Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Martes, 23/10/2018
Portada > noticia
IPC DE DICIEMBRE DE 2010

UGT demanda una mejora de los salarios y la inclusión de cláusulas de revisión para propiciar la reactivación económica

El sindicato califica de nefastos los incumplimientos salariales del Gobierno y pide el desbloqueo efectivo de la Negociación Colectiva

14/01/2011 | UGT

UGT alerta de las graves consecuencias económicas y sociales si persiste el incremento de precios continuado (2010 ha acabado con un incremento general medio de precios del 1,8% y se prevé que en enero de 2011 continúe la escalada como consecuencia, entre otros, de la subida de la luz, 9,8%; el gas 4% y las nuevas tarifas de los transportes públicos), unido al nulo crecimiento económico y las elevadas tasas de desempleo. El sindicato considera necesario reactivar la demanda interna para facilitar la recuperación económica, y defiende para ello una política salarial que no sólo mantenga, sino que mejore el poder adquisitivo de los salarios. Para ello, reclama el desbloqueo efectivo de la Negociación Colectiva, y que se cumplan los compromisos del Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva 2010-2012, especialmente los referidos a la inclusión de la cláusula de revisión salarial en todos los convenios (actualmente, sólo están cubiertos por ella el 45,6% de los trabajadores). Por último, califica de intolerables, socialmente injustas, y contrarias a las necesidades de nuestra economía medidas como la: congelación de las pensiones y del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples, el recorte de salarios de los empleados públicos o el incumplimiento de los compromisos en relación al Salario Mínimo interprofesional. UGT recuerda que son las rentas del trabajo las que están sufriendo doblemente la crisis, por un lado por los recortes de salarios y pensiones y, por otro, por los sucesivos incrementos tarifarios y de impuestos indirectos.

Según los últimos datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística, el Índice de Precios al Consumo (IPC) recoge una variación interanual en el mes de diciembre en el 3,0%, siete décimas más que el mes anterior. Por su parte, la tasa de variación mensual también aumenta, hasta alcanzar el 0,6%, una décima más que el mes anterior.

Entre los grupos que han tenido un mayor influencia en el mantenimiento de la tasa interanual, destacan Bebidas alcohólicas y tabaco, que aumenta siete puntos y se sitúa en el 15,2 %, la mayor tasa de los últimos 16 años, debido al incremento de los precios del tabaco del 20,8% en el mes de diciembre, la más alta desde 1997; Transporte, que se sitúa en el 9,2% (la tasa más alta desde julio de 2008), aumentando dos décimas y media respecto al mes de noviembre, debido al incremento de los precios de los carburantes y los lubricantes, frente al descenso del mismo mes del año anterior; Vivienda, que aumenta tres décimas y alcanza el 5,7%, dada la subida de los precios del gasóleo para calefacción; Alimentación y bebidas no alcohólicas, cuya tasa anual es del 0,7%, dos décimas más que en noviembre, debido al aumento de los precios de legumbres y hortalizas frescas, y pastelería, bollería y masas cocinadas.

La inflación subyacente, que mide la variación general de precios descontando los alimentos no elaborados y los productos energéticos, aumenta tres décimas, situándose en el 1,5%.

En diciembre, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) aumenta siete décimas con respecto al mes anterior, situándose en el 2,9%. Para el conjunto de la Zona Euro, la variación interanual del IPCA se sitúa en el 2,2%. El diferencial español con respecto a la Zona Euro aumenta cuatro décimas, alcanzando las siete décimas, lo que deteriora aún más nuestra competitividad con respecto a los países con los que compartimos moneda.

CONCLUSIONES

Durante en el mes de diciembre, el nivel general de precios de nuestro país, en términos interanuales, ha vuelto a incrementarse respecto al mes anterior, debido principalmente a repunte de los precios energéticos, dada la evolución del precio del crudo, y a la subida de los impuesto sobre el tabaco. Esto ha dado lugar a que el año 2010 haya acabado con un incremento general medio de precios del 1,8%, precios que previsiblemente sufrirán una nueva escalada en el mes de enero, como consecuencia del impacto del aumento de los precios de la luz (9,8%) y el gas (4%), pero también de las nuevas tarifas del año 2011, entre otras, en los transportes públicos.

Esta situación de incremento de precios continuado, junto con un nulo crecimiento económico y elevadas tasas de desempleo, puede tener efectos económicos y sociales muy desfavorables en nuestro país. Y dada la dependencia de nuestra economía de la demanda interna, es fundamental llevar a cabo una política salarial que no sólo mantenga, sino que mejore el poder adquisitivo de los salarios, aspecto imprescindible para la reactivación económica y del consumo, y la consiguiente recuperación del empleo.

Conviene señalar en este sentido que hasta el mes de diciembre, el incremento salarial medio pactado para el ejercicio 2010 fue del 1,31%, por lo que se ponen en marcha cláusulas de garantía salarial que impidan que la pérdida de poder adquisitivo alcance los 1,7 puntos porcentuales. Pero hay que tener en cuenta que sólo el 45,6% de los trabajadores están cubiertos por este tipo de clausula.

En este sentido, resulta prioritario el desbloqueo efectivo de la Negociación Colectiva y que se cumplan los compromisos alcanzados por los interlocutores sociales en materia salarial el pasado 9 de febrero de 2010, a través del Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva 2010-2012, prestando especial atención a las cláusulas de revisión salarial que salvaguarden el poder adquisitivo de los salarios, y de este modo, mejoren el nivel de confianza de la economía.

En nuestro país, son las rentas de trabajo las que está sufriendo doblemente, como consecuencia tanto de la crisis y el desempleo, como de los ajustes del Gobierno; y lo hacen soportando, por un lado, los recortes salariales y congelaciones de pensiones impuestas por el Ejecutivo, y por otro lado, los sucesivos incrementos tarifarios y de impuestos indirectos derivados de una política económica rendida a las exigencias de los mercados financieros.

Así las cosas, desde UGT consideramos intolerables determinadas medidas que el Gobierno ha adoptado en los últimos meses, como la congelación de las pensiones y del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), el recorte de los salarios de los empleados públicos o el incumplimiento de los compromisos en relación al salario mínimo interprofesional. Además de ser socialmente injustas por afectar a las rentas más bajas, estas medidas van en la dirección contraria a las necesidades de nuestro país, porque implican una pérdida de poder adquisitivo tal, que el efecto sobre la actividad económica de nuestro país será nefasto.

 

 

 

 

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek