Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Miercoles, 12/12/2018
Portada > noticia
HUELGA GENERAL 29-S

La reforma laboral aumentará la temporalidad y la precariedad y no contribuirá a la creación de empleo ni a la recuperación económica

Los datos de paro demuestran que empiezan a notarse los efectos negativos de la reforma laboral

02/09/2010 | UGT

Los datos publicados hoy por los Servicios Públicos de Empleo muestran que, tras cuatro meses de descensos, en el mes de agosto el número de desempleados ha aumentado en 61.083 personas, acercándose nuevamente a los cuatro millones de parados al situar la cifra total en 3.969.661. UGT ya advirtió en su momento de que los descensos anteriores eran de carácter estacional y que pronto empezarían a notarse los efectos negativos de la apliación de la reforma laboral. El sindicato considera que la reforma laboral, tan aclamada por algunos sectores, no va a facilitar la recuperación y creación de empleo. Cada vez se firman menos contratos, y los que se firman son temporales, además facilitar y abaratar el despido, reforzar el poder empresarial en detrimento de los derechos de los trabajadores, debilitar la negociación colectiva o privatizar el desempleo sólo conducirá a incrementar la dualidad del mercado laboral, a que se repitan en los próximos meses estas cifras negativas y a ralentizar la recuperación de nuestra economía y creación de empleo.

Según los últimos datos publicados hoy por los Servicios Públicos de Empleo, en el mes de agosto el número de trabajadores inscritos en sus oficinas se ha incrementado en 61.083 personas, situando la cifra total de parados registrados en 3.969.661. En el periodo transcurrido entre agosto de 2009 y agosto de 2010, el número de parados registrados se ha incrementado en 340.581 personas, creciendo de este modo un 9,38%.

El incremento del número de desempleados durante el último mes es más elevado entre los hombres, con 35.065 nuevos desempleados (un 1,81%), que entre las mujeres, donde se dan 26.018 nuevas desempleadas (un 1,32%).

Si nos detenemos en el desempleo de los trabajadores menores de 25 años observamos como se incrementa en agosto en 2.349 personas, un 0,56%, frente al mayor porcentaje que aumentan los mayores de esa edad, un 1,68%, es decir, en 58.734 trabajadores. Con ello, la proporción de desempleados jóvenes sobre el total de parados se sitúa en el 10,6%.

En lo que respecta a los extranjeros, se registran 756 desempleados menos que en julio (un 0,1% menos), aunque si lo comparamos con el año anterior se incrementa en 80.289 nuevos desempleados (un 16,4% más).

Todos los sectores económicos menos la agricultura experimentan incrementos en el número de parados. En la industria crece un 1,92% (9.190 parados más), en la construcción se incrementa un 1,88% (13.606 nuevos parados) y en los servicios aumenta un 1,70% (38.093 desempleados más). Por su parte, el colectivo de trabajadores sin empleo anterior sube en 1.522 personas (un 0,45%).

El número total de contratos registrados en el mes de agosto asciende hasta 1.010.216, cayendo un 27,70% con respecto al mes anterior y aumentando un 6,92% si lo comparamos con los contratos firmados en agosto del año 2009. Peores son los datos que se registran con respecto al número de contratos de carácter indefinido que se han registrado al descender un 30,24% con respecto al mes de julio de este año y un 2,75% si lo comparamos con los datos de agosto del año anterior. Todo ello hace que se reduzca el ya de por si bajo porcentaje de contratos indefinidos sobre el total de contratos firmados que se registró en el mes de julio (6,86%), situándose en agosto en el 6,62%

Después de cuatro meses en los que se venían registrando descensos en cuanto al número de parados registrados en las oficinas de los Servicios Públicos de Empleo de nuestro país, las cifras de este indicador dan un vuelco y de nuevo pasa a registrar incrementos en el número de desempleados, de modo que nos volvemos a acercar nuevamente a los 4 millones de desempleados. En todos los sectores productivos, menos en la agricultura, se dan peores cifras que en meses anteriores, por lo que no se atisba ningún dato positivo al que agarrarse para ser optimista.

A ello se le une el hecho, que desde UGT ya advertíamos en meses precedentes, de que la reforma laboral vigente desde junio, que acaba de pasar otra fase al haber sido aprobada en el Senado, va en sentido contrario a la que sería deseable para que mejorase la situación laboral y económica en nuestro país. Cada vez son menores el número de contratos que se firman y a ello se le une el agravante de que el porcentaje que representan los contratos indefinidos es inferior mes a mes, llegando a representar en agosto tan sólo el 6,62%. Es decir, se contrata cada vez menos y además de manera temporal, con lo que la dualidad del mercado laboral se incrementará al aumentar la temporalidad, perpetuando vicios pasados del mercado laboral.

Queda demostrado de nuevo que la tan aclamada por algunos sectores reforma laboral no va a facilitar la recuperación y creación de empleo. Facilitar y abaratar el despido, reforzar el poder empresarial en detrimento de los derechos de los trabajadores, debilitar la negociación colectiva o privatizar el desempleo, entre otras medidas que suponen la reforma, va a conducir a que se repitan en meses venideros los datos tan negativos que hemos tenido en agosto, es decir, generando un incremento del número de trabajadores desempleados en prácticamente todos los sectores productivos de nuestro país y haciendo que las contrataciones laborales que se produzcan sean temporales en la gran mayoría de los casos, con lo que todo ello supone para nuestro mercado laboral, las condiciones en las que desarrollan su trabajo los trabajadores de nuestro país y hasta para el tejido productivo hacia el que nos encaminamos, sin sitio para sectores innovadores, con mayor capacidad de aportar valor añadido y que puedan ser la base de un crecimiento económico sostenible y duradero que tanto necesitamos.

A la pérdida de derechos por parte de los trabajadores que suponen la aplicación de ésta reforma, se le une le cambio de rumbo que ha experimentado la política económica del gobierno desde que comenzó el año y que comenzará a tener sus peores consecuencias una vez pase el periodo estival y se vuelvan a notar los efectos de la poca actividad económica que muestra nuestro país. Es necesario volver a recordar que no mejorará la situación de nuestro mercado de trabajo (a través de una mayor creación de empleo y un disminución del número de parados) hasta que no haya un crecimiento económico suficiente y sostenido, algo que no se consigue en ningún caso con recortes del gasto social ni de inversión productiva.

Una reciente muestra del deterioro de los derechos de los trabajadores lo encontramos en la prórroga del Programa Temporal de Protección por Desempleo, que recientemente se aprobó en el Consejo de Ministros. Según las nuevas condiciones del Programa, se añade el requisito de tener cargas familiares para poder tener acceso a la prestación, una exigencia que en el anterior programa no se daba y que supone reducir el colectivo de beneficiarios que podrían acceder de esta medida. Nueva muestra del cambio de política emprendida por el gobierno y del progresivo aumento de la desprotección que sufren los trabajadores de nuestro país en un contexto de cuatro millones de desempleados.

La reforma laboral aumentará la temporalidad y la precariedad y no contribuirá a la creación de empleo ni a la recuperación económica

La reforma laboral aumentará la temporalidad y la precariedad y no contribuirá a la creación de empleo ni a la recuperación económica

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek