Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Lunes, 15/10/2018
Portada > noticia
Para UGT la subida de los tipos supone un nuevo obstáculo para la economía española

Una crisis de demanda se combate con políticas económicas expansivas

Los datos de Contabilidad Nacional del primer trimestre de 2011 confirman que la economía española registró un crecimiento interanual del 0,8%, dos décimas por encima del periodo anterior. Respecto al primer trimestre de 2010, tanto en la Zona Euro como en la Unión Europea-27 el PIB ha crecido un 2,5%, 1,7 puntos por encima del crecimiento de nuestro país, por lo que la situación de la economía y el empleo en España sigue siendo muy grave, ya no sólo por los estragos de la crisis, sino también por los efectos de la retirada de los estímulos fiscales y de los recortes impuestos por el Gobierno. Para UGT la decisión del Banco Central Europeo de incrementar los tipos de interés, las políticas de reducción del déficit y el cumplimiento de los pactos y estrategias europeas como el Pacto por el Euro Plus, suponen nuevos recortes para nuestra economía y nuevos obstáculos para la recuperación. Son medidas que crean alarma, descontento y rechazo social, como se ha puesto en evidencia por las acciones de protesta desarrolladas en España reclamando una reorientación de las políticas económicas y en línea con las críticas que se vienen formulando desde el movimiento sindical. El sindicato considera que una crisis de demanda como la española, se combate con políticas expansivas, y no con mayores recortes y sin estímulos públicos.

18/05/2011 | UGT

Los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística relativos a la Contabilidad Nacional Trimestral del primer trimestre de 2011, confirman el avance del pasado día 13 de mayo. La economía española registró un crecimiento interanual del 0,8%, dos décimas por encima del periodo anterior. El crecimiento intertrimestral se situó en el 0,3%, una décima más que en el trimestre anterior, muy inferior al registrado en la Unión Europea-27 y en la Zona Euro, que han crecido un 0,8%. Respecto al primer trimestre de 2010, el PIB tanto en la Zona Euro como en la Unión Europea-27 ha crecido un 2,5%, 1,7 puntos por encima del crecimiento de nuestro país.

En España, la contribución negativa al PIB de la demanda nacional se mantiene en los 0,6 puntos, mientras que la demanda externa incrementa su aportación positiva al crecimiento agregado trimestral en dos décimas, de 1,2 a 1,4 puntos.

La evolución de la contribución de la demanda nacional no es homogénea en sus componentes, dado que mientras el gasto en consumo final de los hogares atenúa su crecimiento positivo, la inversión cae, y el gasto de las Administraciones Públicas vuelve a tasas positivas, lo que no ocurría desde el cuarto trimestre de 2009, pasando del -0,9% al 1,1%

El gasto en consumo final de los hogares se derrumba, pasando del 1,7% al 0,7%, debido a la desaceleración del consumo de bienes duraderos y a la reducción de la remuneración de los asalariados (-0,2%), que se mantiene en tasa negativas.

La formación bruta de capital fijo, reduce en tres décimas su crecimiento negativo, desde el -6,1% hasta el -5,8%, con un comportamiento desigual de sus distintos componentes: mientras la inversión en bienes de equipo desacelera su crecimiento positivo, la construcción y otros productos mejoran su evolución negativa precedente.

Respecto a la demanda exterior neta, su aportación al crecimiento se ha incrementado dos décimas, pasando de 1,2 a 1,4 puntos, debido a la aceleración de las exportaciones (del 10,5 al 11,2%), en línea con la evolución de las economías europeas de destino de dichas exportaciones. En cambio, las importaciones sufren una ligera desaceleración, debido a la caída del crecimiento de los servicios no turísticos, del 5,0% al -1,1%.

Al analizar el PIB desde el lado de la oferta, no se observa un comportamiento común en todas las ramas de actividad. El valor añadido bruto de las ramas industriales acelera su crecimiento durante este trimestre, desde el 2,4% hasta el 3,9%; entre las distintas ramas industriales, la industria manufacturera aumenta su crecimiento (del 1,4% al 3,9%), si bien las ramas energéticas lo moderan, desde el 6,6% al 3,6%. Por su parte, el valor añadido bruto de la construcción cae cuatro décimas, desde el -5,8% al -5,4%, como resultado de la reducción de la obra en infraestructuras.

La actividad de los servicios acelera de nuevo su crecimiento en este trimestre, pasando del 1,1% al 1,2%; los servicios de mercado incrementan su valor añadido cuatro décimas, del 1,3% al 1,5%, mientras que los servicios no de mercado caen desde el 0,7% al 0,2%.

El empleo, medido en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, cae en los mismos términos que el trimestre anterior (-1,4%), lo que supone la pérdida de más de 240.000 empleos netos a tiempo completo en un año. Esta pérdida de empleo se produce en todas las ramas de actividad.

En cuanto a la distribución primaria de las rentas, la remuneración de los asalariados atenúa su contracción, pasando del -1,7% al -0,2%, dada la estabilización en la caída del número de asalariados (-1,2%) y del repunte de la remuneración media (del -0,4% al 1,0%), que en las ramas de mercado repuntó del 0,9% al 2,2% mientras que en el caso de las actividades de no mercado, registró un decrecimiento menos negativo (del –4,1% al –2,4%). Así, el coste laboral por unidad de producto (CLU) desciende a un ritmo del –1,2%, un punto y una décima menos negativo que el período anterior.

CONCLUSIONES

La situación de la economía y el empleo en España sigue siendo muy grave, y ya no sólo por los estragos de la crisis, sino por los efectos derivados de la inoportuna retirada de los estímulos fiscales y de los recortes impuestos por el Gobierno. La persistencia de políticas fiscales restrictivas, con el único fin de reducir el déficit público, sigue impidiendo la recuperación de los niveles de actividad y de empleo en nuestro país. Los datos ofrecen un escenario económico aún lejos de la senda de la recuperación, y se caracteriza por incrementos continuados de precios, junto a altas tasas de desempleo, que afecta gravemente al devenir económico y social de nuestro país.

Asimismo, la decisión del Banco Central Europeo de incrementar los tipos de interés ha supuesto un nuevo obstáculo para la recuperación de la economía española, con efectos nocivos tanto en términos de crecimiento económico y empleo como de cohesión social. El endurecimiento de las condiciones de acceso al crédito y la subida inmediata del Euribor y el consiguiente incremento de las cuantías a pagar mensualmente por los préstamos hipotecarios, así como una mayor apreciación del Euro, conduce todo ello a la consiguiente pérdida de competitividad de los productos españoles y europeos.

Ello va a suponer un mayor estancamiento de la demanda agregada y de la demanda externa y, por tanto, de la actividad económica y del empleo. Además, en nuestra economía la subida de tipos no va a contener la tendencia inflacionista, por tratarse de un proceso de inflación vía oferta, derivada de los precios del petróleo, como demuestra la evolución de la inflación subyacente, alejada del índice general.

Las políticas de reducción del déficit, el cumplimiento de los pactos y estrategias europeas y las condiciones impuestas a un conjunto de economías que no mantienen el mismo ritmo económico, no son las más adecuadas para nuestra economía y nuestro mercado de trabajo, crean alarma, descontento y rechazo social, como se ha puesto en evidencia por las acciones de protesta desarrolladas en España, reclamando una reorientación de las políticas económicas adoptadas por los poderes públicos, en línea con las críticas que de manera constante se viene formulando desde el movimiento sindical para el impulso de la actividad económica, la creación de empleo de calidad, y el fortalecimiento de las instituciones democráticas y del Estado de Bienestar.

Por el contrario, el Pacto por el Euro Plus, implica nuevos recortes para nuestra economía y un cambio de rumbo hacia políticas más restrictivas, en aras de controlar los déficits públicos. Pero una crisis de demanda como la española se combate con políticas expansivas, porque la actividad económica no remontará con mayores recortes y sin estímulos públicos, ni las reformas laborales serán capaces de generar empleo si no se estimula la demanda.

Hay que actuar con políticas consensuadas, y sin imposiciones europeas, que posibiliten el cambio de modelo productivo que tanto le urge a nuestro país, y para ello es preciso también una auténtica reforma financiera, que garantice el acceso al crédito de familias, empresas y trabajadores autónomos.

Las políticas de oferta que buscan un modelo productivo sostenible basado en un incremento de la productividad, una mejora de la competitividad y más y mejores empleos, deben complementarse con políticas de demanda que recuperen los estímulos a la actividad económica, apoyados en un sistema fiscal progresivo, porque sólo así el crecimiento económico irá acompañado de un Estado de Bienestar que garantice la cohesión social y el empleo de calidad.

Con el fin de intentar reorientar esta situación y reducir el impacto de las políticas planteadas por el Gobierno, el Acuerdo Social y Económico, promovido por las organizaciones sindicales y firmado el pasado 2 de febrero logra, por un lado, reorientar las políticas de carácter social para proteger a los más afectados por la crisis económica y para garantizar el sistema público de pensiones frente a los intentos de privatización del mismo, y, por otro lado, centrar las acciones sobre los problemas estructurales de nuestra economía que impiden el crecimiento económico, basado en un empleo de calidad. Con la firma de este pacto se pretende impulsar el cambio de modelo productivo para conseguir una recuperación económica sostenida, duradera y equilibrada, basado en la transformación del tejido industrial, motor de la recuperación, de la creación de riqueza y de empleo de calidad en nuestro país, la mejora de la innovación, y la consolidación de un modelo energético sostenible, que garantice la seguridad de suministro y la reducción de nuestra dependencia energética.

 

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek