Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Sábado, 21/07/2018
Portada > noticia
TRABAJO A TIEMPO PARCIAL

El Gobierno camufla en el RDL que convalida el Congreso nuevas agresiones a los derechos de los trabajadores

13/09/2013 | UGT ı Nota de prensa

UGT tacha de inaceptable que el Gobierno utilice el acuerdo consensuado para mejorar la protección de los trabajadores a tiempo parcial para tratar de camuflar otras medidas, unilaterales y no negociadas, que suponen nuevas agresiones a los derechos de los trabajadores. En este sentido, critica el RDL 11/2013, de 2 de agosto, que convalida hoy el Congreso de los Diputados. Especialmente graves son las medidas referidas a los despidos colectivos, pues permiten a las multinacionales despedir con más facilidades y tratan de mermar la protección judicial de los trabajadores. El sindicato critica, también, las nuevas modificaciones efectuadas en la Ley General de la Seguridad Social y en la Ley de Empleo que denotan la desconfianza y afán de control del Gobierno hacia los desempleados. Remarca, asimismo, que una vez más, el Ejecutivo “utiliza” la figura del real decreto ley para aprobar por la puerta de atrás, hurtando el debate social y político, medidas que tienen una enorme relevancia social y económica. Una actitud contraria a la transparencia.

El pleno del Congreso de los Diputados convalida hoy el Real Decreto-Ley 11/2013, de 2 de agosto, para la protección de los trabajadores a tiempo parcial y otras medidas urgentes en el orden económico y social. 

Recordemos que el recurso a esta forma de legislar, concebida como algo excepcional, se ha convertido en lo habitual y la justificación alegada para su utilización suele ser discutible, como sucede con las razones de seguridad jurídica que se invocan en este caso.

Es cierto que el RDL contiene cambios en la regulación de protección social de los trabajadores a tiempo parcial, fruto del acuerdo que logramos el pasado 31 de julio, pero resulta inaceptable que, al tiempo, se haya aprovechado para introducir un buen número de importantes modificaciones que afectan a nuestro marco normativo laboral, dando una nueva vuelta de tuerca en la regresión de los derechos de los trabajadores, sin opinión, consulta, y mucho menos negociación, con las organizaciones empresariales y sindicales más representativas, apenas un año después de imponer la reforma laboral más agresiva que hayamos conocido. 

Entre los aspectos más preocupantes sin duda los referidos a los despidos colectivos. En una situación como la actual, es inconcebible que el RDL garantice la inmunidad a los grupos de empresa sin domicilio social en España al dejarlos fuera de los procedimientos que pueda iniciar alguna de las empresas del grupo. Un gran regalo para las multinacionales que les sitúa en una posición privilegiada al poder despedir a sus trabajadores en nuestro país todavía con más facilidades.

No menos preocupantes resultan los cambios en la regulación tendentes a evitar que nuestros tribunales declaren nulos los despidos colectivos, en clara respuesta a las demandas de unos insaciables empresarios- nunca satisfechos con las reformas laborales que merman o eliminan derechos a los trabajadores- que quieren tener la seguridad de efectuar despidos sin impedimentos judiciales.

Por otra parte, las modificaciones efectuadas tanto en la Ley General de la Seguridad Social como en la Ley de Empleo en relación a las nuevas obligaciones y requisitos que se exigen a los perceptores de prestaciones por desempleo, evidencian, otra vez, una desconfianza y afán de control hacia quienes desgraciadamente carecen de empleo, que debería aplicarse en todos los ámbitos.

Lamentamos que la convalidación del Congreso quede relegada a un mero trámite una vez que se ha utilizado la figura del real decreto ley para implantar unas medidas que tienen enorme relevancia social y económica.

 

 

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek