Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Domingo, 16/12/2018
Portada > noticia
PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO 2012

UGT propone centrar los objetivos políticos en la recuperación económica, del empleo y en la cohesión social

Los PGE aprobados por el Gobierno nos encaminan a una mayor espiral de pobreza

03/04/2012 | UGT

Según los datos de los Servicios Públicos de Empleo publicados hoy, este mes se han registrado como desempleadas 38.796 personas más que en febrero, un incremento del 0,8% que deja el número total de parados en 4.750.867 personas.

UGT considera que hay que hacer una política económica adecuada para recuperar los niveles de actividad y del empleo, algo que no se alcanzará con unos PGE como los que ha presentado el Gobierno.

La disminución de 1.557 millones de euros destinados a las políticas de empleo pone claramente de manifiesto cual es el objetivo de este Gobierno: reducir el déficit público vía recorte de gastos para poder presentarlo ante los socios europeos pero, en ningún caso, la creación de empleo.

El sindicato rechaza esta estrategia política y propone centrar los objetivos políticos en la recuperación económica, del empleo y una mayor cohesión social, lo que permitirá también ajustar las cuentas públicas. No se puede crecer a partir de recortes, sin un Estado de Bienestar que proteja y favorezca la cohesión social ni, desde luego, desde el desequilibrio y la desigualdad.

Los datos publicados hoy por los Servicios Públicos de Empleo indican que en este mes se han registrado como desempleadas 38.769 personas más que en el pasado mes de febrero (un aumento del 0,8%). El incremento respecto al año anterior es del 9,6%, o lo que es lo mismo, 417.198 personas. Con estas cifras, el número de parados registrados es de 4.750.867 personas.

Distinguiendo según género, en este mes es algo superior el aumento del desempleo entre las mujeres que entre los hombres, pues hay 20.251 paradas más (un 0,9% más que en febrero), mientras que los hombres desempleados son 18.518 más que en febrero (un incremento del 0,8%).

Aumenta el número de jóvenes (menores de 25 años) desempleados, en 7.037 frente al mes anterior y en 25.628 con relación a marzo de 2011.

Por lo que respecta a los extranjeros, disminuye ligeramente el número de desempleados en términos mensuales en 338 personas (una caída de apenas un 0,1%), aunque en la comparación con el año anterior hay un aumento del 1,9%.

Un mes más, hay un mayor número de desempleados respecto al mes anterior en todos los sectores: en el sector agrícola, se registra el mayor aumento relativo en términos mensuales, del 3% (lo que supone 4.882 desempleados más que en el mes anterior); en la industria, la subida es del 0,9% (es decir, 4.988 parados más); en el sector servicios el aumento es del 0,5% (15.062 parados más); mientras en la construcción, el aumento es del 0,3% (lo que equivale a 2.444 desempleados más).

El número total de contratos registrados en marzo aumenta en un 7,1% respecto al mes pasado, aunque en términos interanuales se registra una disminución del 11,1%, lo que determina un total de 1.026.858 contratos registrados. En este mes, aumentan tanto los contratos indefinidos (en un 32,2%) como los temporales (en un 4,9%) respecto al mes anterior; pero en la comparación interanual se registra aún un menor número de contratos de ambos tipos (un 7,8% menos de indefinidos y un 11,1% menos de temporales). Los contratos indefinidos celebrados han supuesto el 9,6% del total de contratos.

La tasa de cobertura (correspondiente al mes de febrero) se reduce en casi 6 puntos porcentuales respecto a la registrada el año anterior y en dos puntos respecto a la del primer mes del año, situándose en el 67,9%.

Conclusiones:

La evolución del desempleo en nuestro país no presenta ningún signo de detenerse. Continúa la sangría incesante de nuevos desempleados en las filas de los registros públicos de empleo, y continuará en los próximos meses gracias a las políticas que está llevando a cabo el Gobierno.

La actual recesión económica ha sacado a flote las debilidades que posee el modelo productivo español. La mayor incidencia que la crisis ha tenido sobre el empleo en España (más que sobre la actividad), permite ver que nuestra etapa de expansión se construyó sobre una estructura económica débil. Sobre unos pilares basados en la búsqueda de rentabilidad a corto plazo y que, ante los acontecimientos adversos procedentes del exterior, no han sabido dar la respuesta adecuada para salir de la recesión.

La solución, por tanto, no pasa por modificar la estructura del mercado de trabajo, sino el diferente peso que los sectores productivos tienen en el conjunto de la economía. No es en el mercado de trabajo donde hay que concentrar las reformas estructurales, si no el conjunto de la economía. Hay que hacer la política económica adecuada para recuperar los niveles de actividad y, con ello, del empleo. El mercado de trabajo no tiene un problema urgente que haya de solucionarse, es la economía en su conjunto.

Y esa solución no se alcanzará, en ningún caso, con unos Presupuestos Generales del Estado (principal instrumento de política económica de un país) como los que ha presentado el Gobierno.

El aumento del desempleo y la disminución de la tasa de cobertura muestran la creciente desigualdad, que la reforma laboral ahonda al discriminar en el nuevo contrato de emprendedores a los parados que no tienen prestación contributiva por desempleo. La desigualdad aumenta también en la eliminación de partidas como las destinadas a la Ley de la Dependencia, o las ayudas al Desarrollo, en los PGE.

La desigualdad y el desequilibrio se hacen patentes en la contradicción que supone la disminución de 1.557 millones de euros destinados a las políticas de empleo con la recientemente aprobada reforma laboral: no queda ninguna duda de cuál es el objetivo de este Gobierno, reducir el déficit público vía recorte de gastos, para poder presentarlo ante los socios europeos, y en ningún caso, la creación de empleo.

Ni creación de empleo ni diálogo con los interlocutores sociales, que no hemos sido siquiera informados de la elaboración de los Presupuestos, y no sólo eso, sino también desprecio hacia los acuerdos y pactos alcanzados: justo antes de aprobarse el RDL3/2012 de reforma del mercado de trabajo, los interlocutores sociales firmamos el II Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva, en el horizonte de los próximos tres años, con el que se pretende contribuir a la confianza que los agentes económicos esperan para reactivar la economía, y con ello, recuperar mayores niveles de empleo. Sin embargo, este esfuerzo que los interlocutores sociales hemos realizado ha sido ninguneado por el Gobierno.

Desde UGT, estamos convencidos de que reformas del mercado de trabajo como la actual no permitirán que se recuperen los niveles de empleo, ni favorecerán empleos de calidad, cuando suceda la recuperación económica, que no se vislumbra ni mucho menos cercana a tenor de los Presupuestos Generales presentados. Por todo ello, desde UGT expresamos nuestro rechazo sin paliativos a esta estrategia política. El mismo rechazo contundente que ha mostrado de forma masiva la sociedad española.

Porque la realidad (ahí están los últimos datos económicos del Banco de España, las previsiones de los principales organismos internacionales, y las propias previsiones del Gobierno) no hace otra cosa sino mostrar el fracaso de las políticas de ajuste y de recorte de gastos, que relegan los objetivos de crecimiento económico, de creación de empleo y de cohesión social a muy lejanos planos. UGT propone centrar los objetivos políticos en la recuperación económica, del empleo y una mayor cohesión social, lo que permitirá también ajustar las cuentas públicas. Unos presupuestos restrictivos como los aprobados nos encaminan a una mayor espiral de pobreza: sin crecimiento económico es imposible que se recupere el empleo; sin crecimiento económico no se podrán alcanzar los objetivos de ajuste de las cuentas porque se están ahogando los ingresos. No se puede crecer a partir de recortes. No se puede crecer sin un Estado de Bienestar que proteja y favorezca la cohesión social. No se puede crecer desde el desequilibrio y la desigualdad.

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek