COMERCIO | MADRID

El pequeño comercio denuncia y ayuda a los comerciantes chinos

12/01/2006 | Cinco Días

La patronal madrileña del pequeño comercio Cecoma intenta que las administraciones local y autonómica pongan en marcha los mecanismos necesarios que les permitan competir en igualdad de condiciones con los comerciantes chinos que abren locales sin las licencias reglamentarias y sin cumplir los requisitos legales necesarios. Por ello ha presentado ya un total de 487 denuncias contra establecimientos concretos que incumplen las normas vigentes. Además, tienen previsto presentar otras 500, aproximadamente, ante el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, durante los próximos meses, según el abogado de la patronal, Alfonso Tezanos.

'Nuestra intención no es eliminar a estos competidores, sino establecer unas pautas para competir en igualdad de condiciones. Nosotros pagamos impuestos, licencias y sufrimos inspecciones que ellos no tienen porque no constan en ningún registro oficial', señala.

En este sentido, han detectado que uno de los orígenes del problema es el desconocimiento por parte de los comerciantes chinos de los trámites necesarios para abrir establecimientos, crear sociedades y liquidar impuestos. Por ello, la Federación Círculo Empresarial Independiente va a firmar un acuerdo con la Asociación de Chinos en España que pretende 'promover todo tipo de facilidades dirigidas a mejorar la situación legal comercial del colectivo chino en España, así como colaborar en el desarrollo de proyectos empresariales que puedan llevar a cabo de forma conjunta'. La iniciativa cuenta, además, con el respaldo de la embajada china en España.

Entre las principales irregularidades que los comerciantes españoles han detectado figuran la falta de altas en el IAE (Impuesto de Actividades Económicas), lo que afecta directamente a la Agencia Tributaria; la venta de bebidas alcohólicas a menores a partir de las 23 horas, y el empleo de mano de obra con edad inferior a la permitida por la ley. También se han detectado infracciones que afectan a la Seguridad Social y a los empleados de los establecimientos.

En cuanto a las irregularidades denunciadas en el Ayuntamiento de Madrid van desde la falta de licencias de apertura hasta la ausencia de etiquetado o la inexistencia de hojas de reclamaciones, tanto en el comercio de alimentación como en el textil.