Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Martes, 22/05/2018
Portada > noticia
CONFEDERAL I EMPLEO

UGT considera necesario el desarrollo de las políticas activas de empleo y la prórroga del Plan Prepara

Los datos demuestran los efectos nocivos de las políticas de ajuste y el fracaso rotundo de la reforma laboral

02/08/2011 | UGT

Las cifras de paro correspondientes al mes de julio publicados hoy por los Servicios Públicos de Empleo muestran un descenso de 42.059 desempleados, lo que supone una caída del 1% en términos relativos. Se trata del cuarto mes consecutivo de descensos, algo que, podría considerarse positivo de no ser coyuntural y estar determinado por el buen año de actividad turística. Sin embargo, UGT ve previsible que, una vez pase la época estival, comience una nueva fase de destrucción de empleo como ocurrió el año pasado. Los datos revelan los efectos nocivos de las políticas de ajuste sobre nuestro mercado de trabajo y el fracaso rotundo de una reforma laboral que ni ha servido para crear empleo ni para reducir la temporalidad. El sindicato considera necesario el desarrollo de las Políticas Activas de Empleo, especialmente en los colectivos más afectados por la crisis económica -jóvenes, parados de larga duración y trabajadores de más edad-, y la prórroga del Plan Prepara para garantizar la protección ante el descenso de la cobertura por desempleo.

El paro registrado en las oficinas de los Servicios Públicos de Empleo ha descendido en 42.059 personas en el mes de julio con respecto al mes anterior, lo que supone una caída del 1% en términos relativos. Si comparamos el dato del paro con el registrado en el mes de julio de 2010, el paro aumenta en 171.164 personas, un 4,4% en términos interanuales. Esto hace que la cifra de parados registrados se sitúe en 4.079.742 personas.

Por género, se registran 20.555 parados menos entre los hombres y 21.504 entre las mujeres, lo que supone que el paro se reduzca un 1% con respecto a junio en ambos casos. En términos interanuales, las mujeres registran 103.920 desempleadas más que hace un año (aumenta un 5,3%), mientras que la subida entre los hombres es menor, crece en 67.244 personas (un 3,5%).

El número de jóvenes menores de 25 años desempleados se reduce en 7.730 con respecto a junio de 2011 (un 1,8%) y en 343 frente a julio de 2010 (un 0,1%).

Por su parte, desciende el 9.645 el número de desempleados extranjeros (una caída del 1,6%), aunque en comparación con el año anterior experimenta una fuerte subida del 4,1%.

Por sectores de actividad, el sector agrícola es el único que registra un crecimiento del número de parados con respecto al mes anterior (981 personas, un 0,7% más que en junio), mientras que cae el paro en los demás: en la industria baja el número de desempleados en 8.247personas (un 1,7%), en la construcción en 5.614 (un 0,8%) y en los servicios en 28.932 (un 1,2%). Además, desciende el número de parados catalogados como “sin empleo anterior” en 247 personas (un 0,1%). En julio se registraron un total de 1.349.286 contratos, creciendo un 2,8% con respecto al mes anterior. Si comparamos el dato de este mes con el que se registró en julio de 2010, se observa una caída del 3,4%. Si lo desagregamos por contratos firmados de carácter temporal e indefinido, nos encontramos que los primeros suman 1.259.375, mientras que los segundos 89.911. Con ello, el porcentaje de contratos indefinidos sobre el total se sitúa en el 6,6%, seis décimas por debajo del porcentaje de junio y dos décimas inferior al registrado en el mes de julio de 2010, mientras que el 93,3% de los contratos firmados a lo largo del mes fueron de carácter temporal.

Conclusiones

Por cuarto mes consecutivo, desciende el número total de parados registrados en las oficinas de los Servicios Públicos de Empleo Estatal. Pese a que éste podría ser considerado como un dato positivo, la realidad nos muestra que, dado que la actividad económica de nuestro país continúa sin mostrar signos apreciables de mejora, el descenso del paro tiene carácter enteramente coyuntural y muy determinado por el buen año de actividad turística y las circunstancias de extrema conflictividad social en algunos países de nuestro entorno más cercano, principalmente en los países ribereños del sur del Mediterráneo, siendo previsible que una vez pase la época estival, y como ya venimos señalando reiteradamente, comience una nueva fase de destrucción de empleo y, por consiguiente, aumente el número de desempleados. Cabe recordar, asimismo, que en el año 2010 se registró una evolución similar, disminuyendo el número de parados entre los meses de abril y julio, para comenzar a crecer de nuevo una vez pasado el verano, hecho que impide que podamos ser optimistas.

Nos encontramos, además, con los efectos nocivos que tienen sobre nuestro mercado de trabajo las medidas en materia de política económica que se están implementando en los últimos tiempos, no sólo en nuestro país, sino en toda la Unión Europea, y que bajo las pautas que marcan tanto el Pacto de Estabilidad y Crecimiento como del Pacto por el Euro Plus, han fijado el objetivo de reducir el déficit público sin tener en cuenta ningún otro parámetro económico o social. El grave error que conlleva la obsesión por el recorte radical del déficit y por la disminución del gasto púbico radica en que con ellas se cercenan las posibilidades de crecimiento económico, impidiendo que desde las Administraciones Públicas se puedan llevar a cabo las medidas de estímulo económico necesarias para lograr, por un lado, un crecimiento económico sostenido, equilibrado y duradero, y por el otro, un avance en el tan necesario cambio de modelo productivo, lo que permitiría finalmente, crear empleo de calidad.

Por tanto, no se alcanzarán estos objetivos mientras no se produzca un cambio significativo en la política económica, tanto en el ámbito de la Unión Europea como en el interno, que se ocupe de una vez por todas de la recuperación de la actividad y, por tanto, del empleo. Todo ello, unido a un cambio en nuestra estructura productiva –apostando por los sectores en los que somos competitivos e innovadores, así como aquellos que se decidan por el empleo de calidad y no por la competencia vía costes laborales-, sin el cual nos veremos abocados a que nuestro elevado nivel de paro se vea condicionado por la época del año en la que nos encontremos.

Por otra parte, los datos que acabamos de conocer también nos muestran el grave fracaso que ha supuesto la reforma laboral de junio de 2010, posteriormente incorporada a la Ley 35/2010. Un año después de ser aprobada, los objetivos que se marcó -facilitar la creación de empleo y reducir la temporalidad- han sido incumplidos, registrándose en el mes de julio de 2011 171.164 parados más que hace un año y creciendo el número de contrataciones temporales (precisamente aquellas que se decía que iban a disminuir). Con ello, se pone de nuevo de manifiesto que la reforma laboral no consigue crear empleo ni que éste sea de calidad, y mucho menos cuando la reforma es impuesta y no cuenta con la participación de los interlocutores sociales. Esta es la razón por la que desde CCOO y UGT se decidió promover una Iniciativa Legislativa Popular (ILP), habiendo presentado más de un millón de firmas en el Congreso de los Diputados, con la finalidad de revertir los aspectos más lesivos de la reforma laboral. El Congreso deberá tenerla en cuenta y tramitarla con el fin de poder corregir los efectos más lesivos de la reforma laboral, pues esta iniciativa no decae, ni pierde vigencia por el adelanto electoral.

En definitiva, desde UGT consideramos que se equivocan quienes defienden que la solución está en recortar derechos y aumentar las desigualdades sociales, decantando la balanza hacia los poderosos. Este no es el camino para recuperar el empleo, la economía y la denominada “confianza de los mercados”. Tenemos la firme convicción de que el mejor camino para superar la crisis es el de potenciar el Diálogo Social y la concertación desde todos los ámbitos, siguiendo la senda que abrimos gracias al Acuerdo Social y Económico (ASE) el pasado mes de febrero.

Así mismo, tal y como se destacó en el ASE, UGT considera necesario el desarrollo de las Políticas Activas de Empleo, prestando especial atención a los colectivos más afectados por la crisis económica y que, por lo tanto, se muestran más vulnerables y en riesgo de exclusión social: jóvenes, parados de larga duración y trabajadores de más edad. En este sentido, resulta, además, imprescindible que ante el descenso de la cobertura del sistema de protección por desempleo (que ha pasado del 78,3% en junio de 2010 al 70,2% en junio de 2011), se prorrogue el Programa Prepara, que finaliza el próximo 16 de agosto, para garantizar la protección necesaria en estas situaciones.

UGT trasladará estas demandas a las fuerzas políticas que concurrirán al proceso de elecciones generales que se desarrollarán el 20 de noviembre de 2011.

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek