Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Viernes, 22/06/2018
Portada > noticia
Día Internacional del Migrante

UGT pide el respeto de los derechos y libertades de los trabajadores migrantes

Más de dos millones de españoles residen en el exterior y el 12% de la población empadronada en España tiene nacionalidad extranjera. UGT recuerda, con motivo del Día Internacional del Migrante, que se celebra hoy, que las migraciones son parte de la historia de este país y han contribuido a conformar la sociedad española y rechaza todas aquellas políticas, españolas y europeas, que tratan de culpabilizar a los trabajadores migrantes de la actual situación de crisis económica y proponen un recorte de sus derechos o que vuelvan a sus países de origen como una solución a los problemas. En este marco se inscriben decisiones como la expulsión de rumanos de Francia, el contrato de integración o la propuesta de Directiva de marco único de “derechos” (más bien, de no derechos) que afortunadamente ha sido rechazada. UGT confía que la Ley de Igualdad de Trato y Oportunidades sea realmente una garantía de igualdad con independencia de la nacionalidad; espera que el futuro reglamento de la Ley de Extranjería se enfoque en el largo plazo, y no contemple una limitación de derechos a los migrantes; y que en Europa se garanticen los valores democráticos y la carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

18/12/2010 | UGT

UGT recuerda, con motivo del Día Internacional del Migrante, que se celebra hoy sábado, 18 de diciembre, que la migración de hombres y mujeres, que por distintos motivos se marcharon a otros países en busca de una vida mejor, y de quienes han venido a España con el mismo objetivo, ha contribuido a conformar la sociedad española tal y como la conocemos. Trabajadores y trabajadoras, españoles y extranjeros, que con su esfuerzo, aquí o en los países de destino, han permitido que alcanzáramos un determinado nivel de bienestar.

Una realidad que consideramos conveniente recordar en estos momentos de crisis económica y desempleo en los que, en Europa y en España, se están tomando decisiones y medidas contra la población migrante. Ahora el discurso políticamente correcto es aquel en el que, de una forma u otra, se responsabiliza a los migrantes de la situación económica y, por lo tanto, se plantea el recorte de sus derechos o la vuelta a sus países de origen como la solución a los problemas. En el concepto de “migrante culpable” que se extiende por Europa, cabemos todos. Porque en realidad lo que subyace en él, es el rechazo a quienes tienen menos recursos económicos, trabajadores y trabajadoras a los que únicamente se acepta como fuerza de trabajo, pero no como población con derechos.

La expulsión de rumanos de Francia, el contrato de integración, la propuesta de Directiva de marco único de derechos (de “no derechos”, en realidad), afortunadamente rechazada, son sólo algunas de las expresiones de de este rechazo.

En este sentido, UGT quiere recordar:

Que más de dos millones de españoles residen en el exterior, y que la contribución de la migración con sus remesas fue un aporte necesario para que alcanzásemos un determinado nivel de bienestar.

Que a ese mismo bienestar contribuyen los 4.774.169 de extranjeros que residen en España. De ellos 2.436.399 proceden de países que no pertenecen a la Unión Europea. Recordemos algunos de los mensajes y propuestas (la necesidad de que firmen un contrato de integración, que respeten las normas de convivencia, no empadronar a los irregulares, que vuelvan a sus países los trabajadores desempleados…) que se están dirigiendo a la opinión pública y que, de forma directa o indirecta, culpabilizan a esta población de la situación en la que nos encontramos. Resulta difícil de creer que dos millones de personas en una población de más de 46 hayan puesto en jaque al mercado de trabajo, al sistema de protección social, a la sanidad, la educación…. La presencia de población nacida en otro país, no puede ser ni la justificación ni la excusa para amparar un retroceso del Estado de Bienestar que se debe, en realidad, a la falta de una adecuada actuación de las Administraciones Publicas.

De estos extranjeros no comunitarios, 1.286.609 son residentes de larga duración, es decir, que por lo menos llevan cinco años en España. Su presencia, por tanto, tiene vocación de permanencia. Recordemos, también, que durante años el incremento de la población española se ha debido a los inmigrantes, y que, lógicamente, ha servido a las Administraciones para reclamar mayores transferencias debido al aumento del volumen de población: más dinero para sanidad, para educación, para servicios sociales… se supone que para todos. Todo esto sin olvidar que estamos hablando de una población- incluidos quienes se encuentran en situación administrativa irregular,- que, como el resto, contribuye al sostenimiento del Estado de Bienestar (y no sólo porque coticen a la Seguridad Social, sino con sus impuestos).

En momentos como éstos se pone en evidencia que para algunos los migrantes sólo son población de la que sacar provecho, pero no cuando se trata de garantizar los mismos derechos y prestaciones que a todos los demás. Ahora resulta cómodo y conveniente plantear que una parte de la población española, la de origen o nacionalidad extranjera, ha de volver a sus países de origen y justificar que la insuficiencia, la mala gestión, la progresiva privatización de determinados servicios públicos es debido al uso que de los mismos hacen los extranjeros. Desde luego, resulta más cómodo que reconocer la falta de responsabilidad de algunas Administraciones. Los extranjeros, al igual que otros colectivos de la población española, no hacen más que poner en evidencia los fallos y disfunciones del Sistema, por su especial situación socioeconómica.

UGT espera que la prevista Ley de Igualdad de Trato y Oportunidades sea realmente una garantía de igualdad con independencia de la nacionalidad. Baste recordar que por lo que afecta a la población trabajadora, la ultima estadística de Mercado de trabajo y Fuentes Tributarias, señalaba que los hombres trabajadores extranjeros cobran un 40´63% menos del Salario Medio Anual y las mujeres extranjeras, en peor situación aún, un 51´35% menos de este salario. Una retribución que tiene relación con los puestos de trabajo que siguen ocupando en el mercado de trabajo, puestos sin cualificación y en el caso de las mujeres extranjeras, principalmente en el empleo doméstico.

Igualmente consideramos que el futuro reglamento de La ley de Extranjería debe hacerse pensando en el largo plazo y sin concesiones, tal como se hizo con la ley, a quienes quieren hace ver que una de las soluciones a la situación económica que atravesamos es la limitación de derechos a los migrantes o a la población trabajadora, en general.

Por otra parte, y en relación a la propuesta de permiso único y marco de derechos para los trabajadores migrantes, UGT espera que la Comisión Europea retire su propuesta y que el Gobierno español haga todos los esfuerzos posibles para ello. Su contenido, además de intolerable, es un ataque a toda la población trabajadora con independencia de su nacionalidad, a los derechos sociales que tanto nos ha costado conquistar a los trabajadores y trabajadoras y contraria, por ello, a los valores democráticos y a la Carta de derechos fundamentales de la Unión Europea.

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek