Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Viernes, 25/05/2018
Portada > noticia
CONFEDERAL ı PARO DE MAYO DE 2013

UGT demanda una apuesta sin paliativos por medidas reales y concretas que estimulen la economía y el empleo

Pese a la caída estacional, el desempleo aumenta en el último año un 3,75% y sigue habiendo casi 5 millones de desempleados registrados

04/06/2013 | UGT ı Nota de prensa

Los datos de paro publicados hoy por los Servicios Públicos de Empleo reflejan que, a pesar del descenso estacional de desempleados correspondiente a cada mes de mayo, el número de personas sin empleo ha aumentado un 3,75% el último año, situando la cifra total en 4.890.928. Estos datos continúan marcando un nivel de paro insostenible que, según muchas previsiones, como la última de la OCDE, puede seguir incrementándose. Nos encontramos, una vez más, ante la constatación más evidente del fracaso de unas políticas basadas en el ajuste y el recorte, por lo que UGT considera imprescindible una apuesta sin paliativos por medidas reales y concretas que estimulen la economía y el empleo, basadas en un gran consenso social y político, como hemos argumentado las organizaciones sindicales en el documento de propuestas presentado al Gobierno y a los grupos parlamentarios.

Según los últimos datos publicados hoy por los Servicios Públicos de Empleo (SEPE), el número de personas registradas como desempleadas se sitúa en el mes de mayo en 4.890.928 trabajadores, lo que supone un descenso de 98.265 personas con respecto al mes anterior, un 1,97% si lo medimos en términos relativos. No obstante, en términos interanuales, el número de personas desempleadas se ha incrementado un 3,75%, lo que supone 176.806 parados registrados más que en el mes de mayo de 2012.

Distinguiendo según género, el desempleo se ha reducido para los hombres en 61.150 (un 2,48%), situándose en 2.405.493 trabajadores desempleados, mientras que para las mujeres ha descendiendo en 37.115 (un 1,47%), alcanzando la cifra de 2.485.435 desempleadas. En términos anuales, los datos son en ambos casos negativos, habiéndose incrementado el paro masculino en el último año en 68.377 personas (un 2,93%) y en 108.429 el paro femenino (un 4,56%).

Entre los jóvenes (menores de 25 años), el desempleo se reduce en el último mes en 16.735 personas (un 3,53%), disminuyendo en 32.317 personas (un 6,59%) si lo comparamos con los desempleados del mismo mes mayo de 2012. Por su parte, el número de parados mayores de 25 años se reduce en 81.530 trabajadores (un 1,81%) en el último mes, aunque se incrementa en 209.123 personas (4,95%) en el último año.

Por lo que respecta a los trabajadores extranjeros, el número de desempleados se reduce en términos mensuales en 23.476 personas (un 3,83%), hasta alcanzar la cifra de 589.111 personas, mientras que si lo comparamos con el año anterior se recoge una caída del 5,95%, lo que supone 37.286 desempleados menos.

Por sectores de actividad, el paro registrado se reduce en todos ellos en el último mes. La mayor reducción del desempleo, en términos relativos, se produce en la agricultura, donde cae un 4,56% respecto al mes anterior (9.405 desempleados menos), seguido de la construcción donde desciende en 18.637 personas (un 2,51%), los servicios, que registran 61.336 desempleados menos, un 1,97%, y por último la industria, donde el paro registrado cae un 1,61%, es decir, en 8.851 trabajadores. En la comparación con el mes de mayo del año 2012, el desempleo crece en la agricultura, un 23,01%, es decir, en 36.862 trabajadores, en los servicios, donde aumenta en 241.494 desempleados, un 8,61%, y en la industria, que se incrementa en 2.143 (un 0,40%). En cambio, cae en la construcción un 9,09%, descendiendo el número de parados de este sector en 72.447 trabajadores.

Por otra parte, el número total de contratos registrados en el mes de mayo aumenta un 11,28% con respecto al mes de abril, situándose la cifra total en 1.283.261 contratos firmados. Si lo comparamos con los registrados en el mismo mes del año anterior, los contratos registrados aumentan un 2,90%. Pese al incremento del número de contratos firmados, cabe destacar que se vuelve a producir una reducción en la proporción de contratos de carácter indefinido sobre el total de contratos, bajando un punto porcentual y situándose en el 7,5%. En términos absolutos, de los 1.283.261 contratos que se firmaron en el mes de mayo, sólo 95.856 eran de carácter indefinido.

Por último, la tasa de cobertura (correspondiente al mes de abril de 2013) se sitúa en el 61,28%, disminuyendo con respecto al mes de abril del 2012 en más de cuatro puntos porcentuales.

* (Clica sobre la imagen para ampliarla)

Conclusiones

Pese a todos los esfuerzos del Gobierno por tratar de presentar los datos publicados en la mañana de hoy por el Servicio Público de Empleo Estatal, relativos al paro registrado del mes de mayo, como “esperanzadores”, la cruda realidad es que en nuestro país hay 4.890.928 de personas apuntadas en sus oficinas como desempleadas, lo que supone un incremento del 3,75% si lo comparamos con las cifras de hace un año. La tendencia general, por lo tanto, en lugar de mejorar, tal y como se anunció que sucedería tras la aprobación de la reforma laboral, ha sido justo lo contraria, con ligeras excepciones como la acaecida hoy, encontrándonos un año y tres meses después de su aprobación, con un nivel de paro insostenible, y, lo que es más preocupante, que puede seguir incrementándose, tal y como apunta muchas previsiones, la última, la de la OCDE presentada la semana pasada que situaba la tasa de paro a finales de 2013 en el 28%, porcentaje que se mantendrá a lo largo del año 2014.

Además, cabe apuntar que para valorar correctamente el dato publicado hoy es necesario contar con dos factores importantes que pueden estar influyendo significativamente en la caída registrada. Por un lado, habría que tener en cuenta el efecto estacional, ya que mayo es un mes en el que tradicionalmente se reduce el número de parados, como demuestra el hecho de que en los años 2010 y 2011 se registraron también caídas importantes, que no supusieron una ruptura de la tendencia general. Y, por otro lado, el preocupante efecto desánimo que se podría estar dando en nuestro mercado de trabajo, provocando que personas que desean trabajar y que no encuentran empleo, dejen de registrarse en los Servicios Públicos de Empleo ante la imposibilidad de encontrar un trabajo por esta vía. Efecto extremadamente peligroso si, además, se une a la caída que se está produciendo en la tasa de cobertura del sistema, lo que supondría un importante abandono por parte del Estado y un notable riesgo de exclusión social de este colectivo.

Nos encontramos, pues, ante la constatación más evidente del fracaso de las políticas económicas que se han implementado no solo en España sino a lo largo de toda Europa en los últimos tres años, basadas en políticas restrictivas, de ajustes y de recortes, con resultados similares a los registrados en nuestro país. Políticas que, no lo olvidemos, han supuesto en peligro el principal activo con el que cuentan los países europeos, el Estado de Bienestar.

Lamentablemente, pese a que la dramática situación en la que nos hallamos exigiría de respuestas firmes y concretas que pusieran su foco en la recuperación del empleo y en la reactivación económica, no parece que éste sea el planteamiento ni de las instituciones comunitarias ni del Gobierno español, a los que les basta con suavizar el discurso de la austeridad a ultranza que venían defendiendo hasta ahora y con anunciar la relajación de los objetivos de déficit para 2013, para darse por satisfechos. Como desgraciadamente comprobaremos en los próximos meses, todas estas medidas, aunque positivas, son claramente insuficientes, siendo necesario un mayor nivel de compromiso y una apuesta sin paliativos por las políticas de estímulo al crecimiento económico, que tendría efectos inmediatos en el mercado de trabajo. Medidas que tendrían que ir acompañadas de una vez por todas de una política eficaz de lucha contra el fraude y los paraísos fiscales, culpables en gran medida de la falta de ingresos de los estados y del deterioro de las condiciones de vida de los europeos. 

No obstante, cabe apuntar que pese a que muchas de las políticas económicas necesarias para superar la crisis deben de implementarse a nivel europeo, el Gobierno de España no puede eludir sus responsabilidades y debe aprovechar el margen de actuación del que dispone, lo que permitiría aliviar en gran medida la difícil situación en la que nos encontramos.

Basándonos precisamente en ese margen de actuación, UGT y CCOO hemos presentando en el mes de mayo un documento para promover un gran consenso social y político, con medidas reales y concretas que ayuden a superar, de una vez por todas, la crisis y que volvamos a unos recuperar unos niveles aceptables de empleo y de protección social, siendo inaplazable por más tiempo la implementación de un plan urgente de empleo. Plan que iría acompañado de otras medidas que compatibilicen el necesario saneamiento de las cuentas públicas con el impulso a la actividad y al empleo, mantengan nuestro sistema de protección social y de servicios públicos básicos, y que estén basadas en la recuperación del flujo crediticio hacia familias y empresas, en la reforma del sistema impositivo para hacerlo más justo y eficiente, en la lucha contra el fraude y la elusión fiscal, en la compatibilización de la eficiencia en el gasto público con la prestación de los servicios básicos, en la implementación de planes selectivos de inversión, en la moderación de los precios de los productos básicos, en la potenciación de las políticas activas de empleo, en el refuerzo de los mecanismos de protección social, lo que incluye el preservar nuestro sistema público de Seguridad Social, y en el refuerzo de la negociación colectiva. Unido, todo ello, a la protección de los más vulnerables a través de la creación de una renta básica universal para todas aquellas familias que tengan ingresos inferiores al Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), que actualmente es de 435 euros.

Para UGT se trata, en definitiva, de avanzar en todos los frentes en la lucha contra el desempleo y de forma eficaz, para los que es necesaria la participación de todos los poderes públicos –en los ámbitos estatal, autonómico y local- y de los interlocutores sociales. El último Acuerdo sobre ultraactividad de los convenios, que suscribimos hace unos días los interlocutores sociales en el marco de la Comisión de Seguimiento del II AENC es una muestra clara de que, cuando se quiere, es posible trabajar en busca del bien común, conciliar posiciones encontradas y obtener un beneficio que satisfaga a las partes. Esperemos que el Gobierno tome nota y, a partir de ahora, escuche y cuente con todos los que luchamos por tratar de sacar al país de la terrible situación en la que se encuentra.

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek