Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Viernes, 20/07/2018
Portada > noticia

UGT y CCOO instan al Gobierno a que las rentas más bajas recuperen poder adquisitivo

En una carta remitida a la ministra de Empleo, los sindicatos piden la mejora del SMI y del IPREM

12/12/2012 | UGT

Los Secretarios de Acción Sindical de UGT y CCOO, Toni Ferrer y Ramón Górriz, respectivamente, han remitido hoy una carta a la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, en la que le instan a que las rentas más bajas recuperen su poder adquisitivo en 2013, a través de la mejora del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), de tal forma que retome la senda para alcanzar el 60% del salario medio neto, tal y como recomienda la Carta Social Europea, suscrita por España.

Asimismo, reclaman incluir un mecanismo de actualización automática del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), similar al de las pensiones, para evitar la creciente pérdida de valor del mismo que se sitúa ya en el 6,8% (el IPREM es un referente para fijar la cuantía de las becas y otras ayudas).

Los sindicatos recuerdan al Gobierno que el peso de la remuneración de los asalariados ha descendido, mientras el del factor capital ha aumentado; que los hogares han perdido más del 7% de su renta (la renta por persona descendió un 5,5%); y que está aumentando el porcentaje de población en riesgo de pobreza, un 27%, casi cuatro puntos más que en 2007. Por último, afirman que la mejora del SMI contribuiría al fortalecimiento de la cohesión social y la reducción de las desigualdades. A continuación os trasladamos el contenido íntegro de la carta y adjuntamos el documento conjunto.

Ante la cercanía del periodo de actualización del Salario Mínimo Interprofesional y del IPREM para el año 2013, las confederaciones sindicales de UGT y CC.OO. instan al gobierno a impulsar la mejora del SMI de manera que recupere su poder adquisitivo en 2013 y retome la senda para alcanzar el 60% del salario medio neto, tal y como recomienda la Carta Social Europea suscrita por España. 

El contenido de dicha propuesta se resume en los siguientes puntos: 

  • Manifestamos la necesidad de mejorar el poder adquisitivo de aquellos trabajadores y trabajadoras que reciben un salario menor y cuyas condiciones de vida se van deteriorando a medida que transcurre la crisis. Entendemos que el esfuerzo para salir de la crisis tiene que ser colectivo y el reparto de las cargas tiene que ser equitativo. Si observamos la distribución de la renta desde el inicio de la recesión, el peso de la remuneración de los asalariados ha descendido, mientras el del factor capital ha aumentado. 
  • La deteriorada situación del mercado laboral, unido al incremento de precios de los productos, se ha dejado sentir en la capacidad adquisitiva de las familias españolas. En el periodo de recesión, desde 2008, los hogares han perdido más del 7% de su renta mientras la renta por persona descendió un 5,5%. Como resultado España se encuentra por debajo de la media de renta p.c. de todo el conjunto de la Unión Europea de los 27 países. 
  • Las desigualdades en el mercado laboral, el descenso de los niveles de renta y de la capacidad adquisitiva, y el empeoramiento en la distribución de la renta, están propiciando un deterioro del nivel de vida de la población que vive en España. Durante el periodo de recesión ha aumentado el número de familias con problemas para llegar a fin de mes y el de hogares con todos los miembros en paro. Además, se está ampliando el porcentaje de población en riesgo de pobreza: un 27%, casi 4 puntos por encima que en 2007. 
  • Desde el año 2000 hasta el 2011, el SMI experimentó una continua, aunque irregular, mejora nominal. No obstante, sólo se produce un aumento de su poder adquisitivo entre 2004 y 2009. Sin embargo, en 2009, el crecimiento real positivo fue consecuencia de la caída de los precios de los productos. Y desde 2010, se puede ver una pérdida de poder de compra que responde tanto al recorte nominal del SMI como a la subida de los precios de los productos, restando 4,6 puntos de su poder de compra. 
  • Desde 2007 el SMI ha ido perdiendo peso sobre el salario medio, alejándose del objetivo del 60% del salario medio neto establecido por la Carta Social Europea. El SMI alcanzó su mayor peso relativo sobre el salario medio en 2007 (41,5%) y ha caído hasta el 40,3% en 2012. 
  • Las bases mínimas de cotización a la Seguridad Social en el régimen general coinciden con el SMI, por lo que el aumento del salario mínimo interprofesional supondría pues una mejora para aquellos trabajadores que perciben menores salarios, un aumento de los ingresos actuales de la Seguridad Social y una mayor cuantía de las pensiones de jubilación futuras. 
  • Desde su creación en julio de 2004 el IPREM evolucionó inicialmente al ritmo anual marcado por el objetivo de inflación del Banco Central Europeo (2%). No obstante, de cara a mantener su valor real, en 2007 y 2008 crecen por encima del 2%. En la práctica, con estas subidas, el IPREM no recupera el valor perdido. En 2009 la subida del IPREM vuelve a ser del 2%, pero la fuerte moderación de los precios de este año (0,3%) arroja una ganancia del 1,7% con respecto al año anterior y del 0,9% en relación a 2004. Sin embargo, su moderación en 2010 (1%) y su posterior congelación en los dos años siguientes han provocado una creciente pérdida de valor del IPREM que, acumulada a 2012, se sitúa en 6,8%. 

Dado que la mejora del poder de compra del SMI contribuye al fortalecimiento de la cohesión social y a la reducción de desigualdades, la crisis económica no puede servir de excusa para no avanzar progresivamente hacia la consecución del objetivo del 60% del salario medio neto suscrito en la Carta Social Europea. 

La contención de las rentas de la propiedad y el trabajo (ya se produzca a través de la primera o segunda distribución de la renta) tiene que repartirse de manera proporcional, salvaguardando a quienes pierden su empleo o a aquellos otros cuyo nivel salarial les sitúa por debajo del mínimo exento de participar en dicho esfuerzo, en cuyo caso se encuentran los trabajadores y trabajadoras retribuidos con el SMI. 

Por tanto, dadas las circunstancias actuales, UGT y CC.OO. instan al Gobierno a que el SMI recupere el poder de compra perdido desde 2009 y se mantenga en 2013, impidiendo que su capacidad adquisitiva real prosiga con la caída experimentada. 

Además, con el fin de evitar que se produzcan pérdidas de poder adquisitivo del SMI, solicitamos la reforma del artículo 27 del Estatuto de los Trabajadores para asentar sobre nuevas bases la determinación anual del SMI, así como que se aborde la negociación planteada por el RDL 3/2004 sobre los criterios para la revisión del Indicador Público de Rentas Múltiples (IPREM). 

En esta línea, las organizaciones sindicales expresamos que, como mínimo, la actualización del IPREM debe garantizar el mantenimiento de su valor real a lo largo del tiempo, para lo cual se podría emplear un mecanismo de actualización automática, similar al que se aplica para las pensiones públicas. De tal manera que en noviembre de cada año se corregiría la posible desviación entre el IPC real y el incremento inicial del IPREM.

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek