Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Lunes, 28/05/2018
Portada > noticia
UGT insiste en la necesidad de una reforma integral del sistema fiscal

La Ley de lucha contra el fraude resulta incoherente después de aprobar una amnistía fiscal

22/06/2012 | UGT

UGT insiste en la necesidad de una reforma integral de nuestro sistema fiscal que eleve su potencia recaudatoria, mejore su equidad y progresividad y ataque con contundencia las conductas fraudulentas e insolidarias. Por tanto, considera que la Ley de lucha contra el fraude aprobada hoy por el Consejo de Ministros resulta insuficiente, poco ambiciosa e incoherente tras la amnistía fiscal.

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy la ley de lucha contra el fraude contiene medidas claramente insuficientes para afrontar la realidad del fraude fiscal en España, principal fuente de inequidad e insuficiencia recaudatoria de nuestro sistema, y que supone una de las principales lacras de nuestra economía. 

Además, estas medidas de lucha contra el fraude ya están que devaluadas después de la aprobación del la amnistía fiscal recogida en los Prepuestos Generales del Estado para este año. Una iniciativa desafortunada desde todo punto de vista, por injusta, dado que genera agravios comparativos con los contribuyentes cumplidores, por ineficaz, según la propia historia de amnistías aprobadas anteriormente por otros gobiernos, y por resultar devastadora para la conciencia tributaria de los ciudadanos.

Porque de lo que trata la amnistía fiscal es de eximir de toda penalización o sanción a las rentas procedentes de actividades fraudulentas y evasiones fiscales, a cambio de una mínima tributación puntual, lo que supone la validación legal de conductas fraudulentas y delictivas, que transmite a la sociedad un pernicioso mensaje de impunidad de las mismas, justo el contrario que se debe fomentar en una economía avanzada y que pretende un sistema tributario justo. 

Los supuestos 2.500 millones de ingresos que el Gobierno pretende recaudar con esta medida no justifican en absoluto su implantación, dado su alto coste, que se traduce en incentivar el fraude futuro. En este contexto, resulta más que incoherente aprobar una ley para transmitir la idea de que se va a luchar contra las actividades fraudulentas, cuando se ha legitimado previamente el fraude de todo tipo (actividades delictivas incluidas). 

Aún así, en términos generales las medidas aprobadas ahora son en sí mismas positivas, pero poco ambiciosas. La limitación de los pagos en efectivo a 2.500 euros podría haber establecido el límite en una cuantía más reducida y establecer sanciones verdaderamente disuasorias. Y en cuanto a la obligación de informar sobre las cuentas situadas en el extranjero, y en especial en los paraísos fiscales, es deseable una actitud mucho más beligerante contra los comportamientos de las entidades financieras, exigiendo más información y garantías sobre todo tipo de operaciones para rastrear las operaciones fraudulentas en el extranjero. 

En definitiva, estas medidas de lucha contra el fraude resultan insuficientes y poco ambiciosas, por lo que UGT demanda una potente y sostenida lucha contra el fraude fiscal, junto con una reforma integral de nuestro sistema fiscal para elevar su potencia recaudatoria, para mejorar su equidad y progresividad (la mejor manera de promover el cumplimiento fiscal voluntario) y para atacar con contundencia las conductas fraudulentas e insolidarias, mediante la reestructuración de nuestros impuestos para hacerlos más justos y eficientes y elevar los ingresos de las Administraciones Públicas.

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek