Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Martes, 13/11/2018
Portada > noticia
EPA DEL TERCER TRIMESTRE DE 2013

El paro es cada vez más crónico y las condiciones laborales empeoran dramáticamente

Lejos de facilitar la salida de la recesión, las políticas del Gobierno están lastrando la recuperación

24/10/2013 | UGT ı Nota de prensa

Los datos de la EPA, correspondientes al tercer trimestre, publicados hoy por el INE muestran un aumento de 39.500 ocupados respecto al trimestre anterior, situando la cifra total de desempleados en 5.904.700. Para UGT, estas cifras positivas se deben, en su totalidad, a factores estacionales, ya que, descontando este componente, el empleo se ha reducido un 0,42% y el desempleo ha aumentado un 0,21%. Todo el empleo que se ha creado es precario y de baja calidad, fruto de la reforma laboral, que está produciendo un paro cada vez más crónico y empeorando las condiciones laborales de aquellos que tienen un puesto de trabajo. Con estos datos, no hay razón para el optimismo y la propaganda del Gobierno resulta infundada. Sus políticas están lastrando la recuperación de la economía y el empleo, conformando un mercado laboral con menos derechos para los trabajadores y una economía que se asemeja más al de una economía frágil, apoyada en bases incompatibles con un crecimiento sólido, duradero y generador de empleo y bienestar.

La Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al tercer trimestre del año refleja unos datos positivos en materia de paro y empleo. La Encuesta estima 39.500 ocupados más y 72.800 desempleados menos respecto del segundo trimestre, que constituyen una buena noticia puntual que UGT celebra.

Por sus características estacionales, y en términos generales, los terceros trimestres suelen registrar aumentos de la población activa y de la ocupación. Es, por tanto, un buen período para el empleo (el mejor del año junto al trimestre inmediatamente anterior). Hemos pasado, por tanto, los seis meses del año (de abril a septiembre) que suelen comportarse mejor para el empleo y el paro.

Por eso, los aparentemente positivos datos de este último semestre no permiten sustentar un discurso optimista. Al contrario, un análisis realista obliga a tener en cuenta objeciones muy importantes: 

– Las cifras positivas en términos absolutos se deben en su totalidad a factores estacionales. De hecho, si se descuenta el componente estacional el empleo se ha reducido en el trimestre un 0,42%, y el desempleo ha aumentado un 0,21% (según las propias cifras que elabora el INE). Es decir, que aún no hay un cambio de tendencia estructural en el mercado laboral: se sigue destruyendo empleo y sigue aumentando el paro.

– Se sigue reduciendo la población activa de manera muy intensa. De hecho, este es el factor que más explica las cifras absolutas de aumento del empleo y reducción del paro. De nuevo ha descendido en este trimestre, y ya van cinco seguidos. En esta ocasión en 33.300 personas. Desde el segundo trimestre de 2012 el número de activos ha caído en 382.400 personas (un 1,6%). Es decir, que mejora el empleo y el paro en términos brutos esencialmente porque los desempleados, desesperados por no encontrar un puesto de trabajo, o bien emigran forzosamente en busca de oportunidades, o bien anticipan su salida del mercado laboral (jubilaciones anticipadas) o, desanimados, dejan de buscar empleo y pasan a situación de inactividad (vuelta a los estudios, asunción de tareas domésticas).

– Todo el empleo que se crea es precario y de baja calidad, y se destruye a un ritmo vertiginoso el empleo indefinido. En este trimestre, el empleo temporal crece en 169.500, mientras que el indefinido cae en 146.300. La tasa de temporalidad ha aumentado 1,2 puntos, y se sitúa en el 24,3%. Esto es ya una tendencia estructural de nuestro mercado de trabajo. Y ha sido propiciado por la reforma laboral impuesta por el Gobierno del Partido Popular: desde su entrada en vigor se han destruido 585.600 empleos de carácter indefinido, y solo 64.000 temporales. Es decir, que 9 de cada 10 empleos destruidos desde febrero de 2012 han sido indefinidos. 

La demolición de los derechos laborales que ha realizado la reforma se está traduciendo en una precarización brutal del mercado de trabajo, incompatible con un modelo productivo eficiente y con unos estándares aceptables de calidad de vida para los trabajadores. La retirada de la reforma laboral debe ser un imperativo para salir de la crisis. 

– El empleo de larga duración sigue aumentando. A pesar de la reducción puntual del paro en el trimestre, el número de desempleados que llevan más de un año sin empleo ha crecido en 1.300 en el trimestre. El porcentaje de paro de larga duración sobre el total continúa creciendo, y ya es de prácticamente la mitad (49,1%).

En definitiva, bienvenidos sean los datos positivos puntuales en materia de empleo y paro. Pero es preciso tener en cuenta que la mejora de estas cifras estadísticas en los últimos meses es más aparente que real, y que un análisis realista muestra cómo nuestro mercado laboral está empeorando, y no mejorando: aún no se crea empleo, el paro se está haciendo cada vez más crónico, y las condiciones laborales de quienes aún poseen un puesto de trabajo están empeorando dramáticamente.

No hay razón para el optimismo, y en este contexto, con casi 6 millones de desempleados, con la depresión salarial que están sufriendo los trabajadores, y con la degradación de sus condiciones laborales a la que ha llevado la reforma laboral impuesta, la propaganda del Gobierno resulta obscena. 

Lejos de facilitar la salida de la crisis, las políticas puestas en práctica por el Ejecutivo están lastrando la recuperación. Y la prueba son los PGE para 2014 que se están tramitando en el Congreso ahora, en los que no hay ni una medida de apoyo al empleo. Al contrario, son reflejo de una política restrictiva contraria a las necesidades del empleo, y consagran de forma lamentable la pérdida de recursos en políticas activas de empleo que se ha producido en los últimos años, que han caído a la mitad. Esto significa menos formación, peor intermediación laboral y menos orientación profesional, en un país con un 26% de tasa de paro y con 2,9 millones de parados de larga duración.

En definitiva, ni la evolución de la economía (según el avance del Banco de España, el PIB aún se contrae un 1,2% en términos anuales) ni la del empleo apoyan en absoluto el discurso triunfalista del Gobierno, que mantiene que ya estamos saliendo de la crisis. Al contrario, ponen de relieve las dificultades que tendremos para hacerlo con las políticas desarrolladas, que están conformando un mercado laboral más precario y con menos derechos para los trabajadores. Un mercado laboral que se aleja del de una economía avanzada y que se asemeja más al de una economía frágil, apoyada en bases incompatibles con un crecimiento sólido, duradero y generador de empleo y bienestar.

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek