Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Viernes, 21/09/2018
Portada > noticia
#29MHuelgaGeneral | NO A LA REFORMA LABORAL

"Esta reforma laboral mira a China, no a Alemania"

23/03/2012 | http://www.tiempodehoy.com/entrevistas/candido-mendez3

Está convencido de que la huelga general del día 29 será seguida masivamente por los trabajadores, pero dice que el éxito de la misma reside en que se corrija la reforma laboral. Denuncia una campaña de difamación contra los sindicatos para despresti-giarlos cuyo inicio sitúa tras la huelga general de 2002, con el Gobierno del PP.

Huelga general el 29 de marzo. ¿Qué espera?

Que empuje a reflexionar en profundidad al Gobierno. La huelga la concibo como un medio de los trabajadores a través de sus sindicatos y de la Constitución para corregir en profundidad esta reforma laboral, que aprovechemos los trámites parlamentarios para que se reforme esta norma tan injusta, inútil y regresiva.

¿Y cree que servirá para algo?

Los sindicatos hemos sido muy cuidadosos con las huelgas generales. En 35 años de democracia hemos convocado siete. Seguimos reclamando la negociación. El anterior Gobierno del PP dijo que no iba a modificar nada y tres meses después hubo una crisis de Gobierno y se rompió la reforma, solo quedó el famoso despido exprés. Quien no consigue nada es quien no se mueve y la batalla que se pierde es la que no se da. Esto no es un envite entre los sindicatos y el Gobierno mientras los demás miran. Señalamos con el dedo de la huelga graves problemas que atenazan a la sociedad, como es la alteración del modelo de convivencia en las empresas.

Dice que al anterior Gobierno del PP le costó una crisis de Gobierno. ¿Espera lo mismo ahora?

No, lo que espero es que se corrija. Lo que recuerdo es que un Gobierno que dijo que no iba a modificar nada cambió el Gobierno y cambió la norma.

¿Qué puntos deberían cambiarse?

El problema es que altera el modelo de convivencia, es una marcha atrás, incluso en la mejora de la productividad, porque tiene una impronta ideológica que bebe de la especulación. En el Gobierno hay quien piensa que se puede reproducir el modelo especulativo anterior, pero haciéndolo gravitar más sobre el abaratamiento del costo del puesto de trabajo. Hay que cambiarla.

¿Qué sería lo principal?

Lo urgente sería que el Gobierno suspendiera todo aquello que ha dinamitado el acuerdo al que llegamos con la patronal el 25 de enero. El propio presidente del Gobierno dijo dos días después en Portugal: “Esto le conviene a España”, pero como fue a ver a Merkel y a ella no le convenía, ni tampoco al FMI, lo han tirado a la basura.

¿Cómo valora la actitud de los empresarios ante esta reforma?

Los empresarios dicen siempre en relación con la huelga que perjudica la imagen de España, la economía. Nunca el ejercicio de un derecho constitucional perjudica la imagen de España, fortalece la democracia. Decir de los trabajadores españoles en paro que son unos vagos consentidos, aunque se diga en lapón, ¿no es perjudicar la imagen internacional de España? Lo que les pediría es que fueran más respetuosos, porque eso sí que afecta de manera muy negativa a la imagen internacional del país. Que no hayan tenido la suficiente decisión para defender el acuerdo me parece lamentable. Los empresarios saben que la reforma no está concebida para luchar contra la crisis. Esta reforma mira a China, no a Alemania.

Piden más tiempo al Gobierno para negociar, pero llevaban meses negociando sin acuerdo.

Eso es falso. No ha habido esas famosas 32 reuniones sobre la reforma laboral, es probable que a la vicepresidenta la confundieran. No ha habido ninguna reunión de negociación. Es incomprensible que el presidente, ganadas las elecciones pero antes del debate, nos convoque a una reunión por separado y luego no nos reciba. No ha habido ningún diálogo.

¿Y todos los meses anteriores?

El periodo anterior era de otro Gobierno. No interesaba buscar fórmulas negociadas, sino anticipar elecciones. Los que dicen eso, sean del PP o estén vinculados a él, saben cómo ha habido un torpedeo permanente, desde febrero de 2010, a que se produjera un avance por la vía del diálogo y de la negociación social. Ha de quedar muy claro.

El 30 de marzo se presentarán los Presupuestos con nuevos recortes. ¿Qué harán entonces? ¿Otra huelga general?

Teníamos en previsión distintos escenarios, el objetivo es corregir en profundidad la reforma y tenemos que vincular la huelga al punto álgido del debate en el Parlamento, no hay otra razón. De los Presupuestos, el trazo grueso ya es muy conocido. Conocemos el techo máximo de gasto y la previsión del Gobierno de que se destruyan 630.000 empleos y que de aquí a 2013 hay que recortar en torno a 60.500 millones de euros. Esto son habas contadas, no hace falta esperar al día 30. La desviación más grande ha sido la de las comunidades y el 68% de los Presupuestos son sanidad, educación, dependencia, servicios sociales...

Convocar otra huelga general, ¿dependerá del éxito de la primera?

Es que el epicentro es la corrección de la reforma. Ojalá me equivoque, pero no se va a cumplir el objetivo de déficit de 2012 ni 2013, se va a provocar un sufrimiento terrible a la población, va a seguir aumentando el paro, se van a deteriorar los servicios públicos. El Gobierno debería rectificar cuanto antes. La huelga también debe empujarle a que cambie el escenario presupuestario y apueste por el crecimiento económico.

¿Qué cifra de seguimiento consideraría un éxito el día 29?

No voy a cometer la torpeza de entrar en una guerra de cifras. El éxito de la huelga está en que se corrija la norma. Si se corrige antes desconvocaríamos la huelga. No si se nos llama a negociar.

¿Y cree que les llamarán para negociar?

El que espera desespera. El Gobierno ha querido ofrendar la reforma laboral por anticipado para que le den este margen de maniobra de déficit y escamotear del debate los Presupuestos hasta el día 30. Parece un costo inasumible por una mera táctica electoral, para que no perturbe sus expectativas en Andalucía y Asturias. Me parece impresentable.

¿Los sindicatos hacen la huelga porque esta reforma les hace perder poder?

El primero que habló de huelga fue el presidente Rajoy. Cuando dice Cospedal que los convocantes miren a la cara a los millones de parados porque esto les da una oportunidad, ¿cómo casa eso con el cuadro macroeconómico que mandan a Europa, que reconoce que se van a destruir 630.000 empleos? Hay una ofensiva contra los sindicatos desde 2002.

¿Por qué?

Porque hay un concepto de democracia en este conglomerado mediático-político en torno al PP que me preocupa. Algunos de sus dirigentes dicen: “Somos el partido de los trabajadores”. Este término lo usan los partidos de extrema derecha en Centroeuropa, que conciben la democracia de una manera muy estrecha y piensan que solo hay una fuente de legitimidad social que es ganar las elecciones, aunque sea para hacer lo contrario de lo que dicen, como ahora. A todos los demás hay que arrinconarlos o acallarlos. Ha coincidido con el Gobierno del PP después que le hiciéramos la huelga general en 2002. Aquí hay una operación de desprestigio del movimiento sindical.

Se habla de supuestos privilegios. ¿No los tienen?

No. En España, como en otros países de Europa, el sistema de formación continua de las trabajadoras y los trabajadores está financiado a través de un acuerdo al que llegamos sindicatos y la patronal a finales de los 80. Nosotros recibimos recursos del erario público en función de nuestra representación democrática, porque somos actores constitucionales, lo mismo que la representación empresarial. Y luego hay otros ámbitos de participación por la externalización de la Administración. Lo que se hace es falsear la realidad para intentar arrinconar a las organizaciones sindicales. Somos incómodos.

¿Pero cree que se entiende que un sindicato haga un ERE o que el secretario general de la UGT de Madrid reciba un salario de miles de euros, aunque lo done íntegro al sindicato?

Está hablando de un sueldo y eso es mentira. Quién cobra un sueldo es el presidente de Bankia. Hay una serie de representantes que perciben unas cantidades en función de su representación. En nuestro caso, por los Estatutos, esas cantidades que se perciben hay que donarlas al sindicato. Es transparente y legal. O si esta organización no puede hacer frente al pago de esos trabajadores lo normal es que busque la fórmula menos traumática posible. Puede generar confusión, sí, pero no es admisible que se distorsione. La críticas las acepto, pero aquí hay una operación distinta.

¿Le preocupa la desafección hacia los sindicatos? ¿Se nota en las cuotas?

Es un argumento recurrente. Hemos venido aumentando de manera modesta pero permanente nuestra afiliación y cotizaciones hasta el final del primer semestre de 2011. Luego nos hemos encontrado con un estancamiento porque la crisis se ha esparcido por doquier. En las elecciones sindicales tenemos un porcentaje de apoyo equivalente al que pueda tener un partido político mayoritario. Y, además, lo que decimos tiene impacto. Hay cosas que mejorar sin duda, pero aquí hay una campaña de desprestigio. Esto a nosotros nos refuerza moralmente.

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek