Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Jueves, 21/06/2018
Portada > noticia
CONFEDERAL ı SALUD LABORAL

La inversión en prevención de enfermedades ahorraría cientos de millones al Estado

• UGT presenta un estudio sobre los costes laborales asociados a las enfermedades mentales

08/11/2012 | UGT ı Nota de prensa

Según el informe realizado por el Foro Económico Mundial y la Facultad de Salud Pública de Harvard, durante el periodo comprendido entre 2011 y 2030, -siendo los trastornos mentales responsables de 6 billones de dólares, lo que equivale al 1,3% del PIB mundial. Por su parte, la Comisión Europea cifra el coste de los riesgos psicosociales en el trabajo para el conjunto de Europa en torno al 3% del PIB.

La Agencia Europea de Seguridad y Salud en el Trabajo constata que la mayoría de las empresas europeas aún no disponen de procedimientos para hacer frente al estrés y otros riesgos psicosociales en el lugar de trabajo, a pesar de que éstos planteen una amenaza cada vez mayor para los trabajadores europeos y para la productividad.

Una de las razones para esta tardanza en cumplir con las obligaciones de la UE es que no existen estudios que precisen el coste de las enfermedades generadas por la ausencia de políticas preventivas. Por este motivo el Observatorio Permanente de Riesgos Psicosociales de UGT ha realizado un estudio junto a la Universidad de Alcalá para estimar una parte de los costes indirectos debidos a la pérdida de productividad que generan las enfermedades mentales atribuibles al trabajo en España en 2010.

A los elevados costes económicos de la no prevención de estas enfermedades hay que sumar las intensas consecuencias sociales y su elevado impacto sobre las familias de los trabajadores afectados por la enfermedad, los compañeros de trabajo o la comunidad en su conjunto. Efectos usualmente ignorados por los estudios y las políticas públicas.

Además, las enfermedades mentales tienen alta prevalencia y las bajas asociadas a IT registran una duración prolongada por lo que su adecuada prevención supone un ahorro de costes muy considerable. Por otra parte, una mejora en la gestión de estas patologías junto con un mayor acceso a los recursos de atención a la salud mental, también contribuirían a reducir el coste derivado de las enfermedades analizadas.

Según el estudio del Observatorio, las pérdidas laborales estimadas en 2010, derivadas de las enfermedades mentales de origen laboral, ascendería a una cantidad situada en torno a los 400 millones de euros, (una cifra aproximada que podría multiplicarse por tres si se tuvieran en cuenta factores como el coste asociado a las pérdidas de productividad por incapacidad permanente o los costes derivados de la sustitución de personal en procesos de baja laboral e incapacidad).

El número de fallecimientos relacionado con los trastornos mentales y del comportamiento (incluyendo los suicidios y lesiones autoinfligidas) ascendió en 2010, a 17.979. Del total mencionado, 312 fallecimientos podrían ser atribuidos a las condiciones de trabajo.

El 61% de los partes de baja de incapacidad temporal por enfermedad mental se corresponde con episodios de ansiedad, el 20% con episodios de estrés y un 9% con episodios de depresión. Aproximadamente dos tercios del total son mujeres.

La distribución de las bajas entre las sub-categorías de enfermedad se refleja en el reparto del coste derivado de la prestación económica por IT, de manera que del coste total el mayor porcentaje le corresponde a la Ansiedad (60%), seguida del Estrés (18%) y la Depresión (10%) en ambos sexos.

El coste medio por proceso de los episodios de IT por enfermedad mental que se cerraron con el alta médica en 2010 fue de 2.372€. El coste medio es superior en los hombres (2.843€) que en las mujeres (2.113€), en consonancia con la mayor duración media de la baja que registran los primeros (74,54 días frente a 71,29). Tanto la duración media de la baja como el coste medio por proceso crecen con la edad, de manera que en el caso de los trabajadores de 55 años o más asciende hasta 3.748€.

Las diferencias en la duración media de las bajas entre CCAA son notables. En lo que respecta a los varones, Aragón (con el valor más elevado) registra una media de 110 días, que duplica a la registrada por La Rioja (51 días). En el caso de las mujeres, la mayor duración media le corresponde a Ceuta y Melilla (con 84 días) y la menor a las Islas Baleares (con 57 días). Las divergencias regionales en cuanto al coste medio por proceso también son elevadas, registrándose el coste más alto en Aragón y País Vasco (3.489€ y 3.183€, respectivamente), y el más reducido en Baleares (1.896€). Estas divergencias reflejan tanto la duración de las bajas como las diferencias salariales que tienen lugar entre los afectados por la enfermedad mental en las distintas zonas geográficas.

Por grupo de cotización, la duración media de las bajas tiende a ser más elevada, en el caso de los hombres, en la categoría “Jefes administrativos y de taller”, y en las mujeres es particularmente alta en las trabajadoras menores de 18 años. Por sectores de actividad, las bajas más prolongadas tienden a concentrarse en el sector de las manufacturas para los varones, y en el de suministro de energía eléctrica para las mujeres, siendo las actividades inmobiliarias y del hogar las que presentan las bajas de menor duración.

En lo que respecta al tipo de contrato, la duración media de las bajas para los hombres alcanza su máximo en los contratos temporales a tiempo parcial (83 días), un 48% más elevada que la que corresponde a los contratos temporales a tiempo completo. Para las mujeres, en cambio, la duración media máxima se observa en los contratos indefinidos a tiempo completo, un 39% superior al que corresponde a los contratos temporales a tiempo completo.

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek