Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Viernes, 21/09/2018
Portada > noticia
NO A LA REFORMA LABORAL

Los datos desmienten al Presidente del Gobierno: no hay cambio de patrón en el ajuste del mercado de trabajo

La reforma laboral ha favorecido el uso de los despidos como forma de flexibilización ante la crisis

12/02/2013 | UGT

Los datos económicos desmontan las declaraciones que el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha realizado hoy durante unas jornadas organizadas por “The Economist” al afirmar que la reforma laboral ha evitado destrucción de empleo mediante flexibilidad interna, y que observa un cambio en el patrón de destrucción de empleo en nuestro país.

La realidad es que la reforma laboral ni ha creado empleo ni ha frenado su destrucción, y que el despido ha sido la herramienta de ajuste más utilizada.

Para el sindicato, ni se vislumbra la recuperación del empleo ni la de la actividad económica, porque con políticas como las que está implantado el Ejecutivo y con reformas estructurales que profundizan la desigualdad y dificultan la recuperación, no se puede crecer.

Las políticas que solo tienen por objetivo reducir el déficit público no pueden favorecer el crecimiento, y no se está poniendo ninguna base para un cambio el modelo productivo que favorezca un crecimiento sostenible y duradero.

Los datos de la EPA y el avance del PIB para el cuarto trimestre de 2012 no apuntan ni mejoría ni cambio de tendencia, es más, señalan que la caída del número de ocupados es mayor a la prevista inicialmente (ha caído un 4,5% en 2012 respecto a 2011, frente a la disminución del 3,7% que se señalaba en las previsiones del Gobierno, en septiembre de 2012). 

En un año se ha reducido casi un 5% el número de ocupados. Entre diciembre de 2011 y diciembre de 2012 descendió el número de ocupados en 850.000 personas. El número de desempleados ha crecido más del 13% desde fin del año 2011 hasta fin de 2012. 

Desde el tercer trimestre de 2008 no se ha llegado a recuperar el empleo en el sector privado: hay 2.747.800 asalariados menos mientras que en el sector público, hay 72.900 menos que entonces. Es cierto que gracias a la reforma laboral se está destruyendo empleo a mayor ritmo en el sector público que en el privado, desde hace dos trimestres, pero eso no significa que se deje de destruir empleo también entre los asalariados del sector privado: se destruye empleo, tanto público como privado. 

Por utilizar el mismo ejemplo que usa el Presidente: en el sector automovilístico, la reducción del número de ocupados está siendo más acelerada que en el resto de sectores, especialmente en los dos últimos trimestres de 2012. 

En cuanto a la flexibilidad del mercado de trabajo a través de los expedientes de regulación de empleo, se puede constatar que el número de expedientes autorizados, (o comunicados desde que entrara en vigor la reforma laboral), se ha incrementado considerablemente desde febrero de 2012. 

A día de hoy (12 de febrero de 2013) no se dispone de los datos de diciembre, mes en el que aumentan considerablemente los expedientes debido al cierre de empresas al finalizar el año, y sólo se puede llevar a cabo un análisis del periodo comprendido entre febrero y noviembre de 2012. 

En noviembre de 2012 se tramitaron un 35% más de expedientes que en el mismo mes del año 2011. Además, los expedientes no pactados crecieron un 29% en ese periodo y su peso ha pasado de representar un 5% en el mes de enero de 2012 a un 8% en noviembre. 

A través de los anteriormente denominados expedientes de regulación de empleo (ahora despidos colectivos, incluyendo los procedimientos concursales), se puede contrastar la evolución de las extinciones de empleo. La reforma laboral ha favorecido el uso de los despidos como forma de flexibilización ante la crisis, al relajar las condiciones que suponen una causa de despido, a pesar de que según la reforma, se favorezcan otras formas de flexibilización como la suspensión temporal o la reducción de la jornada. 

En este sentido, hay que dejar constancia del desconocimiento que se tiene del destino de esos expedientes, inicialmente de suspensión o reducción, pero que pueden fácilmente finalizar en extinción. La ausencia de este dato dificulta el análisis real de los EREs. 

Junto al aumento del número de expedientes, se ha producido un fuerte incremento del número de trabajadores afectados por expedientes de suspensión y de reducción de jornada (facilitado por la nueva justificación de las causas, especialmente las económicas), pero también han aumentado los afectados por extinción. 

En el periodo transcurrido entre febrero y noviembre de 2012, el número de trabajadores afectados fue muy superior a los años previos, en todos los tipos de expedientes (un 45,1% más que entre febrero y noviembre de 2011), y especialmente en el caso de los de suspensión (un 51% más) y reducción (un 60,4%), aunque también en los de extinción (14%).

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek