Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Martes, 14/08/2018
Portada > noticia
Los datos de la EPA confirman que el mercado de trabajo ahonda aún más en su deterioro

Hay que actuar con políticas consensuadas para impulsar sin demora el cambio de modelo productivo

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados hoy por el INE, correspondientes al primer trimestre de 2011, muestran un aumento de 213.600 personas sin empleo, lo que eleva la tasa de desempleo al 21,3%. Este dato, junto con el descenso de la población activa en 43.000 personas, confirma que el mercado de trabajo no sólo no se recupera, sino que ahonda aún más en su deterioro. UGT considera que la reforma laboral del Gobierno ha empeorado las condiciones laborales, precarizando el trabajo con la destrucción de empleo indefinido. Para el sindicato, ninguna reforma laboral creará empleo si no se estimula la demanda económica, y la actividad económica no remontará con mayores recortes y sin estímulos públicos. Por ello, UGT reclama el impulso sin demora de un cambio de modelo productivo con políticas consensuadas, y no impuestas por las instituciones europeas, que nos posibilite recuperar la actividad económica, los niveles de empleo y nos permita crecer de forma sostenida, duradera y equilibrada.

29/04/2011 | UGT

Los anuncios de esta semana se confirman con los resultados oficiales de la Encuesta de Población Activa, cuyos datos referentes al primer trimestre del año 2011 ha publicado hoy el INE. Recoge un nuevo aumento del número de desempleados, de 213.600 personas frente al trimestre anterior, lo que eleva la tasa de paro hasta el 21,3% de la población activa, un punto por encima de la registrada en el último trimestre de 2010, y 1,2 puntos por encima de la recogida hace un año. Además, la población ocupada disminuye en 256.500 personas, lo que supone una reducción del 1,4% respecto al trimestre anterior.

Hay un descenso de la población activa de 43.000 personas, aunque de nuevo, al distinguir por sexos, esta reducción es íntegramente masculina (del 0,5%), pues la población femenina se sigue incorporando incesantemente al mercado de trabajo, aumentando en un 0,2% en términos trimestrales. Si distinguimos por nacionalidad y sexo, la población femenina nacional se mantiene constante y la única que aumenta respecto al trimestre anterior (en un 1,2%) es la población femenina extranjera, mientras en el caso de los varones disminuye tanto la población activa nacional como extranjera. Sin embargo, en la comparación con el mismo periodo del año anterior, se recoge un aumento de la población activa de 54.900 personas, un 0,2%, de nuevo gracias al aumento constante de la población activa femenina (1,5%) frente a la reducción de los hombres activos (en un 0,8%). En general, se recoge un descenso en el ritmo de incorporación de la mujer al mercado de trabajo, pesando más la retirada de los hombres.

La reducción del número de ocupados, en un 1,4% respecto al cuarto trimestre de 2010 y en un 1,3% en términos interanuales, confirma los efectos negativos que sobre el empleo tienen las políticas de recorte de gastos y reducción del déficit público. Tradicionalmente el primer trimestre del año recoge una caída de los asalariados temporales (tras la campaña navideña), pero suele registrar un aumento de la contratación indefinida. En este primer trimestre de 2011 se reduce el número de asalariados tanto indefinidos como temporales (en un 1,2 y un 1,4% respectivamente), lo que sitúa la tasa de temporalidad en un 24,8%, cuatro décimas más que hace un año. En términos interanuales, cae el número de asalariados indefinidos (tanto hombres como, por primera vez, mujeres) y se incrementa, por el contrario, el número de temporales de ambos sexos.

Se reduce también el número de ocupados a tiempo completo, en 348.400 personas, frente al trimestre anterior, mientras aumenta el empleo a tiempo parcial en 91.900 nuevos ocupados, especialmente en el caso de los hombres (un 8,9% en términos trimestrales y un 15,2% en términos interanuales).

Por sectores, la mayor destrucción de empleo, en términos relativos, se concentra, una vez más, en la construcción, con una disminución de los ocupados del 5% respecto al cuarto trimestre del año; seguida de una caída en la industria del 3,1%.

Con todos estos datos, la tasa de paro supera la barrera del 21%, con un incremento del número de desempleados de 213.600. En este trimestre el incremento del desempleo se concentra en mayor medida entre las mujeres, con una subida del 5,8% frente al aumento en un 3,5% del número de desempleados varones, en términos trimestrales. Es mayor el aumento del desempleo entre los nacionales (un 4,6%) que entre los extranjeros (un 4,4%).

El dilatado tiempo que los parados llevan buscando un empleo eleva la tasa de paro de larga duración hasta el 9,9% de la población activa, es decir, el 46,6% de los desempleados lleva más de un año en esa situación.

El número de hogares en los que todos sus miembros en activo se encuentran en desempleo, aumenta de nuevo en 58.000: hay ya 1.386.000 hogares en esta situación, un 4,4% más que en el trimestre anterior, lo que supone un 6,7% más que hace un año.

Conclusiones

El mercado de trabajo no sólo no se recupera, sino que ahonda aún más en deterioro. La ligera recuperación que se contempló en el tercer trimestre del año pasado ha quedado en el olvido. Y todo porque la economía aún no remonta.

La reforma laboral de junio de 2010 (ratificada en la Ley 35/2010 de septiembre) no sólo no logra sus objetivos de reducir las elevadas tasas de temporalidad y facilitar la creación de empleo, sino que empeora las condiciones de trabajo, precarizando aún más el trabajo con la destrucción de empleo indefinido. Por eso los sindicatos hemos puesto en marcha una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para revertir los aspectos más lesivos de la reforma laboral. La ineficacia de las políticas impuestas contrasta con las políticas que se implementan tras un proceso consensuado, como el Acuerdo Social y Económico, que pretende el impulso del crecimiento económico, y por tanto del empleo, garantizando el mantenimiento del Estado de Bienestar.

Las políticas de reducción del déficit, el cumplimiento de los pactos y estrategias europeas y las condiciones impuestas a un conjunto de economías que no mantienen el mismo ritmo económico, no son las más adecuadas para nuestra economía y nuestro mercado de trabajo.

Porque cambiar el rumbo de las políticas, pasando de políticas expansivas a restrictivas, en aras de controlar los déficit públicos, no tiene las mismas consecuencias para todas las economías europeas. En Alemania, Francia o Finlandia, la crisis económica es ya una cuestión del pasado. Para ellos, se trata de consolidar el incipiente crecimiento económico, en un marco de control del déficit público y ante los peligros de repunte de la inflación. Las políticas económicas que necesitan no son las mismas que las que le urgen a España: una crisis de demanda se combate con políticas expansivas, ya sean fiscales o monetarias. La actividad económica no remontará con mayores recortes y sin estímulos públicos.

Tampoco las reformas laborales serán capaces de generar empleo si no se estimula la demanda económica, ya sea interna o externa. En este último caso, sólo se logrará mejorar el saldo exterior si se compite en términos de calidad e innovación, porque la competencia a través únicamente de precios no tendrá efectos arrastre sobre el resto de la economía.

Por tanto, hace falta recuperar actividad económica y hacerlo en los sectores que tienen más posibilidades de crecimiento futuro y de capacidad de aportar valor añadido. El cambio del modelo productivo no se puede demorar más.

Hay que actuar con políticas consensuadas, no impuestas por las instituciones europeas, en el ámbito correspondiente (la política fiscal, la industrial y la laboral son todas de soberanía nacional) para impulsar el tan necesario cambio de modelo productivo, hacia uno que nos permita crecer económicamente y por tanto recuperar los niveles de empleo. Y además, crecer de forma sostenida, duradera y equilibrada, apostando por la calidad del trabajo en un consolidado Estado de Bienestar.

 

 

 

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek