Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Miercoles, 12/12/2018
Portada > noticia
EPA CUARTO TRIMESTRE

Los datos de la EPA constatan que el empleo no se crea mediante reformas laborales impuestas

Para UGT, el cambio de modelo productivo resulta imprescindible para reactivar la economía

28/01/2011 | UGT

Los datos de la EPA referentes al cuarto trimestre de 2010 publicados hoy por el INE muestran un aumento en el número de desempleados de 121.800 personas frente al trimestre anterior, lo que eleva la tasa de desempleo hasta el 20,3%. Estos datos confirman que la recuperación aún está lejana. Para UGT, se vuelve a constatar que el empleo no se crea mediante reformas laborales, sino con la recuperación de la actividad económica, y para ello el cambio de modelo productivo no puede seguir demorándose. El sindicato considera imprescindible que dentro del Pacto Global se incluyan medidas de política industrial, energética y de innovación, que impulsen este cambio de modelo productivo hasta uno que nos permita crecer económicamente y recuperar los niveles de empleo. Además, este camino no debe hacerse a través de reformas impuestas, sino mediante reformas consensuadas, con la implicación de los interlocutores sociales, que nos lleve a una recuperación sostenida, duradera y equilibrada, apostando por la calidad del trabajo y consolidando el Estado del Bienestar.

La Encuesta de Población Activa, cuyos datos referentes al cuarto trimestre del año 2010 ha publicado oficialmente hoy el INE, recoge un nuevo aumento del número de desempleados, de 121.800 personas frente al trimestre anterior, lo que eleva de nuevo la tasa de paro hasta el 20,3% de la población activa, cinco décimas más que en el tercer trimestre de 2010, y un punto y medio por encima de la recogida hace un año. Además, la población ocupada disminuye, tras dos trimestres de creación de empleo, en 138.600 personas, lo que supone una reducción del 0,7% respecto al trimestre anterior.

Hay un descenso de la población activa en 16.700 personas, aunque al distinguir por sexos, esta reducción es íntegramente masculina (del 0,8%), pues la población femenina se sigue incorporando incesantemente al mercado de trabajo, aumentando en un 0,8% en términos trimestrales. Si distinguimos por nacionalidad y sexo, la población femenina nacional es la única que aumenta respecto al trimestre anterior (en un 1,4%) mientras todos los demás grupos disminuyen. Sin embargo, en la comparación con el mismo periodo del año anterior, se recoge un aumento de la población activa de 132.300 personas, un 0,6%, de nuevo gracias al aumento constante de la población activa femenina (2,1%) frente a la reducción de los hombres activos (en un 0,6%).

La disminución en el número de ocupados, tras dos trimestre seguidos de aumentos, recalca la estacionalidad de los datos: una vez superada la temporada estival, el mercado de trabajo sigue mostrando la escasa demanda de actividad económica, mostrando una caída de la ocupación de un 0,7% frente al tercer trimestre de 2010 (138.6000 ocupados menos) y de un 1,3% si la comparación es interanual (237.700 ocupados menos). Esta destrucción de empleo es de nuevo completamente masculina (cae la ocupación en un 1,6%), frente al incremento en el número de mujeres ocupadas (27.900 más).

Caen los asalariados, especialmente en el caso de los que tenían contrato temporal (en un 3,8%, debido a que la creación de empleo de los trimestres anteriores era únicamente debido a las actividades relacionadas con la época estival), ya que el número de ocupados con contrato indefinido aumenta apenas un 0,1%, gracias al aumento de mujeres contratadas con este tipo de relación indefinida (72.300 más, mientras hay 64.900 hombres menos con contrato indefinido).

Por tanto, la tasa de temporalidad cae nuevamente al 24,8%, siete décimas menos que en el tercer trimestre de 2010 y tres décimas menos que hace un año.

Por sectores, la mayor destrucción de empleo, en términos relativos, se concentra, una vez más, en la construcción, con una disminución de los ocupados del 5,7% respecto al tercer trimestre del año; seguida de una caída en el sector servicios del 0,9%. En la agricultura y en la industria, por el contrario, aumenta el número de ocupados en un 6,7% y en un 0,9% respectivamente.

Con todos estos datos, la tasa de paro se sitúa de nuevo en una senda ascendente, aumentando también la tasa de paro de larga duración en un elevado 9,3% de la población activa, con el peligro de convertir el desempleo en paro estructural: el 45,9% de los desempleados lleva más de un año en esa situación, 11,4 puntos más que hace un año.

El número de hogares en los que todos sus miembros en activo se encuentran en desempleo, aumenta de nuevo en 35.600: hay ya 1.328.000 hogares en esta situación, un 2,8% más que en el trimestre anterior, lo que supone un 8,9% más que hace un año.

Conclusiones:

Los datos del mercado de trabajo que publica hoy el INE confirman que la recuperación aún está lejana. La actividad económica ha sufrido el deterioro que los efectos del recorte de gasto público e inversión ya nos hacían presagiar y esto se traslada inmediatamente al mercado de trabajo. Tras la ligera recuperación del tercer trimestre, la realidad confirma que el empleo no se crea mediante reformas laborales, sino con actividad económica. Una vez desaparecida la actividad ligada al periodo estival, la contratación (toda temporal) vuelve a la senda anterior: desaparece.

No se puede pretender hacer creer que con cambios en los sistemas de contratación se vaya a recuperar el nivel de empleo: hace falta recuperar actividad económica y hacerlo en los sectores que tienen más posibilidades de crecimiento futuro y de capacidad de aportar valor añadido. El cambio del modelo productivo no puede seguir demorándose: no podemos seguir siendo una economía que dependa exclusivamente del turismo y la construcción.

Por ello, la ayuda de las políticas activas en el aumento de la ocupación y en la reducción del desempleo, se convierte en fundamental. Es necesario promover el papel de los servicios públicos de empleo en la dinamización del mercado de trabajo, aunque su evolución dependa principalmente de otras políticas que contribuyan a la recuperación de la actividad económica en los distintos sectores productivos.

Por eso es tan importante que en el pacto global que se está tratando de alcanzar, se incluyan las políticas industrial, energética y de innovación, que pueden facilitar e impulsar el tan necesario cambio de modelo productivo, hacia uno que nos permita crecer económicamente y por tanto recuperar los niveles de empleo. Y además, crecer de forma sostenida, duradera y equilibrada, apostando por la calidad del trabajo en un consolidado Estado de Bienestar.

Este camino no debe hacerse a través de reformas impuestas, cumpliendo los criterios definidos desde Bruselas, sino con reformas consensuadas, con la implicación de todos los interlocutores sociales, que siempre tendrán mejores resultados que aquellas imposiciones que acatan las directrices de los tecnócratas de la ortodoxia económica.

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek