Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Martes, 20/11/2018
Portada > noticia
STC 231/2012, de 29 de noviembre | BOE de 22 de enero de 2013

¡Manda carallo!*

29/11/2013 | Bernardo García, abogado del Gabinete Jurídico de la CHTJ-UGT y profesor asociado de la Universidad Rey Juan Carlos

-----------------------------------------------------------------------------------------------

Ponente:

Andrés Ollero Tassara

Voto particular Adela Asua Batarrita

Voces:

•  Inadmisión arbitraria de demanda por valoración de su calidad técnica y rigor expresivo.

Supuesto:

Arquitecto que sin asistencia letrada presenta demanda de reclamación de cantidad contra el que denomina grupo familiar económico empresarial y de interés formado por 26 personas físicas y jurídicas, vertiendo a lo largo de aquélla las siguientes expresiones: “responsables de estos desaguisados”, “meten de aquí, sacan de allá”, “resulta más de lo mismo y más de lo de siempre”, “sostenella e no enmendalla”, “tiene toda la pinta”, “ellos solitos se lo cocinan y se lo comen”, “Padre & Madre & hijas & yerno, todo queda en el clan familiar”, “manda carallo, como diría Er Carrabouxo”, “si no se pone un toque de humor ni de ironía uno se colgaría en un arbusto ante el drama y la tragedia que supone todo despido”.

El Juzgado de lo Social 4 de Ourense requirió al demandante para que subsanara la demanda, eliminando las expresiones coloquiales, superfluas e impropias de un escrito procesal, que es contestado por el actor sosteniendo que la redacción y estilo de la demanda es ejercicio de la libertad de expresión, opinión y defensa, añadiendo que se desconocen las expresiones a corregir, al no citarlas ni precisarlas la diligencia del Secretario. El Juzgado dicta Auto a continuación inadmitiendo la demanda y archivando las actuaciones.

Criterio:

Recuerda el TC su conocida y reiterada doctrina sobre el derecho a la tutela judicial efectiva, en la vertiente del derecho de acceso a la jurisdicción (art. 24.1 CE) (fj 2). Considera que en este caso se ha vulnerado el derecho fundamental porque no es posible advertir que concurriera en la demanda un incumplimiento de los requisitos procesales exigibles en la ley. El requerimiento de subsanación se situó en el terreno de la valoración de la calidad técnica y del rigor expresivo de la demanda, de manera que el Auto del Juzgado no solo ha incurrido en un formalismo enervante, sin ajustarse al estricto canon que impone el principio “pro actione”, sino directamente en la arbitrariedad (fj 3). Matiza por último el TC que no se presenta en  este supuesto una cuestión de libertad de expresión, que podría obligar a interpretar que las demandas insultantes son inadmisibles, porque el legislador no ha previsto tal supuesto, de manera que un órgano judicial no puede inadmitir una demanda en razón al lenguaje utilizado por cuanto este motivo no está previsto entre los específicamente tasados (fj 4).

Reitera criterio:

SSTC 119/2007, de 21 de mayo (fj 3); 52/2009, de 23 de febrero (fj 2) y 125/2010, de 29 de noviembre (fj 2). 

*Expresión coloquial gallega, quizá un tanto procaz, que puede denotar sorpresa, hartazgo o indignación

¡Manda carallo!*

¡Manda carallo!*

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek