Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Lunes, 20/08/2018
Portada > noticia

El IPC de enero, un buen dato empañado por los elevados precios del sector servicios

Los precios se moderan en España y en Europa por el buen comportamiento de los carburantes y combustibles

20/02/2007

Los precios bajaron en enero en siete décimas, respecto al mes anterior, tres, respecto a enero de 2006 y esto ha sido posible, sobre todo, por el buen comportamiento de los carburantes y combustibles y de los productos energéticos que han facilitado que nuestra inflación interanual se sitúe en el 2,4%. Además, las subidas de tipos de interés promovida por el Banco Central Europeo está moderando el consumo, lo que repercute en que los precios no suban.

A pesar de ello, nuestra inflación tiene problemas permanentes que no se solucionan y que están localizados, en su mayor parte, en el sector servicios (los precios crecen a un ritmo anual del 3,8%).

UGT pide a las empresas que diseñen responsablemente sus políticas de precios, al Gobierno que establezca medidas para clarificar y controlar los sistemas de formación de precios en los sectores más inflacionistas y a las Administraciones Públicas que sean responsables a la hora de fijar tarifas y servicios que dependen de ellas.

El sindicato defiende el modelo de determinación salarial, contenido en los Acuerdos Interconfederales para la Negociación Colectiva, porque constituye un activo básico para frenar la inflación, al establecer una subida responsable de los salarios y la inclusión de cláusulas que aseguren, a su vez, que los trabajadores no pierdan poder adquisitivo.

Por último, UGT recuerda que luchar contra la inflación debe formar parte del cambio de modelo productivo que precisa nuestro país. Un cambio que requiere apostar por actividades de alto valor añadido, empleo estable, formación, I+D+i , seguridad y salud en el trabajo, etc.


El IPC de enero publicado hoy por el INE, en línea con lo apuntado por el indicador adelantado del IPC Armonizado el pasado día 7 (2,4%), señala un nuevo aumento de la tasa de variación del IPC hasta situarse en un 2,4%, tres décimas menos que el mes anterior y 1,8 puntos menos que en enero de 2006.

Tradicionalmente la variación mensual del IPC en el mes de enero es a la baja, por el efecto de las rebajas sobre los precios. Así ha sido desde el año 2002. Este mes de enero se ha mantenido la tendencia, que se sitúa en -0,7%, por debajo del año pasado (-0,4%).

El descenso de la variación mensual se debe, sobre todo, al descenso de precios en el sector textil y calzado, en ocio y cultura y en los productos industriales. Mientras, las bebidas alcohólicas y el tabaco, la vivienda y los servicios, han mostrado un incremento de los precios.

Por su parte, la variación interanual baja hasta el 2,4%, como consecuencia de la caída de los precios de carburantes y combustibles (-2,9%) y de los productos energéticos (-1,3%). En cambio, en términos interanuales, se han comportado al alza los precios de las bebidas alcohólicas y tabaco, los alimentos no elaborados, la enseñanza, y los hoteles, cafés y restaurantes, entre otras rúbricas. Cabe resaltar el crecimiento de los precios en el sector servicios a un ritmo del 3,8% anual.

Conclusiones

La moderación en el crecimiento de los precios, se debe principalmente a los siguientes factores:

• La reducción del precio del crudo, y con ella la de carburantes, combustibles y productos energéticos, ha incidido esencialmente en el descenso de la inflación general.

• La política monetaria restrictiva del Banco Central Europeo, alzando los tipos de interés, desde el 2% en diciembre de 2005 hasta el 3,5% actual. Estos tipos de interés más elevados están contribuyendo a reducir la inflación a través de la demanda, moderando, sobre todo, el consumo. Sin embargo, el éxito en contener los precios está condicionado por el impacto negativo que esto puede suponer sobre el crecimiento del PIB y del empleo, pues las decisiones del Banco Central Europeo empeoran el alto y persistente endeudamiento de las familias españolas, encarecen los préstamos y frenan la inversión de las empresas.

Sin embargo, el ritmo de crecimiento de los precios en España no logra bajar hasta la media de la Zona Euro (estimada para enero en un 1,9%)lo que parece indicar que la inflación española no es sólo coyuntural, sino que es un fenómeno estructural que se encuentra fuertemente arraigado en la economía.

La preocupación de UGT se centra en la pérdida de poder adquisitivo que pueden sufrir los trabajadores, por el continuo incremento de precios de los bienes y servicios de consumo y, por otro lado, en la pérdida de competitividad que supone para las empresas de determinados sectores la brecha con la Zona Euro.

UGT considera que las medidas de política que se están aplicando hasta ahora de cara a reducir la inflación son claramente insuficientes y pide:

• A las empresas del sector servicios, responsables de la inflación estructural (los precios de los servicios crecen a un ritmo anual del 3,8%), que aumentan sus precios y beneficios sin ofrecer mayor calidad e innovación de los productos y gracias a las condiciones de los mercados no competitivos, que diseñen responsablemente sus políticas de precios.

• Al Gobierno, el control de los aumentos de precios registrados en sectores donde las tarifas son establecidas directamente por los poderes públicos o donde poseen una capacidad de influencia muy elevada (la enseñanza ha crecido al 4,6% interanual). Del mismo modo, resulta muy preocupante que las tarifas de algunos bienes y servicios esenciales, cuyas empresas operan en sectores estratégicos en los que el sector público tiene una gran capacidad de decisión, suban año tras año por encima del objetivo del IPC fijado por el gobierno.

• UGT exige el compromiso y la colaboración de todas las Administraciones Públicas en el objetivo de moderación de la inflación.

• UGT resalta el papel del actual modelo de determinación de los salarios en la negociación colectiva, consensuado por las organizaciones sindicales y empresariales en los Acuerdos Interconfederales para la Negociación Colectiva (ANC) desde 2002, como uno de los elementos clave que está permitiendo frenar las tensiones en los precios.

• El modelo de determinación salarial recogido en los ANC, firmado este año el pasado día 6 por UGT, CC.OO., CEOE y CEPYME constituye un activo básico. Ya ha demostrado en sus años de vigencia su capacidad para contribuir de forma simultánea a moderar la inflación y los costes laborales y proteger el poder adquisitivo de los trabajadores a través de las cláusulas de revisión, objetivos todos ellos esenciales para fomentar un crecimiento económico duradero y equilibrado.

• La inclusión de cláusulas de revisión en todos los convenios es garantía de moderación salarial en la negociación colectiva. Además, UGT considera absolutamente necesario insistir en su aplicación y cumplimiento en los convenios colectivos.

• Para UGT, las medidas que se establezcan para hacer frente a la inflación estructural deben formar parte del cambio de modelo productivo que precisa nuestro país, que pasa por modificar la pauta de crecimiento de nuestra economía, potenciando las actividades de alto valor añadido, compitiendo mediante la calidad y la innovación, y no vía precios, para poder elevar nuestros niveles de productividad a medio y largo plazo.

• Por último, UGT recuerda que contener la inflación en ningún caso debe materializarse en un descenso del ritmo de creación de empleo, ni en un menor esfuerzo público y privado en inversiones para mejorar la calidad del empleo, la formación, la seguridad y salud en el trabajo, la calidad y el medioambiente, la I+D+i y las TIC’s.

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek