Hacia un nuevo modelo económico y social en España
Comercio•Hostelería-Turismo•Juego
Viernes, 14/12/2018
Portada > noticia
COMISIÓN EUROPEA. REUNIÓN EXTRAORDINARIA DEL COMITÉ DE EMPLEO.

Una nueva vuelta de tuerca: Observatorio de la Comisión Europea sobre el desarrollo de los salarios

12/02/2013 | UGT

El pasado día 1 de febrero, fuimos convocados los Interlocutores Sociales por la Dirección General de Empleo de la Comisión Europea a una reunión extraordinaria del Comité de Empleo (EMCO), a la que también estaban invitados el Banco Central Europeo (BCE) y la OIT. La reunión tenía por objetivo presentarnos la creación de un futuro organismo tripartito europeo (Observatorio de salarios) para supervisar la dinámica salarial de los Estados miembros de la Unión Europea y, en su caso, hacer recomendaciones al respecto, teniendo en cuenta tres parámetros: la Productividad del país; el nivel de Desempleo y el nivel de Desigualdad.

Las dos Confederaciones Españolas, UGT y CCOO hicimos llegar antes de la reunión, una carta a la Secretaria General de la CES, Bernadette Ségol, en la que le comunicábamos nuestra opinión respecto a la creación del observatorio salarial tripartito y que no era otra que la ya manifestada en la Resolución relativa al Paquete de Empleo, adoptada en el comité ejecutivo el pasado mes de Junio.

Decidimos participar en la reunión piloto del EMCO, porque tenía carácter extraordinario y porque ya había sido aceptada por la dirección de la CES antes de la reunión del Comité de Coordinación de la Negociación Colectiva del día 18 de diciembre, pero esto no podía cambiar en absoluto nuestra posición respecto a la participación de la CES en una virtual institución tripartita europea sobre salarios.

En nuestra opinión, debe ser responsabilidad del Comité Ejecutivo de la CES articular la respuesta solidaria del movimiento sindical europeo, a fin de paralizar los ataques contenidos en las recomendaciones de la Comisión a los salarios y los sistemas de negociación colectiva, antes de que sean adoptadas por el Consejo.

Las iniciativas y propuestas de la Comisión en materia laboral están abrumadoramente orientadas a reducir los salarios, bien directamente, bien por la vía de disminuir el poder de negociación de los trabajadores, mediante reformas de las legislaciones laborales nacionales. Y se está comprobando que esa estrategia, unida a la consolidación fiscal por la vía de disminuir el gasto público, produce una caída de la actividad y del empleo que tiende a ser tanto mayor cuanto más debilitada está la demanda.

Esta opinión manifestada en la carta a la Secretaria General (circular 013/13 de 24 de enero), fue también expuesta en la reunión preparatoria del Comité de Coordinación de la Negociación Colectiva de la CES, celebrada el día 31 de Enero. En la que la mayoría de las Confederaciones Nacionales y todas las Federaciones Sectoriales Europeas mostraron su total oposición a la creación del Observatorio sobre salarios, porque vulnera el derecho a la negociación colectiva e incluso los artículos 152 y 153 del tratado de la Unión Europea, en los que se excluye la competencia de la Unión en materia de salarios.

 

Desgraciadamente y como ya preveíamos, la reunión del día 1 fue solo una apariencia de diálogo social, en el que la Comisión y el BCE incidieron en sus mensajes de austeridad y reformas estructurales de los mercados de trabajo. Y, sin embargo, el tiempo de intervención de los sindicatos (una sola intervención por país) fue de solo tres minutos (independientemente del número de confederaciones de cada país).
En las intervenciones de la CES y de sus organizaciones afiliadas remarcamos la necesidad de que la Unión Europea adopte urgentemente un plan de choque, para promover el crecimiento y el empleo financiado con eurobonos y créditos del Banco de Inversiones, modificando el rumbo de sus políticas públicas que refuercen la dimensión social del proyecto de construcción de la Unión económica y monetaria. Además, se señalaron la conveniencia de adoptar medidas de armonización fiscal, que siguen estando en el centro de las reivindicaciones del movimiento sindical europeo.
De las intervenciones de las organizaciones empresariales cabe destacar: su disconformidad con la creación de una nueva instancia europea para la supervisión de los salarios, ya que existen suficientes organismos comunitarios de diálogo social. Además, para ellos, los objetivos del diálogo social europeo se reducen a favorecer el aumento de la competitividad de la economía europea y a reformar los mercados de trabajo para conseguirlo, en línea con la nueva gobernanza económica europea.
En definitiva, y a pesar de la opinión de la Comisión, según la cual estamos saliendo de la crisis gracias a las políticas de austeridad, la realidad es que seguimos sin ver la salida del túnel, por eso nos oponemos a esas políticas y a que den otra vuelta de tuerca a los derechos sociales y laborales.
Es de destacar igualmente, que cada vez se siente con más intensidad, la determinación y firmeza de la CES para que esto no solo no se produzca, sino el clamor general de todas las organizaciones sindicales europeas, para que se reconduzca la situación hacia una Europa más social y en la que el empleo y los derechos sociales ocupen el primer lugar en la agenda europea. Como quedó plasmado en la conferencia del 40 aniversario de la CES celebrada el día 28 de enero en Madrid y en las movilizaciones que se van a convocar el próximo mes de marzo en el conjunto de la Unión Europea.
Sin otro particular, recibid un fraternal saludo.
Manuel Bonmatí Portillo
SECRETARIA DE

Desgraciadamente y como ya preveíamos, la reunión del día 1 fue solo una apariencia de diálogo social, en el que la Comisión y el BCE incidieron en sus mensajes de austeridad y reformas estructurales de los mercados de trabajo. Y, sin embargo, el tiempo de intervención de los sindicatos (una sola intervención por país) fue de solo tres minutos (independientemente del número de confederaciones de cada país).

En las intervenciones de la CES y de sus organizaciones afiliadas remarcamos la necesidad de que la Unión Europea adopte urgentemente un plan de choque, para promover el crecimiento y el empleo financiado con eurobonos y créditos del Banco de Inversiones, modificando el rumbo de sus políticas públicas que refuercen la dimensión social del proyecto de construcción de la Unión económica y monetaria. Además, se señalaron la conveniencia de adoptar medidas de armonización fiscal, que siguen estando en el centro de las reivindicaciones del movimiento sindical europeo.

De las intervenciones de las organizaciones empresariales cabe destacar: su disconformidad con la creación de una nueva instancia europea para la supervisión de los salarios, ya que existen suficientes organismos comunitarios de diálogo social. Además, para ellos, los objetivos del diálogo social europeo se reducen a favorecer el aumento de la competitividad de la economía europea y a reformar los mercados de trabajo para conseguirlo, en línea con la nueva gobernanza económica europea.

En definitiva, y a pesar de la opinión de la Comisión, según la cual estamos saliendo de la crisis gracias a las políticas de austeridad, la realidad es que seguimos sin ver la salida del túnel, por eso nos oponemos a esas políticas y a que den otra vuelta de tuerca a los derechos sociales y laborales.

Es de destacar igualmente, que cada vez se siente con más intensidad, la determinación y firmeza de la CES para que esto no solo no se produzca, sino el clamor general de todas las organizaciones sindicales europeas, para que se reconduzca la situación hacia una Europa más social y en la que el empleo y los derechos sociales ocupen el primer lugar en la agenda europea. Como quedó plasmado en la conferencia del 40 aniversario de la CES celebrada el día 28 de enero en Madrid y en las movilizaciones que se van a convocar el próximo mes de marzo en el conjunto de la Unión Europea.

 

 

CHTJ-UGT. Avenida de América, 25 - 4ª planta • Tel. 915897309 /10 /13/14 • Fax 91 589 7477 • 28002 Madrid
chtjugt.com UNI UGT Confederal IUF-UITA-IUL Imatek