Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Sábado, 17/11/2018
Portada > noticia
DATOS PARO JUNIO 2011 | Las políticas de ajuste practicadas en Europa están demostrando no ser las más acertadas

Es necesario consensuar políticas de estímulo a la creación de empleo y mantener la protección social

Los datos de paro correspondientes al mes de junio publicados hoy por los Servicios Públicos de Empleo muestran un descenso de 67.858 desempleados, un 1,6% menos respecto al mes anterior. UGT manifiesta que estas cifras reflejan el carácter estacional de la temporada estival, ya que continúa aumentando la contratación temporal y disminuye la indefinida, por lo que se vuelve a demostrar que la reforma laboral impuesta por el Gobierno no crea empleo ni consigue que el empleo sea de calidad. Solo se crearán puestos de trabajo mediante la recuperación de la economía y no con políticas de ajuste como las practicadas en Europa, que no están siendo las más acertadas. UGT demanda un nuevo modelo productivo encaminado hacia sectores más estables y que permitan generar empleo de forma permanente, y considera necesario implementar políticas de estímulo a la creación de empleo que prioricen los colectivos con mayores dificultades de inserción, así como continuar con políticas de protección social, ya que se están agotando las prestaciones contributivas y las ayudas familiares.

04/07/2011 | UGT

Los datos publicados hoy por los Servicios Públicos de Empleo indican que en el mes de junio se han registrado como paradas 67.858 personas menos que en el pasado mes de mayo (una caída del 1,6%), aunque en términos interanuales son 139.433 más, lo cual indica un aumento del 3,5%. Esto hace que la cifra de parados registrados se sitúe en 4.121.801 personas.

Distinguiendo según género, de nuevo es más amplia la reducción del desempleo entre los hombres que entre las mujeres: hay 41.504 parados menos (un 2% menos que en mayo), mientras que las mujeres paradas son 26.354 menos que en mayo (una reducción del 1,2%).

Se reduce también el número de jóvenes (menores de 25 años) desempleados en 24.309 frente al mes anterior y en 8.589 respecto a junio de 2010.

Por lo que respecta a los extranjeros, la reducción en términos mensuales es de 10.753 personas (una caída del 1,8%), aunque en la comparación con el año anterior recoge un aumento del 3,2%.

Salvo en el sector agrícola, hay menos desempleados respecto al mes anterior en todos los demás sectores: en el sector servicios, la reducción es de 40.400 desempleados (lo que supone una caída del 1,7% en términos relativos), en la construcción, hay 11.149 parados menos que en mayo (una reducción del 1,5%) y en la industria, la caída es de 10.892 desempleados (un 2,2%). Por el contrario, en la agricultura hay 4.125 desempleados más que en el mes de mayo (un 3%).

El número total de contratos registrados en junio asciende en un 1,8% respecto al mes pasado y un 1,1% en la comparación interanual, lo que determina un total de 1.312.519 contratos registrados. Sin embargo, no es uniforme la evolución según la duración: caen los contratos indefinidos (tanto en términos mensuales –un 8%- como interanuales –un 3,9%-), ya sean de jornada completa o a jornada parcial. Aumenta, por el contrario, el número de contratos registrados de carácter temporal, en un 2,7% respecto al mes de mayo y en un 1,6% respecto al mes de junio de 2010. Los contratos temporales celebrados han supuesto el 92,8% del total de contratos. Y del total de contratos temporales, el 31% han sido contratos a tiempo parcial.

Conclusiones

Un mes más se produce una disminución de los niveles de desempleo, aunque desde UGT consideramos que es enteramente de carácter estacional y es empleo que previsiblemente (tal y como sucediera el año pasado) terminará destruyéndose de nuevo con la finalización de la temporada estival.

 

Porque la clave para crear empleo es la recuperación de la actividad económica y las políticas que desde hace un año se llevan a cabo, no solamente en España sino en el resto de países de la Unión Europea, no tienen estos fines. El único objetivo de la política económica desde mayo del año 2010 es la reducción del déficit público. Desde Bruselas se insiste en que la posibilidad de recuperar las sendas de crecimiento pasa por ajustar las cuentas públicas y cumplir estrictamente con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento y los demás nuevos Pactos (por ejemplo, el Pacto por el Euro Plus) que en la misma sintonía se han ido firmando. Pero el problema reside en que si toda la capacidad de política económica se centra en reducir el déficit, recortando gasto público e inversiones que pudieran estimular la actividad económica, precisamente lo que se recorta es la posibilidad de crecimiento económico.

Y sin éste, difícilmente se podrá recuperar la creación de empleo, que a su vez, permita crecer: debemos encontrar el círculo virtuoso del crecimiento, no la espiral de la recaída. El claro ejemplo de cómo la política económica no está siendo la más acertada es el rumbo que llevan economías de nuestro entorno como Grecia y Portugal, y el peligro que acecha sobre Italia o Bélgica: las exigencias de reducción de déficit público y deuda pública no permiten implementar las políticas de crecimiento económico que precisamente faciliten la reducción de dichos criterios nominales de convergencia con Europa. Es imprescindible la convergencia en términos reales para poder aplicar políticas comunes.

Por tanto, mientras no se estimule la actividad económica no será posible crear empleo de forma sostenida. De ahí la necesidad de modificar nuestra estructura productiva hacia sectores más estables, que permitan crear empleo de forma permanente y no atendiendo exclusivamente a lo que marcan las diferentes temporadas del año.Si no se modifican las políticas públicas, todas las mejoras relativas seguirán obedeciendo a las circunstancias estacionales.

Los datos de contratación muestran cómo la pretensión de romper la elevada temporalidad, manifestada en la reforma laboral impuesta inicialmente hace un año, no se está logrando: la contratación indefinida (la que se pretendía impulsar según la mencionada reforma laboral) ha sido inferior a la que se produjo en el mismo periodo del año anterior, tanto en contratos de jornada completa como de jornada parcial. Y la que sí aumenta es precisamente la contratación temporal. Esto pone de manifiesto que la reforma laboral no consigue ni crear empleo ni que el empleo sea de calidad. El uso masivo del contrato temporal sigue siendo la pauta que no ha roto la Ley 35/2010 de medidas urgentes para la reforma del mercado de trabajo. Por eso, CCOO y UGT hemos promovido una Iniciativa Legislativa Popular, que se presentó con más de un millón de firmas en el Congreso de los Diputados. El Congreso debería tener en cuenta esta iniciativa y tramitarla para corregir los efectos de la inútil reforma laboral.

Tampoco la reforma financiera ha dado frutos, pues las restricciones al crédito continúan, dificultando la actividad de las empresas y el mantenimiento de la economía familiar.

Por eso UGT insiste en la necesidad de implementar políticas de estímulo a la creación de empleo que prioricen los colectivos que hoy tienen mayores dificultades de inserción: jóvenes, parados de larga duración y mayores, así como continuar con políticas de protección social, ante la alarmante caída de la tasa de cobertura (se están agotando las prestaciones contributivas y las ayudas familiares, en un entorno de baja creación de empleo). Y el camino para alcanzar esas políticas de estímulo llegará a través de acuerdos sociales y de participación de los agentes en el diseño de las mismas. No a través de reformas inútiles, impuestas y que favorecen aún más la destrucción de empleo y no su creación.

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek