COMERCIO | EL CORTE INGLÉS

El Corte Inglés finaliza el año con una nueva condena de la Audiencia Nacional

29/12/2011 | Secretaria Federal Sectorial de Comercio de CHTJ-UGT

Nuevamente es la justicia de este país, a instancias de las organizaciones sindicales de clase, la que devuelve a los trabajadores y trabajadoras de "El Corte Ingles" otro de los derechos que esta empresa ha querido expoliarles.

Mientras existen empresas que marcan políticas de gestión tendentes a paliar los efectos del descenso del consumo, en aras a la consolidación de sus negocios sin renunciar a la defensa de la calidad del empleo de sus plantillas y poniendo en valor el trabajo de las mismas como su principal y mas preciado activo, "El Corte Ingles", imagen de la empresa española por excelencia, dedica sus esfuerzos a urdir cualquier treta para ganar márgenes de beneficios a costa de la rebaja de las condiciones contractuales de sus trabajadores.

En esta ocasión la agresión de los derechos se ejerció el pasado mes de agosto a través de la eliminación de la condición mas beneficiosa que constituía las condiciones de las cafeterías de personal que venían disfrutando los trabajadores de 18 centros de trabajo. En esa fecha, la empresa decidió de manera unilateral modificar los precios subvencionados de los productos de las cafeterías de personal, unos incrementos que oscilaron entre el 50 y el 500% sobre los precios precedentes, ademas de la supresión de buena parte de los productos ofertados con la consiguiente reducción del personal adscrito a esas cafeterías.

Desde UGT hemos denunciado el abuso que supone que este servicio desplegado por la empresa desde el año 1976 bajo el espíritu de mejorar las condiciones laborales de sus trabajadores, de forma que el aumento de los precios año tras año únicamente correspondía al incremento natural del precio de las materias primas y no como un negocio en si, a día de hoy constituya una forma mas de obtener beneficios a costa de los trabajadores y trabajadoras.

La Audiencia Nacional, tras demanda interpuesta por la Union General de Trabajadores, reconoce en su sentencia que esas prestaciones constituyen una condición mas beneficiosa, algo que no puede modificar la empresa unilateralmente y a través de una mera notificación, obligando a restituir el régimen de precios existentes en agosto de 2011.

Esperemos ahora que este derecho conseguido judicialmente por UGT, no se vea expoliado por otra vía, como ha ocurrido ya en innumerables ocasiones, de la mano de los propios departamentos sindicales de la empresa.