Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Viernes, 16/11/2018
Portada > noticia

Los agentes sociales aparcan la batalla del SMI para negociar el pacto de convenios

Cuevas, Fidalgo y Méndez pedirán una entrevista con Zapatero para reactivar el diálogo social tras la polémica creada por la revisión del salario mínimo

28/01/2005 | Estrella Digital

Cuando hay temas mayores que otros, y los menores no dejan avanzar en lo importante, hay veces que resulta conveniente aparcarlos y seguir adelante. Ésa parece ser la reflexión que hicieron el miércoles por la noche el presidente de la patronal, José María Cuevas, y los líderes de UGT, Cándido Méndez, y CCOO, José María Fidalgo.

De la reunión a tres bandas ha salido la decisión, concretada ayer, de aplazar sine die la revalorización del salario mínimo, que había encontrado la oposición absoluta de los empresarios, y centrar los esfuerzos en lograr un acuerdo para la renovación en el 2005 del pacto de convenios, algo que las centrales consideran de vital importancia. De cualquier forma, Cuevas, Fidalgo y Méndez van a pedir una reunión con el presidente Zapatero para oficializar el renovado impulso que quieren dar al diálogo social con vistas también al inicio inminente de los debates sobre la reforma del mercado de trabajo.

CCOO, UGT y CEOE volverán a reunirse el próximo martes para dar comienzo "de forma pública y oficial" a dos procesos "centrales" del diálogo social, como son la negociación colectiva y la reforma laboral, según anunció ayer el secretario de Acción Sindical de UGT, Antonio Ferrer. Antes de participar en la reunión del Consejo Confederal ugetista, Ferrer explicó que los agentes sociales llegaron a este acuerdo en la noche del miércoles en una cena "informal" a la que asistieron el presidente de la CEOE, el secretario general de la organización, Juan Jiménez de Aguilar, los líderes de CCOO y UGT, y los secretarios de Acción Sindical de ambos sindicatos, Ignacio Fernández Toxo y el propio Ferrer.

Con este pacto, los interlocutores sociales cierran un mes de desencuentros y de polémica provocada por la decisión del Gobierno de revalorizar el Salario Mínimo Interprofesional, medida que fue abiertamente criticada por la patronal y por el ministro de Economía, Pedro Solbes. Según explicó Ferrer, tras la cena "el fotograma ha cambiado" y los agentes sociales han asumido que "éste es el tiempo de la negociación, no el de enredarse en cosas que no interesan".

Desde ayer el escenario de juego es bien distinto. Si en plena polémica sobre el SMI la CEOE llegó a anunciar que pediría una reunión de Cuevas con el presidente Zapatero para aclarar qué va a suceder con el diálogo social, ahora el encuentro que se va a solicitar ya incluye también a Fidalgo y Méndez; y el objetivo, analizar conjuntamente "el momento del diálogo social y el impulso del mismo".

Arranca la negociación el día 1

Los sindicatos y la patronal acudirán el próximo lunes al Ministerio de Trabajo para escuchar las conclusiones de la Comisión de Expertos encargada de evaluar la situación del mercado laboral y los efectos de las reformas anteriores. Al día siguiente, los agentes sociales y el Gobierno abrirán oficialmente la mesa de diálogo en la que negociarán la próxima reforma del mercado de trabajo con el objetivo de aumentar el empleo y mejorar su calidad y reducir la temporalidad. La intención del Gobierno, CCOO, UGT y CEOE es que la reforma esté acordada este verano y pueda incluirse en los Presupuestos Generales del Estado del 2006.

Al mismo tiempo, los sindicatos y la patronal abordarán (esta vez sin el Ejecutivo) las discusiones para renovar el Acuerdo Interconfederal para la Negociación Colectiva de este año y lo harán con la intención de que el debate sea "lo más breve posible" porque "ya hemos perdido mucho tiempo", pese a que se trata de una materia "crucial para el aparato productivo", manifestó Ferrer. Explicó que ambas partes negociarán cómo aumentar la competitividad de la economía partiendo de un modelo de determinación salarial que está "muy claro" y que "no ha sido puesto en cuestión", sino que está "plenamente asumido por todos".

El modelo salarial que los agentes sociales han acordado en los últimos tres años se ha construido sobre el objetivo oficial de inflación, con mejoras derivadas de la productividad y la extensión de cláusulas de revisión salarial que garanticen el mantenimiento del poder adquisitivo de los trabajadores. Además de los salarios, los agentes sociales pactarán recomendaciones para atender a los retos de la Ampliación, de la liberalización de sectores como el textil, del desarrollo sostenible, el medio ambiente o la responsabilidad social de las empresas, entre otros.

El SMI "ya no está en nuestras manos"

En cuanto al salario mínimo, Ferrer dijo que ese asunto "ya no está en nuestras manos" porque, el pasado 30 de diciembre, el Consejo de Ministros tomó la decisión de modificar el Estatuto de los Trabajadores para asegurar el mantenimiento del poder adquisitivo de los perceptores de esta renta. A partir de ahora, el desarrollo normativo de ese acuerdo "está en manos del Gobierno" que es quien "tiene que gestionar su aplicación" aunque intentará hacerlo "con el máximo consenso".

Ferrer puntualizó que el acuerdo del Gobierno establece la revisión automática del SMI a partir del 2008, y, por lo tanto, "no se trata de algo urgente". Para evitar situaciones como ésta, que ha bloqueado el diálogo social durante más de un mes, Cuevas propuso anoche al resto de interlocutores establecer "una especie de protocolo" que permita que "ciertas situaciones no supongan una rémora" para el proceso de discusión, propuesta que los sindicatos valoran, según Ferrer.

Parece claro, de cualquier forma, que la postura de los sindicatos no es la misma que días atrás, cuando advertían de que un acuerdo sería imposible si no se mantenía lo pactado en diciembre, y que el diálogo social estaba en peligro. Si bien es cierto que siempre apostaron por diferenciar la discusión del SMI con la renovación del pacto de convenios, las centrales habían lanzado un claro mensaje de advertencia sobre la actitid de la CEOE sobre el salario mínimo y su repercusión en futuras negociaciones de mayor calado, como la de la reforma laboral.

El "juego" de empresarios y sindicatos

El 'número dos' de la CEOE aportaba ayer algo más de luz a lo sucedido el miércoles. Según Jiménez Aguilar, los sindicatos sabían que la revalorización del SMI constituía un obstáculo para los empresarios, "al igual que para el objetivo de la negociación colectiva".

Según el dirigente de la patronal, los representantes de las organizaciones empresariales y sindicales han tenido tanto trato que se conocen en profundidad y saben las limitaciones de unos y otros. "Ellos han visto que el SMI podría representar un obstáculo para la negociación, y sin decir que renuncian a la revisión automática del mismo, hemos acordado dejarlo aparcado hasta que llegue el momento oportuno de abordar esa cuestión, en septiembre o cuando se estime oportuno", añadió.

En este sentido, explicó que UGT y CCOO necesitan lograr un acuerdo sobre la negociación colectiva para que actúe como una "red de defensa", ya que también están preocupados por el maremágnum del debate territorial y apuestan por la unidad de mercado. "Si nosotros decimos que cada territorio o sector negocie libremente, eso les perjudicaría, y como ellos saben que para la patronal lo del SMI era un obstáculo, pues hemos llegado a ese entendimiento. Hay una especie de juego", concluyó.

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek