Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Viernes, 21/09/2018
Portada > noticia
CONFEDERAL ı PARO DE ABRIL DE 2013

UGT insta al Gobierno a que no desaproveche la oportunidad de un gran acuerdo político y social para el empleo y la reactivación económica

06/05/2013 | UGT ı Nota de prensa

UGT valora la reducción del paro en el mes de abril, pero considera que obedece a un efecto estacional y que este dato no oculta la dramática realidad social española. Tenemos un nivel de desempleo insostenible, que acentúa la desigualdad, la pobreza, la exclusión social y pone en cuestión nuestro modelo democrático de convivencia. Un nivel de desempleo que es consecuencia de las políticas de austeridad, a ultranza, puestas en marcha por la UE y por el Gobierno de España. El sindicato advierte al Gobierno que no se puede apelar a la paciencia y confianza de quienes no tienen ningún medio o recurso económico con el cual atender dignamente sus necesidades o las de su familia y que no desaproveche la oportunidad de apostar por un gran acuerdo político y social para el empleo y la reactivación económica. En este sentido, es imprescindible revertir la reforma laboral, responsable de la destrucción de cientos de miles puestos de trabajo y del deterioro de las condiciones laborales, a nivel general, y recuperar una negociación colectiva en la que prime el equilibrio en las relaciones laborales.

Según los últimos datos publicados hoy por los Servicios Públicos de Empleo (SEPE), el número de personas registradas como desempleadas se sitúa en el mes de abril en 4.989.193 trabajadores, lo que supone un descenso de 46.050 personas con respecto al mes de marzo (un 0,91% si lo medimos en términos relativos). En el último año, el número de personas desempleadas se ha incrementado en 244.958 personas, lo que supone un incremento del 5,16% en términos interanuales.

Distinguiendo según género, el desempleo se ha reducido para los hombres en 39.448 (un 1,57%), situándose en 2.466.643 trabajadores desempleados, y para las mujeres, ha descendido en 6.602 (un 0,26%), alcanzando la cifra de 2.522.550 desempleadas. En términos anuales, los datos son en ambos casos negativos, habiéndose incrementado el paro masculino en 101.876 personas (un 4,31%) y en 143.082 el paro femenino (un 6,01%).

Entre los jóvenes (menores de 25 años), el desempleo se reduce en el último mes en 4.965 personas (un 1,03%), disminuyendo en 26.011 personas (un 5,19%) si lo comparamos con los desempleados del mismo mes del año anterior. Por su parte, el número de parados mayores de 25 años se reduce en 41.085 trabajadores (un 0,90%) en el último mes, aunque se incrementa en 270.969 personas (6,39%) en el último año.

Por lo que respecta a los extranjeros, el número de desempleados se reduce en términos mensuales en 11.796 personas (un 1,89%), hasta alcanzar la cifra de 612.587 personas, mientras que si lo comparamos con el año anterior se recoge una caída del 5,03%, lo que supone 32.477 desempleados menos.

Por sectores de actividad, el paro registrado desciende en todos ellos en el último mes. La mayor reducción del desempleo, en términos relativos, se produce en la agricultura, donde cae un 3,74% respecto al mes anterior (8.030 desempleados menos), seguido de la construcción donde desciende en 18.699 personas (un 2,46%), la industria, que registra 4.704 desempleados menos, un 0,85%, y, por último, la construcción, donde el paro registrado cae un 0,59%, es decir, en 18.407 trabajadores. En la comparación con el mismo mes del año 2012, el desempleo crece en todos los sectores menos en la construcción: un 23,56% en agricultura (39.364 parados más), un 10,56% en los servicios (296.935 desempleados más) y un 1,42% en la industria (7.673 parados más). Por su parte, en la construcción se registran 66.228 parados menos (un 8,19%).

Por otra parte, el número total de contratos registrados en el mes de abril aumenta un 18,93% en el último mes, situándose en 1.153.140 contratos firmados. Si lo comparamos con los registrados en el mes de abril de 2012, los contratos registrados aumentan un 11,03%, lo que supone que la firma de 114.528 contratos más. Pese al incremento del número de contratos firmados, cabe destacar que sólo el 8,5% de los contratos son de carácter indefinido (98.349), por lo que el peso de este tipo de contratos cae significativamente con respecto al mes anterior (en marzo el 10,11% de los contratos firmados eran de carácter indefinido).

Por último, la tasa de cobertura (correspondiente al mes de marzo de 2013) se sitúa en el 61,54%, disminuyendo en casi cinco puntos con respecto a la registrada en el mismo mes del año anterior.

Conclusiones

Los datos de paro registrado referidos al mes de abril, que han sido publicados en la mañana de hoy por el Servicio Público de Empleo Estatal, recogen la bajada, por segundo mes consecutivo (en marzo se redujo en apenas 4.979 trabajadores), del número de personas apuntadas en sus oficinas como desempleadas. Pese a que toda reducción del desempleo debe ser contemplada desde una óptica positiva, hay que tener en cuenta que es mes de abril es tradicionalmente un mes en el que el paro registrado suele reducirse, por lo que detrás de este buen dato puede estar simplemente un efecto estacional.

Lejos de puntuales mejorías, la realidad es que nuestro país cuenta con 4.989.193 millones de parados registrados, dato que vuelve a mostrarnos la dramática situación en la que nos encontramos. La realidad social española, lejos de excusas y de falsos alegatos sobre la existencia de artificiales indicios de recuperación de la actividad económica (llámense prima de riesgo o evolución de los índices bursátiles) o de llamadas a un futuro incierto y lejano de creación de empleo, es que contamos con un nivel de desempleo insostenible en cualquier sociedad que pretenda ser democrática, y que propugne los valores de justicia, igualdad y cohesión como fundamento de la convivencia ciudadana. Con este volumen de paro se acentúa la desigualdad, la fractura social, la pobreza y la exclusión social. Es una realidad que, de no ser cambiada en un horizonte temporal a muy corto plazo, puede poner en peligro los logros y avances forjados durante toda la democracia, pudiendo poner en cuestión, además, el propio modelo democrático de convivencia.

Y ante este hecho, es de lamentar que el Gobierno haya bajado los brazos y abandonado definitivamente el objetivo del empleo. Precisamente cuando el paro supera todos los registros negativos nacionales e internacionales, el Gobierno declara su rendición, dejando desamparados a 4.989.193 millones de trabajadores, a los que se condena a no tener futuro, y a la desesperanza. Prueba de ello lo encontramos en las últimas medidas anunciadas el pasado viernes 26 de abril, aprobadas en Consejo de Ministros, derivadas del Programa Nacional de Reformas 2013 y de la Actualización del Programa de Estabilidad de España 2013-2016. Se trata de iniciativas que, lejos de suponer un punto de inflexión en el diseño de las políticas para hacer frente a la crisis económica, persisten en erróneas políticas económicas que el tiempo ha demostrado ser un fracaso absoluto y ser las causantes de la dramática situación en la que nos encontramos.

Quizá lo más sorprendente de todo sea que pese a que el principal problema con el que cuenta nuestro país es el desempleo, el Gobierno siga sin presentar ninguna solución creíble que busque atajar inmediatamente esta lacra de la economía española. Lejos de ello, insiste en presentar la consolidación fiscal y la corrección inmediata del déficit público, además de la estrepitosamente fracasada reforma laboral, como los pilares en los que se basará la recuperación de la economía y el empleo. Política que encumbra a la austeridad como nuevo valor absoluto que todo lo cura, pese a que está fracasando no sólo en España, sino en todos los países europeos, especialmente en los del sur, que están soportando una profunda degradación económica y social, y mucho sufrimiento a la ciudadanía. Mientras tanto, el Gobierno hace llamamiento huecos a la confianza a quienes no tienen hoy ningún medio o recurso económico con el cual atender dignamente a sus necesidades o de sus familias.

Por todo ello, desde UGT, reclamamos un cambio inmediato de las políticas económicas. Llevamos mucho tiempo exigiéndolo, mientras que los poderes públicos concernidos, y los medios económicos que les sostienen, miran a otro lado. Se precisa dar una marcha atrás de estas políticas de austeridad extrema e indiscriminada que están destruyendo a las economías europeas, y condenándolas a la recesión y al paro masivo. Ni siquiera son capaces esas políticas de dar satisfacción a sus propios objetivos de consolidación fiscal y reducción del déficit público -hecho que desde el sindicato venimos denunciando constantemente ya que las cuentas públicas sólo se recuperarán cuando se vuelva a la senda del crecimiento y el empleo-.

Cambio que, tal y como reclamamos con ocasión del primero de mayo las organizaciones sindicales UGT y CCOO, debería venir dado a través de un gran acuerdo político y social para el empleo y la reactivación económica, que promueva el cambio de modelo productivo y el mantenimiento y profundización en los servicios y prestaciones del Estado de Bienestar. Un gran acuerdo que, integrando a las fuerzas políticas y a los interlocutores sociales, ponga su foco sobre la recuperación del empleo y la reactivación económica, teniendo como bases la igualdad y la cohesión social, fortaleciendo las prestaciones sociales básicas, las políticas activas de empleo y estableciendo un suelo de gasto social para garantizar los derechos y los servicios públicos fundamentales, así como potenciando la reactivación del crédito a familias y pequeñas empresas, todas ellas especialmente importantes en una coyuntura económica como la actual, en la que el desempleo afecta a grandes capas de la población, que se pueden ver abocadas a la exclusión social y a la pobreza. 

Así mismo, desde UGT consideramos imprescindible revertir la reforma laboral, impuesta hace poco más de un año y que ha sido la responsable, de la destrucción de cientos de miles de puestos de trabajo y, por otro lado, ha sido culpable de deteriorar significativamente las condiciones de trabajo del resto de trabajadores, que son hoy más precarias y con menos garantías y derechos laborales, fomentando la inestabilidad en el empleo y reduciendo drásticamente su calidad (sólo el 8,5% de los contratos que se firman son de carácter indefinido, por lo que la reforma perpetúa uno de los principales problemas de nuestro mercado de trabajo, la temporalidad). De esta crisis no saldremos degradando derechos y libertades de los trabajadores y ciudadanos en general, sino precisamente cuando apostemos por el capital humano que tenemos y que estamos desaprovechando. 

En definitiva, UGT estará siempre dispuesta a apoyar las iniciativas que pongan el foco en la recuperación del empleo y en la recuperación económica, que apuesten por el diálogo social y, dentro del mercado de trabajo, por la negociación colectiva. En manos del Gobierno está hacer frente a la realidad y aunar esfuerzos en pos de la ansiada recuperación económica y del empleo. Si desaprovecha de nuevo esta oportunidad, deberá ser consciente de su responsabilidad.

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek