Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Martes, 11/12/2018
Portada > noticia
3 de diciembre: Día Internacional de las Personas con Discapacidad

UGT reivindica la inserción de las personas con discapacidad en la sociedad a través del empleo

UGT reivindica la inserción de las personas con discapacidad en la sociedad a través del empleo y reclama políticas adecuadas para lograr la activación de estos trabajadores de cara a su inclusión en la Sociedad por medio de la obtención de un puesto de trabajo, y reforzando a través de la negociación colectiva la garantía de los derechos laborales en condiciones de igualdad. Para el sindicato la Reforma Laboral, aunque no retoca las bonificaciones para la contratación de las personas con discapacidad, en ningún caso favorece la incorporación de estos trabajadores al mercado laboral así como el mantenimiento de sus puestos.

02/12/2010 | UGT

En tiempos de bonanza económica no ha existido en nuestro país un incremento sustantivo, ni substancial en la contratación de las personas con discapacidad. Si bien es cierto que la tasa de desempleo es muy elevada, con respecto al resto de trabajadores, la alarma se produce en la alta tasa de inactividad que caracteriza permanentemente a estos trabajadores.

Las personas con discapacidad han sido uno de los segmentos de la población con la tasa de paro más elevada, pero las mayores dificultades las encontramos en las altas tasas de inactividad que superan ampliamente a las de otros grupos con dificultades de inserción laboral. En un momento en el que el desempleo afecta de forma más inminente a los trabajadores con discapacidad, en el año 2009, se ha producido un descenso en la contratación de las personas con discapacidad de 9 puntos porcentuales respecto a 2008.

En la misma línea, y si analizamos el porcentaje de contratación respecto a los contratos indefinidos y el número de contratos temporales, podemos ver que la gran mayoría de los contratos realizados con los trabajadores con discapacidad se circunscriben a contratos temporales, entre otras cosas por la escasa diferencia respecto a las bonificaciones y subvenciones que existen entre ambos tipos de contratos, lo que conlleva inmediatamente a la cronificación de estos trabajadores en: trabajadores temporales, con salarios que rondan el SMI, con escasos niveles de formación y pocas posibilidades de promoción y ascensos y falta de integración en el mercado laboral ordinario.

Conscientes de ello, UGT reivindica su inserción en la sociedad a través del mundo del trabajo y en nuestra labor de interlocutores sociales, reclama políticas adecuadas para lograr la activación de estos trabajadores de cara a su inclusión en la Sociedad por medio de la obtención de un puesto de trabajo, y reforzando a través de la negociación colectiva la garantía de los derechos laborales en condiciones de igualdad.

Si el periodo anterior a la crisis, con un fuerte crecimiento del empleo, no implicó un aumento en la calidad y la igualdad; una época de crisis puede conllevar el cuestionamiento de los tímidos avances conseguidos en materia de igualdad de trato y oportunidades y lucha contra la discriminación en el ámbito laboral.

Un ejemplo claro, lo podemos ver en la última reforma laboral que aunque no retoca las bonificaciones para la contratación de las personas con discapacidad, en ningún caso favorece la incorporación de estos trabajadores al mercado laboral así como el mantenimiento de sus puestos.

Se continúa manteniendo para los contratos de formación, la excepción del límite de edad para los trabajadores con discapacidad. Estos trabajadores se convirtieron en eternos aprendices al no existir un límite de edad en la que se puedan concertar este tipo de contratos, a lo que hay que añadir que en estos contratos temporales no opera la limitación al encadenamiento de los mismos. El resultado final es que los trabajadores con discapacidad se perpetuán en este tipo de relación laboral, pero; ¿que posibilidad tienen estos trabajadores con discapacidad de ser contratados con carácter indefinido en un contexto en el que no tienen limite temporal para la utilización de este contrato de formación si además tiene una bonificación total en las cuotas y la duración de este contrato para este tipo de trabajadores alcanza los 4 años?.

Cabría plantearse si esta Ley de reforma del mercado de trabajo tiene unos resultados claramente discriminatorios para la los trabajadores con discapacidad puesto que precariza su entrada al mercado laboral ordinario, y nada se establece para fomentar la contratación indefinida más allá del mero enunciado como grupo con el que es posible concertar este tipo de contratos. Por otra parte, se minimiza de forma alarmante la falta de efectos de los despidos, relativos a las causas por las que un despido de carácter objetivo pueda ser considerado como nulo, no se protegen de forma especifica a estos trabajadores en medidas de flexibilidad interna como la movilidad geográfica o la funcional que al tratarse de trabajadores más desprotegidos pueden dificultar el mantenimiento del puesto de trabajo.

Mención aparte, merece la modificación realizada a las faltas de asistencia al trabajo, tal y como ha quedado configurada, esta regulación y el cómputo de la misma perjudica gravemente a los trabajadores con discapacidad que en ocasiones debido a su enfermedad, la patología que presentan abren una vía rápida para proceder al despido. No podemos admitir que las faltas al trabajo aún justificadas computen en casos como la personas con discapacidad y fundamentalmente en aquellas que tienen suscrito una relación laboral de carácter especial, precisamente por su grado de enfermedad que les puede acompañar o la necesidad de recibir medidas de acompañamiento social.

Las personas con discapacidad han sido uno de los segmentos de la población con la tasa de paro más elevada, pero las mayores dificultades las encontramos en las altas tasas de inactividad que superan ampliamente a las de otros grupos con dificultades de inserción laboral. En un momento en el que el desempleo afecta de forma más inminente a los trabajadores con discapacidad, en el año 2009, se ha producido un descenso en la contratación de las personas con discapacidad de 9 puntos porcentuales respecto a 2008.

En la misma línea, y si analizamos el porcentaje de contratación respecto a los contratos indefinidos y el número de contratos temporales, podemos ver que la gran mayoría de los contratos realizados con los trabajadores con discapacidad se circunscriben a contratos temporales, entre otras cosas por la escasa diferencia respecto a las bonificaciones y subvenciones que existen entre ambos tipos de contratos, lo que conlleva inmediatamente a la cronificación de estos trabajadores en: trabajadores temporales, con salarios que rondan el SMI, con escasos niveles de formación y pocas posibilidades de promoción y ascensos y falta de integración en el mercado laboral ordinario.

Conscientes de ello, UGT reivindica su inserción en la sociedad a través del mundo del trabajo y en nuestra labor de interlocutores sociales, reclama políticas adecuadas para lograr la activación de estos trabajadores de cara a su inclusión en la Sociedad por medio de la obtención de un puesto de trabajo, y reforzando a través de la negociación colectiva la garantía de los derechos laborales en condiciones de igualdad.

Si el periodo anterior a la crisis, con un fuerte crecimiento del empleo, no implicó un aumento en la calidad y la igualdad; una época de crisis puede conllevar el cuestionamiento de los tímidos avances conseguidos en materia de igualdad de trato y oportunidades y lucha contra la discriminación en el ámbito laboral.

Un ejemplo claro, lo podemos ver en la última reforma laboral que aunque no retoca las bonificaciones para la contratación de las personas con discapacidad, en ningún caso favorece la incorporación de estos trabajadores al mercado laboral así como el mantenimiento de sus puestos.

Se continúa manteniendo para los contratos de formación, la excepción del límite de edad para los trabajadores con discapacidad. Estos trabajadores se convirtieron en eternos aprendices al no existir un límite de edad en la que se puedan concertar este tipo de contratos, a lo que hay que añadir que en estos contratos temporales no opera la limitación al encadenamiento de los mismos. El resultado final es que los trabajadores con discapacidad se perpetuán en este tipo de relación laboral, pero; ¿que posibilidad tienen estos trabajadores con discapacidad de ser contratados con carácter indefinido en un contexto en el que no tienen limite temporal para la utilización de este contrato de formación si además tiene una bonificación total en las cuotas y la duración de este contrato para este tipo de trabajadores alcanza los 4 años?.

Cabría plantearse si esta Ley de reforma del mercado de trabajo tiene unos resultados claramente discriminatorios para la los trabajadores con discapacidad puesto que precariza su entrada al mercado laboral ordinario, y nada se establece para fomentar la contratación indefinida más allá del mero enunciado como grupo con el que es posible concertar este tipo de contratos. Por otra parte, se minimiza de forma alarmante la falta de efectos de los despidos, relativos a las causas por las que un despido de carácter objetivo pueda ser considerado como nulo, no se protegen de forma especifica a estos trabajadores en medidas de flexibilidad interna como la movilidad geográfica o la funcional que al tratarse de trabajadores más desprotegidos pueden dificultar el mantenimiento del puesto de trabajo.

Mención aparte, merece la modificación realizada a las faltas de asistencia al trabajo, tal y como ha quedado configurada, esta regulación y el cómputo de la misma perjudica gravemente a los trabajadores con discapacidad que en ocasiones debido a su enfermedad, la patología que presentan abren una vía rápida para proceder al despido. No podemos admitir que las faltas al trabajo aún justificadas computen en casos como la personas con discapacidad y fundamentalmente en aquellas que tienen suscrito una relación laboral de carácter especial, precisamente por su grado de enfermedad que les puede acompañar o la necesidad de recibir medidas de acompañamiento social.

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek