Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Viernes, 21/09/2018
Portada > noticia
NO A LA REFORMA LABORAL

La recuperación del empleo no vendrá de reformas del mercado de trabajo sino del crecimiento económico

Unos presupuestos restrictivos ahondarán en la espiral de pobreza a la que nos dirigimos

02/03/2012 | UGT

Los datos de paro publicados hoy por los Servicios Públicos de Empleo muestran un aumento de 112.269 desempleados respecto el mes de enero, un 2,4% más, lo que sitúa la cifra total de personas sin empleo en 4.712.098. El registro no cesa de aumentar, y la recuperación del empleo no está próxima. Es más, la reforma laboral aprobada por Decreto no va a permitir que se recuperen los niveles de empleo ni va a favorecer los empleos de calidad y, probablemente, aumentará el paro aún más los próximos meses. UGT insiste en que la recuperación del empleo no vendrá de reformas del mercado de trabajo, sino del crecimiento de la economía y, por ello, es necesario centrar los objetivos políticos en la recuperación económica, del empleo y una mayor cohesión social. Las políticas consensuadas a través del diálogo social suponen el camino más acertado, ya que se ha demostrado que las reformas impuestas no logran alcanzar los objetivos que pretenden. En este sentido, el sindicato señala que unos presupuestos restrictivos no conseguirán más que ahondar en la espiral de pobreza a la que nos dirigimos, porque no se puede crecer sin un Estado del Bienestar que proteja y favorezca la cohesión social y en condiciones de desequilibrio y desigualdad.

Los datos publicados hoy por los Servicios Públicos de Empleo indican que en este mes se han registrado como desempleadas 112.269 personas más que en el pasado mes de enero (un aumento del 2,4%). El incremento respecto al año anterior es del 9,6%, o lo que es lo mismo, 412.835 personas. Con estas cifras, el número de parados registrados es de 4.712.098 personas.

Distinguiendo según género, es mayor el aumento del desempleo entre los hombres que entre las mujeres, pues hay 64.871 parados más (un 42,8% más que en enero), mientras que las mujeres desempleadas son 47.398 más que en enero (un incremento del 2,1%).

Aumenta el número de jóvenes (menores de 25 años) desempleados, en 24.885 frente al mes anterior y en 31.421 con relación a febrero de 2011.

Por lo que respecta a los extranjeros, también aumenta el número de desempleados en términos mensuales en 14.559 personas (una subida del 2,3%), que en la comparación con el año anterior se eleva al 3,8%.

Hay más desempleados respecto al mes anterior en todos los sectores: en el sector agrícola, se registra el mayor aumento relativo en términos mensuales, del 7,4% (lo que supone 11.219 desempleados más que en el mes anterior); en el sector servicios, la subida es del 2,2% (es decir, 59.230 parados más); y en la industria y la construcción, el aumento es del 2% (lo que equivale a 15.656 y 10.269 desempleados más, respectivamente).

El número total de contratos registrados en febrero disminuye en un 7,6% respecto al mes pasado y en un 5,2% en términos interanuales, lo que determina un total de 959.230 contratos registrados. En este mes, se reduce el número de contratos temporales respecto al mes anterior: hay 77.966 contratos temporales registrados menos que en enero, lo que supone además una reducción del 3,5% respecto a febrero de 2011. En el caso de los indefinidos, también se registra una caída de 1.405 respecto a enero; en términos interanuales supone un descenso del 21,1% en este tipo de contratos. Cae también la contratación a tiempo parcial temporal (un 3,9%) y se incrementa la contratación a tiempo parcial indefinida (en un 8%). Los contratos indefinidos celebrados han supuesto solo el 7,8% del total de contratos.

La tasa de cobertura (correspondiente al mes de enero) se reduce en 7 puntos porcentuales respecto a la registrada el año anterior, situándose en el 69,10%.

Conclusiones:

El registro de desempleados no cesa de aumentar. Tal y como apuntan las previsiones de los organismos internacionales, este año será un año de recesión económica. Y tal y como apuntan los dirigentes del gobierno español, la recuperación del empleo no está próxima. Es más, con la reforma laboral aprobada por decreto, es muy probable que el aumento del desempleo sea lo que se registre en los próximos meses.

Una reforma laboral como la actual no soluciona los problemas que afrontan nuestra economía ni nuestro mercado de trabajo. Porque la reforma laboral lo que pretende es facilitar las condiciones de adaptación del empresario a las circunstancias económicas cambiantes, pero sin contar en ningún caso con que es el trabajador (persona) el que sufre esas adaptaciones. Es una reforma que, aunque señale machaconamente lo equilibrada que resulta, en la realidad muestra otra situación: se favorece que el empresario pueda implementar medidas de flexibilidad interna sin que ésta sea negociada, puede modificar las condiciones de trabajo unilateralmente, con la justificación simplemente de menores ingresos, lo mismo que despedir a los trabajadores…. El equilibrio no aparece por ninguna parte: toda la reforma está dirigida a permitir al empresario que pueda actuar sin necesidad de negociar.

Y la clave está precisamente en que justo antes de aprobarse esta reforma los interlocutores sociales firmamos el II Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva, en el horizonte de los próximos tres años, con el que se pretende contribuir a la confianza que los agentes económicos esperan para reactivar la economía, y con ello, recuperar mayores niveles de empleo.

Sin embargo, este esfuerzo que los interlocutores sociales hemos realizado no ha sido contemplado por el Gobierno.

Desde la UGT estamos convencidos de que reformas del mercado de trabajo como la actual no permitirán que se recuperen los niveles de empleo, ni favorecerán empleos de calidad, cuando suceda la recuperación económica.

Por otra parte, la realidad no hace otra cosa sino mostrar el fracaso de las políticas de ajuste, que relegan los objetivos de crecimiento económico, de creación de empleo y de cohesión social a muy lejanos planos. La UGT propone centrar los objetivos políticos en la recuperación económica, del empleo y una mayor cohesión social, lo que permitirá también ajustar las cuentas públicas. Unos presupuestos restrictivos no conseguirán más que ahondar en la espiral de pobreza a la que nos dirigimos: sin crecimiento económico es imposible que se recupere el empleo; sin crecimiento económico no se podrán ajustar las cuentas porque se están ahogando los ingresos. No se puede crecer a partir de recortes. No se puede crecer sin un Estado de Bienestar que proteja y favorezca la cohesión social. No se puede crecer desde el desequilibrio y la desigualdad.

La disminución de la tasa de cobertura muestra la desigualdad creciente, que la reforma laboral ahonda al discriminar en el nuevo contrato de emprendedores a los parados que no tienen prestación contributiva por desempleo.

Hay que recuperar, sin más demora, como principal objetivo de la política económica el rescate de la actividad económica, y por tanto, del empleo, en un contexto de mayor cohesión social. Para lo cual, las políticas consensuadas a través del diálogo social suponen el camino más acertado, pues las reformas impuestas, además de ser socialmente injustas, no logran alcanzar los objetivos que pretenden.

Acuerdos como el AENC, fruto del diálogo, que tiene como objetivo orientar la negociación de los convenios colectivos estableciendo criterios y recomendaciones para abordar la negociación, son los que permitirán fijar las condiciones de trabajo y modelos que permitan mejorar la productividad, crear más riqueza, aumentar el empleo, mejorar su calidad y contribuir a la cohesión social. No reformas laborales agresivas, impuestas, desequilibradas e insolidarias.

Datos de interés

 

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek