Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Jueves, 15/11/2018
Portada > noticia
Diálogo de Viena ı Llamamiento de los sindicatos de trabajadores de comercio

Limitar el trabajo el domingo en la Europa unida

29/03/2004

Texto completo que nos ha hecho llegar la UNI del grupo de trabajo llamado DIÁLOGO DE VIENA y que tiene por finalidad, limitar el trabajo en domingo. Esta información y todo aquello en lo que vayamos participando respecto de este tema os lo haremos llegar a traves de la web.

Los sindicatos de trabajadores de comercio, junto con otros sindicatos y UNI-Europa Comercio lanzan una iniciativa emanante del “diálogo de Viena” a favor de la limitación del trabajo el domingo a escala internacional. De acuerdo con las decisiones de la Conferencia de UNI-Europa, celebrada en Estocolmo en 2003, los sindicatos se comprometen unánimemente al establecimiento  o el mantenimiento del domingo sin trabajar en el sector de comercio.

El domingo tiene un lugar especial en la vida cultural y en la tradición de las poblaciones europeas. De siempre, el domingo como día de descanso marca la pauta de la vida de las personas y permite mantener relaciones sociales y garantiza el contacto humano cultural y social.

Para los sindicatos, el descanso del domingo es un derecho adquirido esencial que debe defenderse y protegerse. Trabajar el domingo solamente se justifica en caso de que sea indispensable para la vida, la salud y la seguridad de las poblaciones, o para la satisfacción de las necesidades sociales y económicas esenciales. Todos los trabajadores activos en estos servicios deben percibir la indemnización adecuada bajo forma de días de descanso consecutivos y tener la posibilidad de participar totalmente en la vida social. Asimismo, se trata de garantizar el derecho fundamental a la libre práctica de una religión, porque para muchas personas en Europa, el domingo también tiene un significado ético y religioso.

Los ataques constantes contra el descanso dominical en el sector de comercio emanan de la competencia absurda y destructora entre las multinacionales de comercio. No se trata en absoluto de los intereses y necesidades de los consumidores, y aun menos de los trabajadores de comercio. Se trata sencillamente de una carrera desenfrenada por conseguir partes del mercado y asentar un dominio. Esta lucha de poder contribuye a la destrucción no solamente de las estructuras de comercio y de abastecimiento de proximidad en Europa, sino también de las tradiciones y de las identidades nacionales de los Estados Miembros y de su legislación. No hay ningún imperativo social que justifique la apertura de los comercios el domingo.

Las afirmaciones de que la mayoría de los trabajadores de comercio aceptarían con gusto trabajar el domingo si se les remunerara adecuadamente son falsas. La verdad es que la gente trabaja el domingo para asegurar su supervivencia y la de su familia, porque en numerosos Estados de la UE sus salarios son demasiado bajos y el costo de vida demasiado elevado. No es cierto que el tiempo de descanso en el ambiente familiar a la regeneración física y mental puedan reemplazarse con dinero.

Ante la importancia social del descanso dominical y los problemas que tienen los trabajadores de comercio, los sindicatos y sus miembros exigen a escala transnacional que el trabajo el domingo se limite estrictamente a las necesidades socioeconómicas esenciales. Según los sindicatos, este día de descanso fijado conscientemente por la sociedad, es un factor importante de prosperidad social y económica. Como tal, es un instrumento moderno y útil para crear una sociedad más humana. Ante la prosperidad creciente de la sociedad, el día de descanso es una expresión imprescindible de otra riqueza, el tiempo, en una Europa social y unida.

Considerando la ampliación de la Unión Europea, sobre todo las personas de los países candidatos al acceso esperan no solamente ventajas económicas, sino también mejores condiciones de vida y de trabajo, así como el respeto y la consideración de tradiciones y de identidad. El respeto del descanso dominical forma parte de ello. Simultáneamente, los ciudadanos de los Países Miembros, sobre todo en las regiones fronterizas, temen que la diferencia de regulaciones relativas a los horarios de apertura y el tiempo de trabajo tengan una influencia negativa.

Para que la unificación europea sea un éxito, deben considerarse efectivamente las esperanzas, expectativas e inquietudes de la población. Solamente si los trabajadores y las trabajadoras, incluidos los de comercio, tienen la impresión de que sus esperanzas y su necesidad de protección, entre las cuales también el derecho humano al descanso dominical, se toman tan en serio como los intereses de los gigantes del comercio y de la finanza, y solamente a esa condición, se alcanzará el acuerdo necesario para garantizar la realización permanente del proyecto de paz.

Numerosos sindicatos europeos de trabajadores de comercio hacen un llamamiento a todas las instituciones y asociaciones europeas y nacionales para que se adhieran a ellos con el fin de exigir el mantenimiento y el respeto del descanso dominical a nivel transfronterizo

· Esperan que, además de los sindicatos, las organizaciones de la sociedad civil y las asociaciones que reconozcan los intereses de sus miembros ejerzan una solidaridad activa en la cuestión del domingo sin trabajar.

· Piden que las iglesias se pronuncien públicamente, como ya lo han hecho, a favor de una limitación del trabajo el domingo, para contrarrestar la carrera al beneficio.

· Esperan de los empleadores y de sus organizaciones que respeten el derecho fundamental de su personal al descanso dominical y los días feriados, y que apoyen la iniciativa a favor de una limitación estricta del trabajo dominical a las necesidades socioeconómicas esenciales.

· Solicitan a las organizaciones y a los dirigentes políticos de los Estados que hagan todo lo posible para concretizar en la mayor medida posible el derecho al descanso de todos los ciudadanos y de garantizar el derecho al descanso dominical por vía legislativa.

· Llaman a las instituciones y a los dirigentes de la Comunidad Europea a que presten la mayor atención posible a la cuestión del reposo dominical y a elaborar una posición común al respecto con el fin de proteger a las poblaciones de Europa, tomando en cuenta la dimensión social y las identidades culturales.

Una Europa comunitaria, libre y democrática, por la paz y la prosperidad, no puede limitarse a una unión económica y monetaria. También tiene que abrir perspectivas creíbles de equilibrio social y de armonización de los intereses de los empleadores y de los trabajadores. La dimensión social de Europa no debe quedar en una fórmula teórica. Por el contrario, tiene que ser fuente de vida en el interés de todos los ciudadanos y del desarrollo político común de nuestro continente.

...................................................................................................................

*) Este llamamiento cuenta hasta ahora con el apoyo de los sindicatos de trabajadores de comercio de los países siguientes (al 3.02.2004):

Alemania (ver.di), República Checa (OSPO-CZ), Eslovaquia (OSPO-SK), Hungría (KASZ), Eslovenia (zsss), Croacia (Sth), Austria (GPA), UNI-Europa Comercio

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek