Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Martes, 21/08/2018
Portada > noticia

Rechazada la directiva de los "No Derechos"

UGT se congratula del rechazo provisional de la propuesta de directiva sobre permiso único y marco de derechos para los trabajadores no comunitarios en el Parlamento Europeo. Ésta, hubiera implicado otro paso atrás en materia de derechos para el conjunto de la población trabajadora europea que se hubiera sumado a las decisiones sobre la expulsión de ciudadanos rumanos de etnia gitana o a las sentencias del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas que avalan la desigualdad entre trabajadores europeos y que ponen en cuestión los derechos sociales de la población trabajadora, el papel de los convenios colectivos y las organizaciones sindicales. Las instituciones europeas, con propuestas como estas, siguen con su proceso de segmentación de la sociedad y el mercado laboral europeo, tomando decisiones que van en contra de los valores propios de las sociedades democráticas y que atacan directamente a la justicia y a la igualdad y que afortunadamente, en este caso, momentáneamente se han visto frenadas.

14/12/2010 | UGT

La propuesta de Directiva sobre permiso único y marco común de derechos para los trabajadores de terceros países solo puede calificarse como vergonzosa para cualquier sociedad democrática. Ya en su redacción inicial del año 2007, UGT la calificó negativamente, porque a juicio de nuestra organización ponía en cuestión el principio de igualdad de trato y oportunidades. En su tramitación, hasta llegar a la votación que ha tenido lugar hoy, su contenido fue empeorando progresivamente. En lugar de un marco común de derechos, la propuesta establecía un “marco de no derechos”.

Esta propuesta de Directiva reflejaba el objetivo de conseguir a cualquier precio mano de obra barata, reducir costes eliminando derechos de la población trabajadora. No solo quedaban fuera del mínimo marco de derechos determinadas categorías de trabajadores procedentes de terceros países (entre ellos los trabajadores de temporada o los trabajadores desplazados) sino que incluso, a aquellos que les seria de aplicación, los estados miembros pueden poner limitaciones a la igualdad en estos derechos con los trabajadores nacionales. Es decir, se configura un marco de derechos, únicamente para luego poder restringirlo al amparo de la legislación.

Limitaciones a los derechos de igualdad en las condiciones de trabajo, afiliación a organizaciones sindicales, educación, protección social, pago de pensiones, beneficios fiscales, acceso a bienes y servicios. Todo ello, en función de si se domina o no la lengua del país, restringiendo el acceso a becas, estableciendo el acceso a la vivienda pública únicamente para quienes lleven tres años en el país, limitando el derecho de sindicación a quienes tengan trabajo y restringiendo el acceso a la protección social de los desempleados.

Esta Directiva perseguía el objetivo de tener mano de obra barata al mínimo coste, no solo salarial sino social, negando derechos básicos que a la clase trabajadora nos ha costado años conseguir. En lugar de conseguir ese beneficio máximo trasladando las empresas a otros países, simplemente se recurre a la medida de externalizar los puestos de trabajo en función de la nacionalidad del trabajador que la ocupe. No es sin embargo la única medida adoptada con el mismo o parecido resultado, ni todas afectan exclusivamente a los trabajadores nacionales de terceros países. Si bien, hace años consiguió pararse la propuesta de Directiva Bolkestein que permitía que las condiciones de trabajo fueran las del país de origen del trabajador nacional y no de las del país de trabajo, las decisiones del Tribunal Europeo de Justicia de las Comunidades Europeas en casos relacionados con la libre circulación de trabajadores nacionales de la Unión y la libre prestación de servicios, en la practica han establecido no solo que es aceptable y legal la desigualdad (en este caso entre trabajadores nacionales de la Unión Europea), sino que además suponen un ataque a la vigencia de los convenios colectivos, al señalar que hay trabajadores a los que estos no son de aplicación.

Esto mismo sucede con esta propuesta de directiva; promueve que en una empresa pueda haber tantas condiciones de trabajo distintas como nacionalidades o tipos de autorización en el caso de extracomunitarios, tengan sus trabajadores. Pero además se extiende esta desigualdad al conjunto de la sociedad, dando la posibilidad de limitar derechos fundamentales como la sindicación o el acceso a la educación o a la protección social. Y todo ello, hay que recordarlo, respecto a trabajadores no comunitarios en situación administrativa regular.

La Unión Europea, una vez mas, se convierte en una Europa que olvida (cuando se trata de derechos sociales y conquistas que nos han costado años a la clase trabajadora), los valores democráticos de los que tanto presume. Valores, por cierto, que algunos, también en nuestro país, parecen empeñados en recordar a los extranjeros no comunitarios que han de respetar.

Por ello UGT se felicita del resultado de la votación de hoy. Pero recuerda que esto no implica el fin de la propuesta de Directiva, puesto que la Comision Europea no ha anunciado su retirada y por lo tanto la propuesta volveria a la comisión parlamentaria en que se trató. La Comision Europea, si opta por no retirarla, puede, en cualquier momento modificar su propuesta incorporando las enmiendas del Parlamento o reformularla como quiera.

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek