Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Sábado, 17/11/2018
Portada > noticia
LA PLATAFORMA

Necesaria, ¿para quién? (La reforma constitucional)

05/09/2011 | Santos Nogales Aguilar, Secretario Federal de Acción Sindical CHTJ-UGT

Desde luego que no para los millones de votantes que dieron su confianza a los partidos de izquierdas, ni para las 51.183 personas que este mes han engrosado la alarmante cifra de parados que se suman a los cuatro millones largos que ya lo estaban, ni para las miles que, sin desfallecer, muestran su repulsa todas las tardes en las calles de nuestras ciudades. Y sorprendentemente, tampoco la caprichosa Bolsa ha tenido un comportamiento positivo.

Entonces, ¿a quién favorece la reciente reforma constitucional aprobada por el Congreso? Desgraciadamente, los supuestos favorecidos no están entre los mortales de a pie, habrá que buscarlos entre las bambalinas de los mercados, o quizá en la opacidad del entramado financiero de la especulación.

Se trata pues de una reforma avalada por los votos de los dos grandes partidos españoles, que gracias a la matemática parlamentaria han tomado una lamentable decisión de espaldas al sentimiento que grita la calle. Es esta una decisión que nuevamente deja patente la lejanía entre la miope visión de determinados parlamentarios y nuestra dura realidad cotidiana.

Lejanía que se acrecienta por momentos. Solo hay que observar los arduos esfuerzos que tienen que realizar los diferentes voceros políticos para explicarnos lo que para el más elemental sentido común carece de toda explicación lógica y razonable.

Cierto que la situación es preocupante, problemática, dramática para muchos, pero desde luego las decisiones recientes no son la solución. Veamos si no: aumenta el paro, el descenso del consumo no remonta el vuelo, miles de familias continúan bajo la amenaza de ver mermada su capacidad de endeudamiento, el trabajo sigue devaluándose con el incremento de la temporalidad, y cientos de miles de ciudadanos observan cómo servicios sociales esenciales –educación, sanidad– están siendo expoliados hasta el punto de poder colapsar en cualquier momento.

Y la realidad continua imponiendo su machacona y cruda valoración a las medidas de nuestros dirigentes, gritándoles con desgarro que esa no es la salida. Nunca puede ser la salida de esta crisis la devaluación de los logros del Estado de bienestar, ni, por supuesto, degradar el empleo. Jamás escaparemos de esta vil encrucijada sin poner coto a las presiones y desmanes de los mercados financieros.

Y nuestros sordos políticos sin querer entender ni considerar que nosotros –los ciudadanos de a pie– ya hemos cumplido con nuestra parte del sacrificio, en tanto que los únicos culpables de la crisis continúan enriqueciéndose con cada vaivén bursátil; desde la tranquilidad de sus villas, o desde el otero de sus rascacielos.

En absoluto necesitábamos una reforma constitucional que en nada nos favorece. Si bien, y mal que nos pese, sabemos quiénes son los auténticos beneficiarios de la misma: aquellos que han impuesto el “mercantilismo” y la insolidaridad en la Constitución de todos, hipotecando así las políticas sociales de este y futuros gobiernos.

El único argumento que cansina y repetitivamente pregonan es que se trata de favorecer la estabilidad del euro. Me imagino que no será el que solitario en mi bolsillo apenas si me da para un café.

Anclados en su sinrazón y huérfanos de cualquier sentido democrático siguen negando la palabra a los ciudadanos, a los electores, al pueblo soberano. Insólito, innecesario y decepcionante.

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek