Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Miercoles, 20/06/2018
Portada > noticia
Nuevo Director General para el gigante hotelero Accor

Organizaciones sindicales internacionales se preguntan si las "nuevas" prioridades incluyen el respeto de los derechos

• ¿Es Accor el nuevo McDonald’s?

• ¿Se concederán en franquicia los derechos de los empleados junto con los hoteles?

• ¡La UITA insta al gobierno francés a actuar!

18/11/2010 | UITA

Denis Hennequin fue designado para reemplazar a Gilles Pélisson como Director General del grupo hotelero mundial Accor, a partir del 15 de enero del 2011. Los analistas financieros estarán analizando detalladamente a Hennequin para ver si puede producir los resultados prometidos por esta “nueva fase” marcada por “la definición de prioridades y su ejecución”. Los empleados/as de Accor también están observando a la nueva administración.

La UITA, que representa a trabajadores/as sindicalizados de Accor en todo el mundo, elevó hoy una presentación ante el ministerio gubernamental de Francia responsable de asegurar el cumplimiento de las Directivas para Empresas Multinacionales de la OCDE. Bajo Pélisson, la ‘transformación radical’ de Accor implicó el constante retroceso del compromiso manifestado por la compañía de respetar los derechos de sus empleados/as – y sistemáticas violaciones de los derechos sindicales.

El cambio de las jerarquías no es de sorprender – Pélisson es el segundo directivo superior a ser desbancado desde que Colony Capital y Eurazeo absorbieron una importante participación en Accor en el año 2008, cuando también entonces excluyeron una media docena de los miembros del Directorio.

Los más de 20 años de trayectoria de Hennequin en McDonald’s Europa lo convirtieron en el candidato ideal para dirigir un grupo hotelero que está esforzándose por deshacerse de su tranquilo capullo hotelero con miras a emerger como un paquete de marcas basadas en concesiones de franquicias y administración. Con el objeto de satisfacer a los inversores impacientes, Pélisson dividió el negocio de los vales canjeables y las operaciones de hotelería, gravó la considerable deuda del Grupo sobre la entidad hotelera y comenzó a vender las pertenencias de la familia tan rápidamente como el mercado podía absorber las propiedades (ver Demerging Accor – less than the sum of its parts? (Fragmentando

a Accor - ¿menos que la suma de sus partes?). Quizás el remate de las propiedades, junto con sus empleados/as, no haya sido lo suficientemente veloz como para satisfacer a los inversores – y de ahí pues la última reorganización.

En 1995, Accor firmó un acuerdo sobre derechos sindicales con la UITA, comprometiendo a la compañía a respetar las normas laborales internacionales y el derecho de los empleados/as de Accor de asociarse a las organizaciones sindicales de su elección. Específicamente, el acuerdo protege a los empleados/as "contra todos los actos de discriminación que tiendan a violar la libertad sindical". Pero según lo documenta extensamente la presentación de la UITA ante el Punto Nacional de Contacto francés para las Directivas de la OCDE, Accor ha resistido ferozmente en Canadá la sindicalización de sus hoteles Novotel en Mississauga, Ottawa y North York, Ontario. Las represalias contra los esfuerzos de sindicalización – con la asistencia de una consultora de mala fama dedicada al “rechazo sindical” – comprendieron penas a los partidarios sindicales mediante el acoso, la discriminación, la pérdida del ingreso y despidos. En Toronto y Ottawa, la mayoría de los trabajadores/as en los hoteles de servicio completo son miembros sindicales (Ottawa: 63%; Toronto: 70%). Sin embargo, tres de los cuatro Novotels operados por Accor en la provincia permanecieron no sindicalizados – como resultado de la implacable oposición de la gerencia a permitir que los trabajadores/as ejerzan los derechos estipulados en su acuerdo de 1995.

En Bénin, los miembros de la UITA no han contado, por más de una década, con un convenio que reglamente los términos y condiciones de trabajo en el Novotel Cotonou Orisha, un establecimiento de 110 habitaciones a orillas del mar. En tanto que elude sus obligaciones legales, la gerencia intervino unilateralmente para establecer nuevos sistemas de salarios y contrataciones. Los trabajadores/as han tenido que luchar para asegurar el cumplimiento de las reglamentaciones de salud y seguridad.

Mientras que de tiempo en tiempo desempolva sus acuerdos sobre derechos sindicales para demostrar sus credenciales de “responsabilidad social”, Accor no respondió de manera importante a las comunicaciones relativas a estos problemas procedentes del Comité de Empresa Europeo, de la UITA y de sus organizaciones afiliadas.

Dado que las Directivas de la OCDE obligan a los gobiernos signatarios a garantizar su cumplimiento respecto a las actividades de las compañías transnacionales situadas en su territorio, el Secretario General de la UITA, Ron Oswald, comentó: “Hemos recurrido al procedimiento de la OCDE porque nada más parece llamar suficientemente la atención de Accor a los efectos de ocasionar un cambio real en la forma que opera. Se moviliza rápidamente con grandes cambios de gestión a fin de satisfacer a los inversores – es hora de comprobar si la nueva dirección está dispuesta a dar vida a los compromisos que suscribió en 1995”.

* * * * *

La Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación, Agrícolas, Hoteles, Restaurantes, Tabaco y Afines (UITA) es una federación sindical internacional compuesta por 383 organizaciones afiliadas en 124 países que representan a un total de 2,6 millones de miembros. Su sede se encuentra en Ginebra, Suiza.

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek