Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Martes, 19/06/2018
Portada > noticia

Freno al modelo comercial de EEUU

La nueva ley catalana acaba con la proliferación de macrocomercios alejados de la ciudad

07/05/2005 | elperiodico.com

El Govern de la Generalitat considera que ha encontrado la fórmula para preservar el comercio urbano y el modelo de ciudad actual vinculado a esta forma de comprar, y a la vez permitir la apertura de establecimientos comerciales de todos los tamaños, siempre que estos no sobrepasen una determinada cuota de mercado. El sistema consiste en impedir la proliferación de grandes centros comerciales en las periferias de las ciudades, a los que se accede básicamente en vehículo privado, el modelo comercial característico de Estados Unidos.

A.- Una norma para ordenar el territorio

Para el director general de Comerç de la Generalitat, Raimon Serret, si hay un aspecto que destaca del proyecto de ley de equipamientos comerciales es "la voluntad de contribuir a una mejor ordenación territorial". El modelo de grandes centros comerciales en la periferia aplicado en Catalunya ha coadyuvado a congestionar parte de la red viaria próxima a las grandes ciudades, donde las colas en las vías de acceso son habituales. La nueva ley impide que se abran otros y que crezcan los actuales. "Era un crecimiento insostenible", considera el director general del Consell de Cambres de Catalunya, Narcís Bosch. "Con la nueva ley difícilmente se habrían abierto complejos comerciales como Montigalà y Barnasud", explica.

B.- Grandes superficies, sí, pero sólo en las ciudades

La nueva ley no impone ningún límite de tamaño a los grandes establecimientos comerciales que puedan abrirse dentro de la trama urbana. En todo caso, obtendrán la licencia de apertura si cumplen una serie de condiciones que aseguren el ejercicio efectivo de la libertad de elección de los consumidores, que eviten las situaciones de concentración comercial de dominio, y que faciliten la entrada de nuevos operadores. Para el diputado de CiU y exconseller de Comerç Antoni Fernàndez Teixidó, a partir de ahora será posible la "proliferación de grandes superficies en las ciudades". Serret replica que "dependerá del futuro plan territorial sectorial de equipamientos comerciales (PTSEC), que garantizará la oferta de todos los formatos en los municipios, y de los conceptos de mercado relevante, cuota de mercado y área de influencia que se utilicen para impedir excesos de concentración".

C.- Excepciones para núcleos poco poblados

Uno de los problemas de impedir la apertura de grandes centros comerciales de productos de compra habitual en la periferia es que muchas zonas de Catalunya que han quedado plagadas de urbanizaciones en los últimos años podrían quedar desatendidas. Para impedirlo, el proyecto prevé que en determinadas concentraciones de población que no dispongan de ningún establecimiento mediano alimentario, se podrá abrir una dotación comercial fuera de la trama urbana de 1.000 metros cuadrados, con un súper de hasta 800 metros cuadrados. Estas excepciones están previstas para municipios de menos de 2.000 habitantes, que cuenten con más de 450 viviendas, o también para urbanizaciones con más de 450 viviendas. Para delimitar la trama urbana en la que sí podrán instalarse hipermercados, la ley prevé que el PTSEC incluya el perímetro de estas zonas de todos los municipios de más de 25.000 habitantes y capitales de comarca.

D.- Tasas, licencias e impuestos especiales

Para abrir un comercio en Catalunya los grandes establecimientos necesitarán obtener la licencia de la Generalitat, y los medianos, de los ayuntamientos.

En ambos casos, para sufragar el coste de los estudios y la tramitación de las licencias, las empresas deberán pagar, como mínimo, dos tasas. Los híper, tres: una, para la tramitación del expediente de la licencia comercial autonómica (que este año vale 3,30 euros por cada metro cuadrado de superficie de venta); la segunda, de 0,75 euros por metro cuadrado, para la elaboración del informe sobre concentración comercial; y la tercera, a pagar al ayuntamiento, para la licencia municipal. Los importes se dedicarán a mejorar el comercio.

Las grandes superficies deben pagar también desde el 2001 un impuesto, que está recurrido. A pesar de ello, la Conselleria d'Economía i Finances explicó en el Parlament que, sólo en Barcelona, en los ejercicios del 2003 y el 2004 recaudó 176.000 euros (29,3 millones de pesetas).

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek