de los colectivos con más dificultades (jóvenes, parados de larga duración, mayores de 55 años, etc).

2. Además, hay un efecto sustitución: los nuevos trabajadores con bonificación sustituyen a los trabajadores en plantilla. Del RDL del sábado hay que advertir sobre el hecho de que al no tener en cuenta los despidos objetivos que realice la empresa para el mantenimiento del empleo neto, se puede perfectamente despedir a un trabajador actual para contratar uno nuevo. Además, la reforma laboral ha facilitado el despido sin causa y ha flexibilizado los requisitos para ello. Puede suceder que una empresa mande a sus trabajadores temporales al paro y los vuelva a contratar un mes después acogiéndose a la tarifa plana, en una “amnistía” de 30 días.

3. La eficacia es también menor por el llamado efecto peso muerto o ganga. Con esta medida se bonifican contrataciones que se realizarían de todas formas. Las desgravaciones y reducciones en materia de contratación está sobradamente demostrado que suponen un elevadísimo coste mientras que apenas si incentivan la contratación a la que se dirigen. Esto es así porque la mayoría de las contrataciones que realizan las empresas acogiéndose a estas medidas las habrían realizado en todo caso. La medida, que según el Real Decreto “beneficia a las empresas que apuesten por incrementar sus plantillas de forma estable” es inútil, pues son precisamente estas empresas las que ya lo hacen así, sin recibir subvención alguna.

4. Como consecuencia del peso muerto, hay que tener en cuenta el elevado coste que tendrá sobre las arcas de la Seguridad Social, si se implementa como una bonificación en las cuotas, algo difícil de comprender en una situación en la que la Seguridad Social mantiene un elevado déficit. Tampoco es mejor si la medida se plantea con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, a través del Presupuesto del SEPE, porque significará menos dinero para otras acciones verdaderamente encuadradas en el concepto de política activa de empleo, como la formación o la orientación profesional.

Para UGT, en un contexto de estabilidad presupuestaria, es fundamental conseguir la mayor eficacia de las medidas de política. Por esta razón, es necesario seleccionar con acierto las medidas, los colectivos y las características de las bonificaciones. Además, el sistema de bonificaciones debe ser una pieza encajable en el conjunto de medidas que se adopten sobre mercado laboral y, en especial de las políticas activas de empleo. Deben servir de instrumentos que acompañen a las políticas estructurales de cambio del modelo productivo.

UGT reclama al Gobierno que desincentive paralelamente la contratación temporal, algo que no parece que vaya a hacer. En este sentido, la mejor medida que puede adoptar para fomentar la estabilidad del empleo es retirar la reforma laboral que aprobó unilateralmente en febrero de 2012. El mantenimiento de la actual normativa laboral, surgida de la reforma de 2012, ha creado el marco más propicio para la temporalidad y precariedad laboral.

En este fenómeno el apoyo al tiempo parcial involuntario es culpable de empeorar la calidad en el empleo y de vida de la población. En la norma publicada el pasado sábado las bonificaciones se aplican tanto para los contratos a tiempo completo como para aquéllos a tiempo parcial (e incluso será para fijos discontinuos según unas declaraciones de la Ministra Báñez de ayer, poniendo en evidencia la continua improvisación del Gobierno, pues en el RDL no aparece este supuesto), variando la cuota en función de la jornada contratada.

Medidas, en definitiva, que implican mayor desregulación, más precariedad y por lo tanto peor calidad en el empleo. Algo que para UGT es un error, en un entorno internacional que cada vez más exige mejoras de productividad y competitividad y, por ello, UGT insiste en la necesidad de adoptar políticas de creación de empleo de calidad que contribuyan a la transformación del modelo productivo español.

El descenso del paro en febrero obedece a menos población activa y más precariedad en el empleo

El descenso del paro en febrero obedece a menos población activa y más precariedad en el empleo

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek