Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Domingo, 24/06/2018
Portada > noticia
LA PLATAFORMA

¿Pero, a quien estamos cediendo nuestra soberanía?

29/08/2011 | Santos Nogales Aguilar, Secretario Federal de Acción Sindical CHTJ-UGT

Una de las esencias de los sistemas democráticos radica en hacer que la voluntad mayoritaria que los ciudadanos manifiestan en las urnas sea transformada en acciones políticas en las diferentes leyes que se pongan en marcha durante la legislatura.

Y cuando un partido es aupado al poder por la decisión de los electores, estos esperan que las promesas electorales se conviertan en beneficio para el conjunto de la sociedad, es mas, los votantes depositan su confianza en determinadas opciones en la seguridad de que esta hará política basada en la protección de los mas débiles, fortalecerá el Estado del Bienestar, destinando sus esfuerzos presupuestarios en las áreas mas sociales y ello deberá repercutir en mayor bienestar general de la sociedad.

Pero con la anunciada modificación constitucional, tengo la impresión que cualquier partido que alcance la capacidad democrática de gobernar estará condicionado,desde antes de lograrla, con una política de gasto limitado y por tanto sin maniobra para poder dar la cobertura necesaria a las áreas que de suyo son generadoras de riqueza social pero deficitarias en si mismas.

Esta es la modificación que nos presentan los grupos parlamentarios, parece que de manera mayoritaria, con la reciente iniciativa del actual Gobierno. Es decir que nuestra Constitución determine el margen de gasto - déficit - en relación con el crecimiento del producto interior bruto. Es evidente que esta propuesta solo puede conducirnos a la dependencia de los vaivenes financieros y queda desligada de los objetivos y prioridades que la sociedad pudiera necesitar al decidir que opción política debe tener la responsabilidad de gobernar.

Dicho de otra manera - quizás no tan científica - estaremos haciendo una cesión de nuestra soberanía en política económica, no hay que olvidar que las acciones políticas están cargadas de decisiones económicas, hacia determinadas opciones ideológicas que tienen como paradigma la reducción del gasto social. Habremos hipotecado nuestra capacidad como ciudadanos de optar por políticas económicas que beneficien al conjunto de la sociedad.

Y, ¿a quien estamos cediendo esta capacidad soberana de la sociedad?, desgraciadamente no lo estamos haciendo a instituciones europeas con posibilidades reales de legislar para el conjunto de Europa, y si por el contrario, estamos entregando nuestro futuro a las imposiciones - una vez mas - de los mercados, con el problema añadido de que estos no están sometidos a ninguna regla democrática, campan por sus respetos sin mas objetivos que el mero beneficio obtenido con la especulación del esfuerzo de todos.

A todo esto hay que añadir, que nuestro Parlamento - auspiciado por la audacia gubernativa - tiene intención de aprobar esta modificación constitucional sin consultar al pueblo soberano. Imprudente decisión cuando se trata de modificar la Carta Magna.

Y sorprendente argumentación la que estamos escuchando desde los mentideros gubernamentales, cuando sostienen que con ello daremos confianza a los inversores. Como para no darla, si estamos poniendo en sus manos nuestros limites de gasto social.

Todo esto cuando la voz generalizada de la sociedad esta reclamando que la política recupere su preeminencia sobre el desmadre de los mercados,fijando normas que impidan que el bienestar del conjunto de la sociedad este al pairo de especuladores.

Desgraciadamente se vuelve a poner de manifiesto un nuevo y grave desencuentro entre las expectativas de los ciudadanos y la accion de nuestros políticos.

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek