Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Miercoles, 22/08/2018
Portada > noticia

El Gobierno abandona a los trabajadores en situación de desempleo al insistir en el recorte en políticas activas de empleo

08/11/2013 | UGT

UGT considera que el fomento del empleo debería constituir una prioridad en el contexto presupuestario y en el marco de la política económica desarrollada sin embargo el Gobierno ha recortado un 44% las políticas activas mientras aumentaba en 600.000 el número parados dejando así desatendidos a los trabajadores en situación de desempleo y aumentando su riesgo de caer en situaciones de pobreza. El sindicato critica la ausencia de los interlocutores sociales en la elaboración de los Programas Anuales de Políticas de Empleo y destaca que en nuestro país ni existe un diseño eficiente de las políticas activas de empleo, ni se aprueban en base a un planteamiento estratégico adecuado, ni (lo que en el fondo es determinante) se dotan en una cuantía a la altura de la tarea que deber acometer.

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy la distribución de los 1.300 millones de euros correspondientes a la dotación presupuestaria dedicada a políticas activas de empleo de 2013 que corresponde desarrollar a las Comunidades Autónomas. Este reparto se realiza según los criterios decididos en la correspondiente Conferencia Sectorial de Empleo, que componen el Gobierno y las propias CCAA, y que se celebró el 11 de abril de este año. 

Los fondos cuya distribución se aprueba ahora forman parte de la dotación presupuestaria total destinada a fomentar el empleo en nuestro país (subvenciones a la contratación para las empresas, formación y recualificación, orientación profesional, planes específicos de recolocación, etc.). Se trata, en consecuencia, de una partida esencial, si tenemos en cuenta que España posee la tasa de paro más elevada de la Unión Europea tras Grecia, el 26%, 15 puntos por encima de la media de la zona. 

Ante esta dramática realidad, el fomento del empleo debería constituir una prioridad en el contexto presupuestario y en el marco de la política económica desarrollada. Sin embargo, no es así. 

UGT ha denunciado reiteradamente la ausencia de participación de los interlocutores sociales en la elaboración de los Programas Anuales de Política de Empleo que elabora el Gobierno, y que contienen la estrategia de cada ejercicio en materia de política de empleo. Así se hizo constar en la reunión del Consejo General del Sistema Nacional de Empleo que tuvo lugar el pasado 24 de julio. No existe diálogo social en esta materia, ni tan siquiera intercambio de información previo a la elaboración del Programa. 

No se tienen en cuenta las opiniones y aportaciones de las organizaciones que representan a quienes son los teóricos receptores de las ayudas aprobadas: los trabajadores, tanto ocupados como en situación de desempleo. Y esto es así a pesar de que en la Estrategia Española de Empleo se hace referencia a que debe existir esa colaboración de los Interlocutores Sociales en la elaboración del Programa Anual de Empleo, en un proceso paralelo al que llevan a cabo las CCAA en la Conferencia Sectorial. 

Lo cierto es que en nuestro país ni existe un diseño eficiente de las políticas activas de empleo, ni se aprueban en base a un planteamiento estratégico adecuado, ni (lo que en el fondo es determinante) se dotan en una cuantía a la altura de la tarea que deber acometer. 

Hay que recordar que este Gobierno ha recortado las políticas activas de empleo en 3.200 millones de euros desde que accedió al mismo, un 44%. Paralelamente, en el mismo período el número de parados ha aumentado en 600.000, y son ya 5,9 millones de personas. Y el número de parados que llevan más de un año buscando empleo ha crecido en 818.000, y suponen ya 3.456.000, el 58% del total. Es decir, que mientras el desempleo crece (y en especial el que afecta a quienes tienen mayores dificultades para reincorporarse al mercado laboral y necesitan en consecuencia más ayuda y atención), los fondos para favorecer su vuelta al empleo se han reducido drásticamente. 

Esta evolución opuesta (disminución presupuestaria para las políticas activas y aumento del número de desempleados) ha generado una reducción del 56% de la inversión por parado, pasando de 1.550 euros en 2011 a tan solo 682 euros en 2014 (atendiendo a la estimación de los PGE para este año). 

Esto no es austeridad, sino una sinrazón económica y social que está produciendo la mayor descapitalización de nuestro tejido productivo, que no es otra que la desatención de los trabajadores en situación de desempleo, propiciando su expulsión del mercado laboral y aumentando su riesgo de caer en situaciones de pobreza. 

La inhibición del Gobierno en esta materia se completa con la progresiva traslación de recursos y funciones de los Servicios Públicos de Empleo a las entidades privadas.

El Gobierno abandona a los trabajadores en situación de desempleo al insistir en el recorte en políticas activas de empleo

El Gobierno abandona a los trabajadores en situación de desempleo al insistir en el recorte en políticas activas de empleo

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek